spot_img
spot_imgspot_img

Acceso democrático a divisas sin movimientos bruscos, recomienda Fosdeh para que lempira no se devalúe

Por:

Tegucigalpa – A criterio del economista del Foro Social para la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), Claudio Salgado, una medida eficiente para evitar que el lempira se devalúe de forma acelerada frente al dólar, es que haya acceso democrático a las divisas sin movimientos bruscos, además del compromiso de los actores cambiarios.

– La autoridad monetaria y los intermediarios cambiarios deben jugar un papel determinante para no contribuir a que la moneda se deprecie de forma acelerada.

El lempira se depreció 70 centavos desde agosto hasta finales de 2021, pero en lo que va de este 2022 ya reporta 23 centavos de depreciación.

“Cuando tratamos de buscar una justificación a esta devaluación no encontramos argumentos técnicos, por lo que el Banco Central debería explicar esta devaluación tan acelerada”, apuntó.

(LEER) Honduras recibió 7,370 millones de dólares en remesas en 2021, un 28.3 % más

Resaltó que el país tiene más de 8 mil millones de dólares en reservas internacionales, lo que es considerado como una variante positiva en términos económicos.

Una causa podría ser que Honduras devaluó menos su moneda el año anterior, con respecto a otras naciones que tienen relaciones comerciales con Estados Unidos.

Salgado mencionó que la devaluación acelerada del lempira solo beneficia a un grupo privilegiado de la sociedad hondureña. “Los exportadores son uno de ellos, van a recibir más lempiras por cada dólar que exporten, el gobierno también se verá beneficiado porque algunos impuestos y servicios están dolarizados”, refirió.

Los bancos igualmente recibirán una comisión un poco más alta, asimismo algunas empresas como las telefonías y otras que facturan en dólares, apuntó.

Recordó que desde 1917 a 1990 Honduras tuvo cambio fijo, es decir que se pagaba dos lempiras por dólar, pero desde esa fecha el país adoptó medidas para establecer el tipo de cambio.

El economista del Fosdeh, recomendó a la administración gubernamental entrante que no se produzcan movimientos bruscos -ni para arriba, ni para abajo- y que haya acceso democrático a las divisas, es decir que cualquiera que quiera comprar dólares acuda a los bancos y éstos estén obligados a venderlos.

Sugirió que los movimientos en el tipo de cambio no sean producto de la especulación, o sea que los intermediarios bancarios para ganar más comisión no lo eleven sin obedecer a las fuerzas del mercado.

JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img