México- Amnistía Internacional (AI) manifestó hoy su «honda preocupación» por la matanza de 72 inmigrantes perpetrada en el norte de México y reclamó al Gobierno un «plan de acción claro» para hacer frente a la «violencia sistemática» contra quienes cruzan el país camino de EE.UU.
 

«El fracaso del Gobierno federal para mostrar un liderazgo claro en la aplicación de medidas para hacer frente a la violencia sistemática que enfrentan los migrantes en situación irregular debe terminar con la aplicación de un plan de acción claro en el que todos los organismos clave (…) tomen acción coordinada y eficaz», señala AI en un comunicado.

La organización internacional de defensa de derechos humanos señaló que siente «una honda preocupación» por «el asesinato en masa» ocurrido en Tamaulipas (noreste del país), entre cuyas víctimas puede haber salvadoreños, hondureños, ecuatorianos y brasileños, según un ecuatoriano que formaba parte del grupo y logró salvar la vida y alertar a las autoridades de lo sucedido.

«Este caso demuestra una vez más los peligros extremos que enfrentan las y los migrantes así como la aparente incapacidad de las autoridades federales y estatales para disminuir los ataques a los que se exponen. La respuesta de las autoridades en este caso será una prueba», agregó.

AI demandó una acción efectiva de protección a quienes cruzan este país por parte de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía), de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), la de Gobernación (Interior), del Instituto Nacional de Migración (INM) y de las autoridades estatales.

El testigo culpó de la matanza al grupo Los Zetas, formado por antiguos sicarios de un cartel del narcotráfico, lo cual está siendo investigado por las autoridades.

«Es de vital importancia garantizar que los responsables de los asesinatos sean identificados y llevados ante la justicia, pero las autoridades también deben velar por la seguridad de los testigos de forma rápida y establecer de forma fiable la identidad de las víctimas», recordó AI.

La ONG especializada en la defensa de los derechos humanos pide que se liberen recursos «para permitir a los familiares recuperar los cuerpos» de sus seres queridos.

Para la ONG «el asesinato a sangre fría de los migrantes indefensos tratando de llegar a los EE.UU. para mejorar sus vidas y la de sus familias, es la prueba más clara hasta ahora de la magnitud y severidad de los ataques a los inmigrantes irregulares».

Un informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) elaborado el año pasado aseguró que cada mes son secuestrados más de 1.600 inmigrantes de los que atraviesan por territorio mexicano hacia EE.UU., y que además son sometidos a vejaciones que suelen quedar impunes por la corrupción de las autoridades.