¿Perder el asco o vencer el odio?

Por. Thelma Mejía
La pregunta descolocó a los expositores y a la prensa misma, que debatía en ese momento posibles caminos de encuentros de unidad gremial y solidaridad, ante el asesinato de periodistas, tras escuchar las historias de colegas de México y España sobre el impacto de la violencia en la prensa mexicana y la posibilidad de réplica en Honduras y los llamados países del triángulo norte de Centroamérica.
 

Conocían de mano de los colegas invitados la historia del periodista Gregorio Jiménez, asesinado en Veracruz, México, y a quien los medios para los cuales reportaba le pagaban 1.50 de dólar por cada nota, algo similar a los escenarios que viven los periodistas del interior de Honduras, coincidieron los colegas hondureños. “Goyo”, como le conocían, tenía que escribir cerca de 100 noticias para hacerse un salario de unos 300 a 400 dólares, relataron.
 
Su crimen intentó ser manejado como un caso de “rencillas personales” por la autoridad mexicana, pero la presión de la prensa, la dignidad con que vivía Goyo y la humildad de su familia, llevó a la autoridad a botar su propia mentira y comenzar una investigación exhaustiva al trascender que el periodista investigaba casos de trata y abusos contra migrantes.
 
El caso de Goyo Jiménez fue algo así como el parte de aguas en la historia del periodismo mexicano al desatar un movimiento de unidad gremial que no veían hace años atrás, relató el periodista Luís Guillermo Hernández, quien ofreció consejos y formas de cubrir la violencia en zonas donde existe la presencia de los barones de la droga.
 
“En México, no nos dimos cuenta cuando venía la guerra, nos agarró en medio de la ola”, dijo al tiempo que recomendó a los periodistas comenzar a perder el asco frente al otro, en aras de encontrar acciones colectivas de solidaridad y unidad gremial. Hernández dijo que es a los periodistas mismos a quienes corresponde unirse y evitar que siga la ola de crímenes en contra de quienes ejercen esta profesión.
 
Relató como las experiencias colombianas y brasileras han servido en el proceso de unidad que ahora vive la prensa mexicana.
 
“Cuando hablo de perdernos el asco, es que hagamos a un lado las diferencias que podemos tener con colegas que no son éticos, no son honestos o que son acomodados, colegas que no nos caen bien, colegas que son altamente ideologizados, en fin, colegas con quienes por algún motivo tenemos diferencias”, detalló.
 
En síntesis, dijo, hacer a un lado las diferencias entre los periodistas puros, los químicamente puros, los no tan puros, los ideologizados y los activistas partidarios y militantes. Sus palabras causaron un silencio en el auditorio, dominado en su mayoría por jóvenes generaciones de periodistas.
 
Vinieron las reflexiones, la angustia por encontrar salidas a la autocensura y el miedo que aprisiona a la prensa hondureña frente a la impunidad en los crímenes de los periodistas y del país en general.
 
Pero fue una joven periodista quién descolocó con su pregunta al expositor y al auditorio. Usted—dijo a Hernández—habla de perdernos el asco. El asco se puede perder cuando me baño, me cambio de ropa o vomito, pero aquí en Honduras la cosa no es de perderse el asco, aquí es de vencer el odio.
Y argumentó su tesis al relatar que durante una cobertura de la crisis del 2009 con el golpe al ex presidente Zelaya, ella se encontraba cubriendo una manifestación de los simpatizantes del ex presidente y entrevistaba a una de las participantes, cuando de pronto, alguien detrás de ella, extendía su mano para tirar del cabello a la entrevistada para que no diera declaraciones a la periodista.
 
“Mi sorpresa es que al darme la vuelta, veo que quien estaba haciendo eso era otra periodista, una colega. No lo podía creer, nunca vi tanto odio y si uno cubre protestas, como es el trabajo del periodista, los mismos colegas le echan las turbas solo por no estar de acuerdo con los medios de comunicación donde uno trabaja”.
 
“Yo me pregunto, cómo un periodista puede hacerle eso a otro periodista, o a otra persona, eso no es asco, eso es odio. No me explico por qué tanto odio si uno cubre al igual que ellos bajo la lluvia, el sol, aguanta hambre, en fin tantas cosas que pasamos los periodistas. Aquí no es cuestión de asco, es odio y tenemos que aprender a vencer ese odio para unirnos, porque sino, la lucha irá para largo”, acotó.
 
Del lado de los ponentes, el asombro era visible, no esperaban una anécdota tan fuerte, mientras los asistentes mostraban preocupación ante el reto lanzado, conscientes que la solución nos compete a todos. La otra pregunta es, por dónde empezar y cómo empezar.
 
El evento, organizado por la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa, denominado “Periodismo en situación de riesgo, experiencias de Colombia, Centroamérica y México”, tuvo muchas lecturas a lo largo de dos días, pero esta pregunta de la colega hondureña me cabecea, como dicen los editores de las redacciones cuando ponen un titular que no termina de convencer.
 
La otra parte del encuentro tocó el tema de la violencia y los riesgos, pero también abordó el caso de sociedades polarizadas por la política y el periodismo militante. Ambas cosas dañan no solo a una nación, dañan a la prensa y dañan a una sociedad.
 
Un periodista español en su exposición recomendó a la prensa hondureña hacer a un lado la polarización ideológica porque eso no abona en nada a la construcción democrática, dijo que si bien no se debe olvidar los hechos del 2009, quedarse colgado en ese espacio y tiempo tendrá un efecto seguro e inmediato: una prensa rancia y un país más dividido y empobrecido. El reto está en vencer el odio.

Noticias recientes

117-107. James jugará por 10ª vez las Finales de la NBA, esta vez con Lakers

Esta vez el acompañante de James, que tuvo su vigésimo séptimo triple-doble en playoffs y jugará por décima vez las Finales de la NBA, fue el pívot Anthony Davis, quien concluyó el partido como segundo máximo encestador al conseguir 27 puntos.

Honduras supera los 74 mil contagiados y 2,288 decesos por COVID-19

Igualmente, se confirmó las defunciones de 17 personas en las últimas 24 horas: 6 en El Paraíso, 5 en Yoro, 3 en Copán, 2 en Cortés y 1 en La Paz.

Portada 27.09.2020.

En La Ceiba acribillan a cuatro hombres en campo de fútbol cerca del río Cangrejal

Un nuevo escenario de homicidio múltiple se registra en Honduras, esta vez en campo de fútbol de la aldea Río Viejo en la cuenta del Río Cangrejal en La Ceiba, Atlántida.