spot_imgspot_img

Violencia se extiende en Honduras; la Policía la liga al crimen organizado

Tegucigalpa – En Honduras la violencia se recrudece y sus niveles se intensifican, las masacres y los secuestros siguen siendo constantes que poco a poco se vuelven hechos de la cotidianeidad ciudadana.
 

En las últimas horas, por ejemplo, dos masacres se ejecutaron en la región norte hondureña y de acuerdo a declaraciones brindadas este sábado por el comisionado nacional de Policía, José Luis Muñoz Licona, se trata de acciones concatenadas que apuntan a movimientos del crimen organizado.

En la misma región hondureña, específicamente en la populosa colonia Rivera Hernández un niño de 12 años, hijo de una Congresista, fue secuestrado y la madrugada de este sábado fue liberado por la Policía. Otros secuestrados permanecen en poder de bandas delictivas pero los detalles se mantienen en reserva.

En Tegucigalpa, la capital del país, es usual que en las céntricas calles y en populosos barrios los medios locales se reporten, casi a diario, las muertes violentas y el acribillamiento de personas.

En narco menudeo y los controles de territorio así como la mutación de las pandillas juveniles también son causas señaladas por los cuerpos de seguridad.

“Sí nos podemos reunir para ver un partido de fútbol ¿Cómo no vamos a poder hacerlo para diseñar estrategias que contrarresten en conjunto la criminalidad?” – Se preguntó el jefe policial Licona quien se quejó de la permisibilidad jurídica.

Dijo que los niveles de violencia que enfrenta el gobierno en México deben ser un reflejo para que en Honduras se tomen medidas a tiempo. El policía recordó la precocidad con que operan las bandas criminales y dijo que su combate requiere de una atención integral.

“No podemos estar dormidos” advirtió Licona quien destacó las acciones que realiza la Policía hondureña a la vez que atribuyó la mayor parte de la violencia que se ha recrudecido en Honduras a una guerra entre bandas del crimen organizado.

El ministro de Seguridad, Oscar Álvarez, ha indicado que la violencia actual obedece a un deterioro social, marcado por problemas ancestrales ligados a la pobreza y a la mala calidad de educativa.

Cifras alarmante

Según el informe de 2009 del Observatorio de la Violencia de la Universidad nacional Autónoma de Honduras, la inseguridad se ha generalizado en las distintas regiones del país, aunque posee características de mayor concentración en las áreas urbanas con un 74.1% de las muertes.

Indica que la región más afectada es el norte del país, específicamente los departamentos de Cortés, Atlántida, Colón e Islas de la Bahía, con 2,400 homicidios y una tasa global de 105.9 por 100,000 habitantes.

En Tegucigalpa, durante el año anterior se registraron 802 homicidios, en tanto la región sur, Choluteca y Valle, presenta por el contrario, las tasas más bajas del país con 23.4, que significaron 145 casos, indica el informe.

El informe detalla que en cinco años ocurrieron en el país 20,590 muertes por homicidios, pasando de 2,155 víctimas en el 2004 a 5,265 en el año 2009, es decir se ha variado de una tasa de 30.7 a 66.8 homicidios por 100,000 habitantes, en tanto la tasa promedio mundial de mortalidad por homicidios según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 8.8.

El Sicariato

De acuerdo al estudio, los municipios de San Pedro Sula y La Ceiba alcanzaron las alarmantes tasas de 137.5 y 122.4 homicidios por 100,000 respectivamente, con las tasas más altas del país.

El Observatorio de la Violencia indica en su indagación que el 81.4% de los homicidios se cometió con arma de fuego, muchas legalmente inscritas.

En relación a los supuestos móviles de las muertes, el sicariato sería el responsable del 32.6% de los crímenes, mientras que 348 personas fueron muertas por robarles bienes personales.

Las riñas interpersonales aportaron el 5% de los homicidios. Se reportan 95 homicidios producto de la acción policial, algunos por enfrentamiento en actos de servicio o casos de uso desproporcionado de la fuerza

Antecedentes

El incremento de la violencia en Honduras se evidencia en informes del mismo Observatorio de la Violencia que establecen que en 2004 se registraron 4,422 muertes, de las cuales 2,155 fueron homicidios.

Un año después, en 2005, las muertes se incrementaron en 63 personas, es decir que el total fue de 4,485. Los homicidios sumaron 2,417.

En 2006 la violencia incrementó y se registraron 4,736 muertes, de las cuales 3,018 fueron presentadas como homicidios.

El incremento de la criminalidad fue significativo en 2007, ya que la incidencia delictiva dejó como resultado 5,788 muertos de manera violenta. De estos, 3,574 fueron homicidios.

Para 2008, las cifras de los decesos de manera violenta se dispararon a 7,235 muertes violentas. Los homicidios aumentaron en un 25 por ciento con relación al año anterior.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,939SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img