spot_imgspot_img

Suspenden visitas a Martinelli por amenazar a custodios de penal en Panamá

Panamá – Autoridades penitenciarias de Panamá le suspendieron al expresidente Ricardo Martinelli, detenido e investigado por supuestas escuchas ilegales durante su mandato, las visitas por un mes por desatender la Ley penitenciaria y amenazar al personal custodio de la cárcel El Renacer donde está recluido. 


El Ministerio de Gobierno de Panamá dijo en un comunicado que a raíz de esta situación la Junta Técnica del Centro Penitenciario El Renacer «le ha suspendido las actividades recreativas, visitas regulares o familiares y las llamadas telefónicas por 30 días» al exmandatario.

La sanción le fue impuesta «por desatender la ley penitenciaria y proferir amenazas e intimidaciones al personal custodio, el pasado domingo, cuando se negaba a cumplir con las órdenes impartidas por las autoridades penitenciarias» sobre la reglamentación de visitas.

Martinelli «se negó a cumplir órdenes sobre la reglamentación de visitas y amenazó al supervisor custodio», todas faltas que están establecidas en el artículo 80 de la Ley 55 de 2003 que reorganiza el Sistema Penitenciario de Panamá.

De acuerdo con informaciones filtradas por la prensa local, el exjefe de Estado se reunió en su casa celda «Alfa» el domingo, por separado y en privado, con dos mujeres.

«En ambos casos se negó a cumplir órdenes sobre la reglamentación de visitas y amenazó al supervisor custodio», publicó el diario local La Prensa.

La fuente reveló que «se trató de dos mujeres: Linda Jesthon y María Salaverry, madre de la esposa de Luis Enrique Martinelli Linares, hijo menor de Martinelli», informó este rotativo.

Más temprano, el ministro panameño de Gobierno, Carlos Rubio, había declarado a los periodistas que entre las sanciones aplicables a Martinelli se contemplaba la suspensión de visitas e incluso el traslado a otro centro penitenciario, pero esto último no se dio.

Martinelli fue recluido en la cárcel El Renacer el 11 de junio pasado, día en el que fue entregado a Panamá por las autoridades de Estados Unidos, donde estuvo preso un año en razón del pedido de extradición por la causa de las escuchas ilegales.

El expresidente, de 66 años, asegura ser inocente y víctima de una persecución política del actual presidente de Panamá y quien fuera su vicepresidente y canciller, Juan Carlos Varela, que lo niega y defiende la separación de los poderes en el país.

El pasado viernes culminó la fase intermedia o de acusación en la causa por supuestas escuchas ilegales contra Martinelli, y ahora el juez de Garantías deberá decidir si admite o no las pruebas presentadas por las partes.

Esta audiencia de fase intermedia o acusación comenzó el pasado 25 de junio y ahora el juez Jerónimo Mejía «con sosiego, prudencia, sin prisa, pero sin pausa», como él mismo ha dicho, analizará los argumentos de la fiscalía, representada por el magistrado Harry Díaz, y el equipo de defensa del expresidente (2009-2014), para decidir si habrá o no juicio.

Díaz pide 21 años de cárcel para Martinelli, al que acusa de cuatro tipos penales por la interceptación de las telecomunicaciones a decenas de políticos, empresarios y periodista, entre otros, entre 2012 y 2014.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,672SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img