spot_imgspot_img

Añez cumple 90 días de reclusión declarándose «trofeo» del Gobierno boliviano

La Paz – La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez completó este domingo tres meses de reclusión por el caso llamado «golpe de Estado», justo en el mismo día de su cumpleaños en el que aseveró que es un «trofeo» del Gobierno boliviano.

«El MAS ha decidido que el trofeo de la venganza siga detenida en una cárcel, y aquí estoy, cumpliendo años y 90 días como presa política», señaló la exmandataria en un manuscrito que fue publicado en sus redes sociales que son administradas por sus familiares.

El texto de Áñez, de unas dos carillas, expresa situaciones íntimas como el alejamiento de su familia en especial de su madre que en la víspera también cumplió años y una segunda en la que se refiere al momento en que asumió la Presidencia del país, durante la crisis política y social de fines de 2019.

LA EXPLICACIÓN DE LA CRISIS

«Cuando en noviembre de 2019 asumí la presidencia de Bolivia, fui consciente de la necesidad que tenía nuestra patria, asumí con la responsabilidad de frenar la violencia devolvernos la paz y el camino juntos hacia la reconciliación», expresó Áñez, de 54 años.

La exmandataria está detenida preventivamente desde mediados de marzo en una cárcel de La Paz acusada por terrorismo, sedición y conspiración, por una denuncia que presentó la exdiputada del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) Lidia Patty.

Junto a ella también cumplen arresto los que fueron sus ministros de Justicia y Energías, Álvaro Coímbra y Rodrigo Guzmán, respectivamente, además de algunos exjefes militares.

Esta denuncia también está dirigida al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y su padre José Luis Camacho Parada, sobre los que la justicia no ha tomado acciones, y otros excolaboradores de Áñez varios que se han declarado en la clandestinidad o han salido del país.

El Gobierno expresó que este proceso contra Áñez se centra en actos previos al cargo de mandataria, cuando era legisladora, por lo que derivó en un proceso ordinario y no un juicio de responsabilidades.

«No van a quebrantar mi espíritu aunque (me) sigan inventando delitos, para tapar los suyos», escribió Áñez que también manifestó que «algún día su maldad tendrá final y la verdad saldrá a la luz».

Justamente, la postura del Gobierno del presidente boliviano, Luis Arce, está orientada a que la crisis de 2019 se debió a una interrupción del orden constitucional y no a los señalamientos de fraude electoral tras las frustradas elecciones de octubre de ese año.

Ante esto, Áñez señaló que esa parte de su viva la da «orgullo» y «tranquilidad» porque consideró de que dio prioridad a la situación del país por encima de su propio futuro.

OTROS PROCESOS CONTRA ÁÑEZ

La Fiscalía boliviana presentó recientemente varias proposiciones acusatorias ante el Parlamento para un juicio de responsabilidades por varias medidas que Áñez asumió cuando era mandataria.

No obstante, esto depende también de la aprobación de las fuerzas opositoras puesto que el gobernante MAS no cuenta con los dos tercios necesarios para autorizar la acción.

Además, la gestión transitoria de la exmandataria interina está cuestionada por la compra de gases lacrimógenos con un sobreprecio de 2,3 millones de dólares que implica a dos exministros suyos y una operación de coordinación para la adquisición de material antidisturbios con Ecuador.

Esta semana, Áñez declaró ante la Fiscalía en el caso de sobreprecio y sobre la ampliación por la denuncia en su contra de terrorismo, sedición y conspiración, en medio descompensaciones de su salud.

En esas audiencias, la ex jefa de Estado dio detalles sobre el proceso que derivó en su llegada a la Presidencia, según trascendió a los medios locales.

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,737SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img