Tegucigalpa – El cobro de peaje en la carretera CA-5, que conduce de Tegucigalpa a San Pedro Sula, tocó los bolsillos de una patrulla policial este jueves, aunque los agentes del orden realizaban una misión de trabajo, así lo denunció el portavoz de la institución, Julián Hernández, quien afirmó sentirse “extorsionado” tras el pago.
 

– “Las cosas no andan bien en este país”, reaccionó molesto el oficial de la Policía.

El relacionista público de la Policía Nacional explicó que este día mientras regresaba junto a un grupo de compañeros a la capital hondureña procedentes desde Comayagua, fueron objeto del cobro de peaje en una de las casetas que se instaló hace unas semanas en esa importante arteria vial del país.

Añadió que “veníamos junto a mis compañeros, todos uniformados, y en la caseta de peaje no nos querían dejar pasar. Esto es terrible, tremendo y desconozco cuál es la misión que tiene la concesionaria para cobrarle hasta a los vehículos policiales”.

“Pase un mal momento, me preocupa porque eso indica que las cosas no andan bien en este país y lo digo con todo respeto, me sentí como que me estaban extorsionando”, declaró Hernández a la capitalina radio HRN.

Visiblemente indignado por el cobro de 17 lempiras, el portavoz policial criticó que “la finalidad es sacarle el dinero a cualquier vehículo a como dé lugar. Es un hecho muy lamentable que amerita ser corregido”.

Reflexionó que si esto le sucede a las autoridades, “que no harán con el ciudadano común”.

El pasado 26 de junio comenzó el cobro por concepto de peaje en la estación ubicada a la altura del kilómetro 37 en la comunidad de Zambrano, Francisco Morazán.

La empresa concesionaria Covi de Honduras, estará a cargo de la recaudación del peaje en este corredor vial durante los próximos 20 años.