spot_imgspot_img

Cárceles: 135 días sin visitas, muchas armas y pocas respuestas

Tegucigalpa – Las cárceles hondureñas tienen 135 días de permanecer cerradas a las visitas por la pandemia de COVID-19, sin embargo esto no impide que en su interior ocurren masacres, reyertas y todo tipo de sucesos cada vez más asombrosos.

– Dos matanzas en cárceles hondureñas (Tela y El Porvenir) a finales de 2019 dejó un saldo de 40 muertos.

El encargado de la administración en estos recintos -el Instituto Nacional Penitenciario- desde diciembre de 2019 pasó a manos de las Fuerzas Armadas de Honduras, quienes ejercen total control en los perímetros, así como en el interior de las ergástulas. Para poder ingresar a las cárceles hay varios filtros compuestos por efectivos castrenses.

Esta nueva gestión no ha impedido que asesinatos selectivos se produzcan incluso en los llamados módulos de máxima seguridad, tampoco que cada vez que haya requisas se encuentren armas de grueso poder, sistemas avanzados de comunicación y hasta túneles que se construyen a la vista y paciencia de los entes rectores de estos espacios.

El último retazo de esta incontrolable violencia fue protagonizado en el penal de Puerto Cortés, donde dos internos fueron asesinados a balazos y otros cuatro heridos en una refriega entre grupos antagónicos.

Antena parabólica

Desmantelan red de conexión inalámbrica ilegal en cárcel femenina de Támara

Y qué decir de una enorme antena parabólica que fue desmontada de la cárcel femenina ubicada en Támara. Las mismas autoridades se pavonean por este significativo logro que desnuda las deficiencias en la administración y control de los penales.

Lo insólito es que la enorme antena tuvo que ser instalada a vista de los responsables del penal y operó por un tiempo indeterminado al interior del centro de detención femenina, sin que nadie sea responsabilizado por ello.

Lo cierto es que el trasiego de armas sigue en las cárceles y eso se colige de los hallazgos que reportan las propias autoridades. En los últimos días un túnel “al estilo Chapo Guzmán- fue divisado en la principal cárcel de Honduras -Támara-, lo que evidencia que muchos se hacen de la vista gorda y de oídos sordos.

Un poco más de 22 mil internos componen la población penitenciaria de Honduras, que ahora cuenta con cárceles de máxima seguridad, donde la violencia asoma cotidianamente para mostrar el músculo criminal, autogobierno en estos recintos y por supuesto la colusión con quienes los vigilan.

No existe inconstitucionalidad

Luis Alonso Maldonado GaleasEl general en condición de retiro, Luis Alonso Maldonado Galeas, apuntó que la ingobernabilidad en las cárceles es producto que no se ha creado la institucionalidad y preparado el personal para administrar estos recintos.

Manifestó que tras importantes golpes al crimen organizado, así como maras y pandillas, se logró poner tras las rejas a importantes jefes del hampa, los que al llegar a las ergástulas penitenciarias “crearon una especie de autogestión de gobierno”.

Remarcó que “el gobierno carcelario, ha sido durante mucho tiempo y aún continúa, labor de los privados de libertad y cuando ellos alcanzaron un alto nivel de experiencia criminal mediante la utilización de recursos -armamentos, comunicaciones y otros- entonces las posibilidades de control por parte de las fuerzas de seguridad fueron disminuyendo”.

Maldonado refirió que en un sistema carcelario muy vulnerable, desde el punto de vista de infraestructura y personal, facilitó la capacidad operativa de parte de los grupos criminales.

FFAA las indicadas para administrar cárceles

militares en la PNEl armamento seria parte del utilizado en el atentado perpetrado contra el personal de FFAA y PMOP que se encontraba en los torreones.

Consultado sobre si el instituto castrense es el indicado para administrar los centros penales hondureños, refirió que “por ser una transición sí es conveniente porque al no haber personal especializado en las cárceles, entonces se recurre al militar que tiene una condición de adaptabilidad en las misiones por la formación para enfrentar crisis y conflictos de toda índole”.

Dijo que la administración de las cárceles por parte de la Policía Nacional, luego la intermitente formación de agentes carcelarios y ahora intercambiada con las Fuerzas Armadas, “no ha permitido que haya una institución unificada y se han disminuido las capacidades de la gestión eficiente de los centros penitenciarios”.

“Debido a que el gobierno interno de los centros penitenciario ha sido propio de los privados de libertad, entonces ellos han tenido la facilidad para interactuar con los distintos niveles de administración desde los custodios, personal de servicio, otros profesionales y hasta ha existido colusión con los directores de los centros penitenciarios”, desglosó.

A criterio del exmiembro castrense, no se ha creado el balance adecuado entre la estructura organizativa, tampoco las capacidades profesionales del órgano que debe dar seguridad en las cárceles y mucho menos ha existido liderazgo superior para lograr los objetivos.

Reclusos mandan un mensaje, autoridades lo ignoran

Delma Ordóñez, de la Asociación de
familiares de Privados de Libertad.
Para la presidenta de la Asociación de Familiares de Privados de Libertad, Delma Ordoñez, este tipo de hechos son mensajes que mandan reclusos a las autoridades de que algo va a ocurrir.

Cuestionó que las autoridades ¿Nunca se han puesto en pensar que lo que pasó en Támara la semana pasada? ¿Cuáles son las inconformidades?

“Como familiares estamos viendo que es un claro mensaje que algo grande viene o algo feo puede suceder, pero ellos no lo quieren recibir ni lo quieren ver y no toman las acciones que deben de tomar”, reclamó Ordoñez.

Exigió a las autoridades del INP y del Consejo de Seguridad que den explicaciones de cómo ingresan las armas a las cárceles.

¿Cómo ingresan ese tipo de cosas a los centros penales si tenemos cuatro meses sin entrar a ningún centro penal?, cuestionó Ordoñez.

Criticó que transcurrieron seis meses desde que se nombró junta interventora en el sistema penitenciario y no rindieron informe sobre las masacres ocurridas al interior de las cárceles.

La defensora de familiares de privados de libertad apoyó la iniciativa de la separación de presos pertenecientes a una estructura criminal argumentando que ocasionaron varias muertes en el sistema carcelario.

“Los tienen juntos (estructuras criminales) en especial en PNFAS y en las cárceles de máxima seguridad y allí vienen los problemas”, comentó.

armas encontradasArmas, droga y granadas encuentran en requisa a tres módulos

Sugirió que el ingreso de armas puede ser a través personal de custodia, administrativos o de seguridad.

Reprendió que cada ocasión que las autoridades encuentran un túnel en una cárcel supuestamente para ser utilizado como vía de escape “lo vuelven a presentar, cada vez que hacen operativos encuentran el mismo hoyo”.

Acusó de negligencia a las autoridades penitenciarias por no prestar atención y excusarse en que los reclusos solo planifican fugas y reyertas.

Colusión

Hugo Maldonado, (Codeh)El presidente del Comité para la Defensa de Derechos Humanos (Codeh), Hugo Maldonado, no descartó una colusión entre agentes penitenciarios con algunos reclusos, al mismo tiempo, señaló que es un problema de larga data.

“La tenencia de armas no es problema de ahora, no descartó que haya una colusión con determinados agentes de la seguridad de los centros penales con algunos privados de libertad particulares”, declaró a Proceso Digital.

Recomendó separar los privados de libertad pertenecientes a alguna estructura criminal en un centro penitenciario, es decir, “si va tener privados de libertad de una mara se quede en un centro penal, los otros deben estar en otro, alejados de los recintos”.

Argumentó su propuesta que es para evitar la situación de lucha interna entre grupos criminales en las cárceles que ha ocasionado muertes de privados de libertad en el interior de cárceles.

El defensor de derechos humanos reforzó su propuesta con el redoblamiento de seguridad en los centros penales y cortar cordones de amistad entre custodios y reclusos.

Entre grupos criminales en las cárceles que ha ocasionado muertes de privados de libertad en el interior de cárceles

Citó que los siete mil privados de libertad que están recluidos en la Penitenciaría Nacional en Támara tienen las condiciones óptimas para escapar debido a la enorme diferencia entre reos y guardias.

También propuso una visita conyugal entre uno a dos meses para rebajar los índices de ingresos de armas y drogas “tenemos información con todos esos router porque esas personas pasan las 24 horas maquinando cosas”.

Igualmente, cuestionó el hallazgo de un túnel, debería poner a pensar a las autoridades donde los presos escondieron la tierra. «Hay demasiada confianza entre algunos custodios y privados de libertad», insistió.

¿Dónde está la gobernabilidad en algunos módulos?, interrogó Maldonado.

Recomendó que las autoridades encargadas deban impedir que cualquier grupo criminal recluido en una cárcel se dote de armas advirtiendo que causa inestabilidad. 

Antecedentes durante pandemia

• Motín en Puerto Cortés con saldo de dos muertos

• Desmantelan red de conexión inalámbrica ilegal en cárcel femenina de Támara

• Frustran plan de fuga en Penitenciaría Nacional de Támara

• Más armas de fuego, routers, teléfonos y cuchillos, decomisan en Támara

• Encuentran armas, droga y granadas en tres módulos de la Penitenciaría

• Se reporta fuerte tiroteo en la Penitenciaría Nacional de Támara

• Muere un privado de libertad en una riña en la cárcel de Siria

• Asesinan en la cárcel de Támara al jefe nacional de la pandilla 18

• Reportan conato de amotinamiento en cárcel femenina de Támara

• Reyerta en cárcel femenina deja seis muertas

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,055FansMe gusta
37,564SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img