spot_imgspot_img

Arita: El día que renuncié gobierno hizo transferencia de cinco millones de lempiras a DIECP

Tegucigalpa – Ni 24 horas habían pasado de la renuncia de Óscar Manuel Arita a la titularidad de la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), cuando le fueron transferidos cinco millones de lempiras para oxigenar financieramente a la institución, que estaba virtualmente con asfixia económica que paralizaba sus funciones.
 

Lo anterior fue señalado por el propio Arita, en una declaración ofrecida al periodista Renato Álvarez en el noticiero Telenoticias. El ex director que no supo explicarse como se tardaron meses para hacer la transferencia de los fondos para hacer operar al organismo que tiene la función de “depurar” y “limpiar” a la Policía de elementos vinculados con el crimen.

“Cuando presenté mi renuncia yo le dije al ministro de Seguridad (Pompeyo Bonilla), que me iba lamentando la situación de la falta de presupuesto, pero el día que yo me retiro me informan que se había transferido 5 millones de lempiras, no estoy diciendo que llegaron tarde, pero pudieron haber llegado antes”, expresó.

La transferencia de los cinco millones de lempiras cuando fue el director, seleccionado originalmente, causó sorpresa en varios sectores que indicaron si fue casualidad o un acto medido.

Pero Oscar Arita le quitó presión a las dudas e indicó que lo importante es que la entidad ya tiene los recursos para realizar su trabajo, aunque consideró que el monto transferido es mínimo para la magnitud de la tarea que le espera. A la vez que destacó que en su decisión para dejar la entidad mediaron sus razones personales tales como el hecho de poder tomar un café tranquilamente.

El ex director de la DIECP dijo que en el poco tiempo que estuvo al frente de la entidad se avanzó mucho en la parte de la infraestructura legal, física, de recursos humanos, así como la parte técnica.

Indicó que todo ese trabajo se hizo sin el dinero, ya que el gobierno nunca hizo la transferencia necesaria para impulsar las actividades de la dirección.

El ente fue creado por el Congreso Nacional con la finalidad que depurará la institución policial de los elementos que la han utilizado para realizar actividades criminales o ponerse al servicio del crimen organizado.

La dirección sustituye a la llamada oficina de Asuntos Internos y que dependía de la misma Secretaría de Seguridad.

Villanueva debe seguir

Para Arita es importante que su segundo abordo, Eduardo Villanueva, se mantenga al frente de la DIECP, ya que conoce los trabajos hechos y hacia donde se dirige la entidad en su misión de depurar a la policía.

“No es prudente nombrar a otra persona”, Villanueva entiende los instrumentos legales que se necesitan y hacia donde se debe dirigir las acciones para lograr la meta de la entidad, destacó Arita.

El ex funcionario señaló que la DIECP queda establecida, que existen condiciones para la depuración policial, pero exigió más apoyo del gobierno.

Se mostró convencido que la Policía Nacional “ya entendió que el trabajo de la dirección no es el monstruo que se le vendió” en cuanto a perseguir a todos los elementos.

Afirmó Arita que la DIECP “tiene futuro” y por ello apoya que Villanueva siga al frente para que “continué” mi trabajo y se logre limpiar la Policía.

Arita admitió que en el corto tiempo no se pudieron examinar expedientes, ni hacer el trabajo de investigación de denuncias, ya que la ley les mandaba primero a evaluar el personal.

Dijo que trabajaron con la Fiscalía General en evaluar el personal de la DIECP y que solo están pendientes las pruebas toxicológicas, que debieron suspenderse a causa de las tragedias del centro penal de Comayagua y de los mercados de la capital.

No fracasó

Arita confirmó que se retiro por asuntos familiares, ya que sus parientes le pidieron que dejara el cargo.

“Realmente la decisión fue tomada porque mi familia ya me había pedido que me retirara del cargo y cuando de mi familia, hablo no sólo de la familia cercana sino de toda la familia, incluso mis amigos también me habían pedido que me retirara, porque obviamente estaban muy preocupados por mi seguridad y de mi familia cercana”, expresó Arita en la entrevista.

Añadió que para su familia no fue tanto el peligro que corría al frente de la DIECP, sino que “se había perdido la paz y la tranquilidad de la familia, ya no podía andar libremente con ellos, porque sentía que eso era exponerlos, tampoco podría ir a los lugares que yo frecuentaba, lugares abiertos en los que yo libremente me tomó un café, me puedo comer un cono o una paleta sin ninguna preocupación y ese tipo de cosas ya habían desaparecido, estábamos perdiendo unidad, tranquilidad y paz y ese es el motivo fundamental de mi salida”.

Aseguró que no recibió amenazas a muerte durante los dos meses que ejerció el cargo. “Jamás, nunca hubo una amenaza, ninguna intimidación, por lo contrario yo lo que fui a descubrir en ese nuevo cargo que hay gente respetuosa, no solamente de los grados que ellos (la Policía) tienen en su estructura así como de los otros funcionarios civiles”, acotó.

Asimismo, rechazó que no haya tomado en serio su trabajo, afirmando que tampoco hubo ligereza.

Examinarán pasos a seguir

Mientras del lado gubernamental se indicó que examinarán los pasos a seguir y determinar si es necesario elegir un nuevo director.

El ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, dijo que la próxima semana se reunirá el Consejo Nacional de Seguridad Interior (Conasin) para analizar la situación.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,688SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img