spot_imgspot_img

Astor Piazzola llevó el tango al nivel de música clásica

Miami, (EEUU) –  A los 25 años de su muerte, el bandoneonista argentino Astor Piazzolla está considerado el compositor que llevó al tango al nivel de música clásica, a pesar que los puristas lo criticaron por destruir con “composiciones “híbridas”, la esencia de la música criolla argentina.

Piazzolla murió el 4 de julio de 1992 a la edad de 71 años, tras haber compuesto obras maestras, como “Adiós Nonino” en honor de su padre fallecido y de haber arreglado música para cerca de 40 películas.

Cuando la argentina Máxima Zorreguieta se convirtió en Princesa de la Casa Orange de Holanda en 2002, al casarse con el príncipe heredero Guillermo Alejandro de Orange, eligió que en la boda real se tocara “Adios Nonino”,  en honor a sus raíces argentinas.

Millones de personas pudieron ver por televisión, que transmitía en directo la ceremonia cuando ella trataba de contener las lágrimas, además por la ausencia de su padre, Jorge Zorreguieta, que había sido vetado por el parlamento holandés por haber sido ministro durante la dictadura argentina.

Ambos son ahora reyes de Holanda, al haber abdicado en 2013 la Reina Beatriz a favor de su hijo.

No hay argentino que lejos de su patria y al escuchar las notas desgarradoras de un bandoneón al interpretar el “Adiós Nonino” pueda reprimir las lágrimas, abrumado por la nostalgia o la tristeza de un ser querido fallecido.

Piazzola estaba de gira en Puerto Rico cuando en 1959 recibió la noticia del fallecimiento en Mar del Plata de su padre, Vicente Piazzolla (conocido como “Nonino” o abuelo en italiano) y entró en una depresión, agravada por otros problemas económicos.

Cuando regresó a Nueva York, donde residía temporalmente con su familia, les pidió que le dejaran solo durante unas horas:

Veinte años después, su hijo Daniel Piazzolla, escribió sobre ese día:

“Papá nos pidió que lo dejáramos solo y nos refugiamos en la cocina. En las primeras horas, había un silencio absoluto. Pero después lo escuchamos tocando el bandoneón. Era una melodía triste, terriblemente triste. Estaba componiendo “Adiós Nonino””.

Esa melodía, triste y melancólica, sigue siendo ahora interpretada por orquestas sinfónicas y es el tema musical de muchas competiciones de patinaje artístico en recientes olimpiadas.

En sus años jóvenes, Piazzola estudió música clásica y armonía en París con la directora de orquesta francesa Nadia Boulanger, quien le insistió que no abandonara el bandoneón como instrumento básico para su carrera musical.

Astor Inspirado

Cuando regresó a Buenos Aires y comenzó hacer innovaciones en el tango, fue fuertemente criticado por los puristas y tradicionalistas que se quejaban que quería destruirlo con cambios en cuanto a armonía y orquestación.

Muchas emisoras de radio argentinas en los años cincuenta y sesenta, se unieron a un boicot no declarado y no transmitían sus obras, sin saber que ahora Piazzolla es considerado el mejor compositor de tangos que ha dado Argentina y uno de los compositores de música clásica más importantes del siglo veinte.

En 1954, Piazzolla escribió:

“Si, es cierto, soy un enemigo del tango, pero del tango como ellos lo entienden. Siguen creyendo en El Compadrito y el Farolito, y yo no. Somos muchos los que queremos cambiar el tango, pero estos señores que me atacan no lo entienden ni lo van a entender jamás. Y voy a seguir adelante a pesar de ellos”.

Adios a Astor

En 1942, se casó con Dedé Wolf, con la que tuvo dos hijos, Diana y Daniel. En 1967 comenzó una relación sentimental con la cantante Amelia Baltar que duró cinco años. En 1976 conoció a Laura Escalada quien sería su esposa definitiva.

En 1990, estando en París, sufrió una trombosis cerebral y murió, dos años después, en Buenos Aires.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,208SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img