spot_imgspot_img

BID reelige «por unanimidad y aclamación» a Moreno como presidente

Washington – La Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reeligió hoy «de forma unánime y por aclamación» al ex diplomático colombiano Luis Alberto Moreno para un segundo mandato de cinco años como presidente.
 

«En atención a los logros de su gestión lo reelegimos de manera unánime y por aclamación por otros cinco años», dijo en una rueda de prensa el ministro de Hacienda mexicano, Ernesto Cordero, presidente de turno de la Asamblea de Gobernadores, integrada por los ministros de Economía y Desarrollo de los 48 países miembro.

El titular de Hacienda mexicano destacó la «muy destacada gestión» y los «logros muy notables» del primer mandato de Moreno.

Se refirió, en ese sentido, a la aprobación de una ampliación de capital por valor de 70.000 millones de dólares durante la última reunión anual del organismo en Cancún (México), la mayor reposición de fondos en la historia del banco.

Cordero subrayó que esa capitalización permitirá al BID conceder préstamos anuales a la región por unos 12.000 millones de dólares.

Alabó también el que bajo la batuta de Moreno se hayan destinado «muchos de los recursos del BID» a acciones para corregir el impacto del cambio climático, así como a programas públicos centrados en la lucha contra la pobreza y la infraestructura en la región.

El ministro mexicano restó validez, por lo demás, a una carta anónima escrita supuestamente por empleados y gerentes del BID en la que aseguran que Moreno logró asegurar su reelección mediante intercambios políticos a puerta cerrada.

En concreto, la misiva menciona que Moreno ganó el voto de Brasil al designar a un brasileño, Alexandre Meira da Rosa, para un puesto clave en el banco, el de gerente del sector de Infraestructura y Medio Ambiente.

Cordero insistió en que el BID reeligió a Moreno con el convencimiento de que es la mejor persona para el cargo y aseguró que «su reelección no obedece a ninguna negociación secreta».

Moreno, por su parte, se limitó a decir en la rueda de prensa conjunta con Cordero que no hace comentarios «sobre casos anónimos».

El colombiano era el único candidato para el puesto y había sido nominado por 35 de los 48 socios del BID durante el proceso para presentar candidaturas que se cerró el 24 de junio.

EE.UU., el principal socio del BID con un 30 por ciento del capital, no se había pronunciado pero aún así se esperaba que Washington diese el sí a Moreno, un vaticinio que se cumplió hoy.

Moreno dijo este martes que recibe «con inmensa humildad» el «honor» de capitanear el BID durante otros cinco años.

Mencionó que el banco busca jugar en los próximos años un papel importante en temas como el cambio climático y el desarrollo sostenible.

Apuntó que el organismo se dedicará a impulsar agendas que han sido esquivas en el pasado alrededor de temas como la productividad, algo que dijo pasa «por la mejora de la infraestructura» y mayores inversiones en ciencia y tecnología.

Hizo hincapié, además, en la importancia de mejorar la eficiencia de los mercados laborales así como los proyectos de integración en la región.

A eso se suma, explicó, la necesidad de reducir la pobreza y mejorar los sistemas educativos, que describió como «una gran asignatura pendiente» en América Latina.

Mencionó, en ese sentido, que los resultados de las pruebas escolares siguen estando «entre los más bajos del mundo».

Expresó por lo demás su confianza en que esta puede ser «la década de América Latina y el Caribe», una en la que se pueden superar, dijo, «brechas esquivas en el pasado».

Tanto Cordero como Moreno insistieron en que tras la última reunión anual del BID en Cancún, el BID ha inaugurado una nueva etapa en la que se impondrá la asignación de recursos en función de los resultados.

La conocida como «Declaración de Cancún» subraya la necesidad de que el BID mejore el marco de medición de resultados «para identificar, en cada proyecto, si se han cumplido resultados específicos y tangibles».

El reelegido presidente del BID, de 57 años, tiene fama de buen negociador y de moverse como pez en el agua entre los poderosos de Washington, como el matrimonio Clinton (Bill y Hillary), una pareja con la que se codea a menudo.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,959SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img