spot_img

Aprobada nueva Ley de Energía

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – El Congreso Nacional aprobó, a primeras horas de este jueves, la nueva Ley de Energía Eléctrica, una propuesta enviada por la presidenta Xiomara Castro.

– Se declara emergencia en el sector energético. La ENEE pierde 46 millones de lempiras diarios, según un informe legislativo.

– La ley permite la renegociación de los contratos de energía y en el caso de no llegar a acuerdos “se plantea” pagar un justiprecio por las plantas generadoras.

– Espero no se inicie un proceso de nacionalización (de empresas) por ideologías políticas, dijo el diputado Yury Sabas.

– Se derogan varios contratos de energía aprobados desde 2013.

La ley se aprobó bajo la dispensa del segundo debate, mediante una prolongada discusión de todas las bancadas representadas en la Cámara Legislativa. En su totalidad los 21 artículos fueron aprobados a las 12:38 de la madrugada de este jueves.

La nueva Ley Especial de Energía, busca reducir pérdidas, revisar y renegociar contratos energéticos, inversiones públicas, declaración de emergencia y reestructuración organizativa de la Ley General de la Industria Eléctrica del 2014.

Energía eléctrica como derecho humano

Previo a la aprobación de la normativa, expuso en el hemiciclo el gerente interino de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Erick Tejada, quien afirmó que la aprobación de la ley era impostergable.

Durante su comparecencia, el funcionario calificó que la Ley General de la Industria Eléctrica escondía un “fin perverso” de desmembrar la ENEE en tres pedazos y privatizarlos.

Tejada Carbajal expresó que se debe revertir ese impulso liberalizador y no dejar a la ENEE en manos de las fuerzas de unos pocos grupos, consorcios y familias del país.

Detalló que el índice de cobertura eléctrica de Honduras es de 85.13 %, el más bajo de Centroamérica, asimismo, 37 municipios solo poseen el 50 %.

Adicionó que unos 300 mil hondureños no tienen acceso a la energía eléctrica.

El gerente provisional de la ENEE condenó que hay empresas generadoras con tasas internas de retorno altísimas y que han gozado de un negocio rentable durante las últimas tres décadas.

Lamentó que la ENEE mantiene una deuda acumulada 75 mil 600 millones de lempiras, cinco mil millones en pago de servicio de deuda y que representa un 10.05 % del Producto Interno Bruto (PIB).

El titular de la ENEE y funcionarios de gobierno respondieron interrogantes de diputados.

El funcionario reveló que Honduras tiene una demanda internacional en Washington DC de 527 millones de dólares y cinco demandas locales por cinco mil millones de lempiras.

De su lado, el diputado Hugo Noé Pino mencionó que la ley fue consensuada con diferentes sectores de la sociedad y todos coincidieron que “el sector energético es un desastre”.

Mencionó que un aporte de la nueva Ley de Energía incluye la falta de inversión de la ENEE en transmisión y distribución, plan fuerte de reducción de pérdidas, refinanciamiento de la deuda.

Cuestionó que el ODS y la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE) no garantice la transparencia del subsector de energía eléctrica.

«Tanto la ODS como la CREE deberá presentar informes trimestrales justificando por qué se toma o se deja de tomar las medidas», reveló.

Se armó un prologado debate cuando se discutía el artículo 11 que en síntesis ordenaba la cancelación desde ese poder del Estado de la personería jurídica de la ODS -como ONG-, ya que la misma solo puede ser ejecutada por el Ejecutivo.

Seguidamente el artículo 12 fue suspendido por no tener claridad en la redacción.

Reacción nacionalista

El diputado por el departamento de Atlántida, Marco Midence, expresó que la bancada nacionalista apoyará la separación de la discusión de la revisión de los contratos energéticos y la gobernanza de mercados.

Destacó su apoyo a la revisión de contratos siempre que se respete la ley y no ahuyente la inversión nacional y extranjero.

El también exministro de Finanzas apoyó la revisión del contrato con la Empresa de Energía Honduras (EEH) y la electrificación en las zonas rurales.

Priorizó el programa de reducción de pérdidas que contiene la nueva Ley de Energía y aclaró que para disminuir las técnicas es invertir en la red de transmisión y distribución. Mientras que las pérdidas no técnicas es atacar el hurto de energía.

Sin embargo, comentó que salvar la empresa estatal como una empresa pública no es lo mismo que el subsector eléctrico.

El diputado nacionalista Rolando Barahona apoyó en su totalidad la nueva Ley de Energía.

“No estamos a favor de un solo monopolio y estamos a favor de la competencia y que los empresarios contraten servicios en empresas que sean eficientes”, puntualizó.

Defendió que la escisión de la ENEE en tres empresas garantiza flujos a la empresa y que garantice precios competitivos al mercado.

Advirtió que si el Operador del Sistema (ODS) pase a la administración de la ENEE significa regresar a las practicas antiguas oscuras.

El jefe de bancada del PN, Tomás Zambrano intervino para interrogar de dónde sacarían los recursos para financiar la emergencia decretada en el sector eléctrico.

El congresista les llamó “doble moral” a sus homólogos de Libre y cuando hacía una exposición de los ataques que han sufrido diputados oficialistas que se salen de la línea del partido, en ese momento el presidente Luis Redondo le quitó la palabra apagándole el micrófono.

Seguidamente llegaron los pitos al unísono de la principal bancada de oposición.

Otras reacciones

El diputado de Libre, Geovany Martínez, reafirmó que se debe renegociar los contratos con los generadores de anergia eléctrica privados, térmicos y eólicos.

Lamentó que la central del despacho de energía esté en manos privadas.

Propuso la potenciación de las represas hidroeléctricas como la instalación de una quinta turbina en El Cajón.

Mientras que el diputado Rolando Barahona señaló que los 75 contratos que producen energía de manera privada, 27 empresas obtienen el 35 % de sus ganancias.

Detalló que la ENEE pierde diariamente 46 millones de lempiras.

“Es prioridad aprobar esta ley. Soy nacionalista por convicción, pero las cosas deben cambiar. Estoy representando a un pueblo. ¡Este es el paso para tener mejores tarifas eléctricas!”, acentuó.

El diputado Hugo Noé Pino mencionó que la ley fue consensuada con diferentes sectores de la sociedad y todos coincidieron que “el sector energético es un desastre”.

Mientras que el diputado liberal Yury Sabas opinó que se está viendo el tema de la manera equivocada y con tintes políticos, indicó que su voto será a favor.

Exclamó que hay muchas plantas que ya cumplieron su ciclo y externó que se comprará lo que es rentable para el pueblo hondureño.

Sabas enfatizó que se está poniendo en peligro el suministro de energía porque empresas térmicas obsoletas en manos del Estado estarán en quiebra en un año y forzará al Congreso Nacional aprobar compras de energía caras.

Pidió que no se inicie con proceso de nacionalización por ideologías políticas.

Por su parte, el vicepresidente Tomé dijo que Libre va por el rescate de la ENEE y considera que la empresa se puede fortalecer y darles las condiciones para que se le brinda el servicio.

Exhortó a la bancada nacionalista que lo apoye con este tema.

El diputado de Libre mencionó que 27 contratos energéticos generan distorsión y que iban dirigidos.

Estableció que el ODS regresará al centro de despacho público de la ENEE argumentando que no puede estar en manos de cuatro personas privadas.

El congresista Fabricio Sandoval aseguró que la ley permite revisar los contratos leoninos, elimina los fideicomisos y se revisará el contrato con EEH.

La Ley

La nueva normativa se ampara en que “De acuerdo a la con la jurisprudencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el acceso a la energía eléctrica es fundamental para la garantía de otros derechos humanos, de esta manera reconocen que la disponibilidad de energía eléctrica para la cocina y el alumbrado se requiere para una vivienda digna”.

El gobierno ha asumido el compromiso de garantizar al pueblo hondureño el servicio de energía eléctrica como un bien público de seguridad nacional bajo responsabilidad de la estatal.

“Se acabó el tiempo de las vacas gordas”, dijo el diputado Rafael Sarmiento.

Ante la grave crisis de la ENEE se plantean dos alternativas, salvarla como empresa pública o continuar sobre el abismo de la bancarrota y la quiebra para la privatización total, pero el compromiso -según el gobierno- será salvar la ENEE y establecer tarifas justas en beneficio del pueblo hondureño

Finalmente se cerró la sesión bajo la algarabía de los asistentes y se convocó para una nueva cita este mismo jueves a la 1:00 de la tarde para continuar con la agenda legislativa. JS

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img