spot_img

«Noticia de un secuestro», de las letras de García Márquez a la televisión

Por:

Compartir esta noticia:

Bogotá – Gabriel García Márquez relató con destreza en «Noticia de un secuestro» lo que vivieron las familias de Maruja Pachón y Diana Turbay, reseñó EFE. Ambas mujeres fueron secuestradas por narcotraficantes en 1990. Su libro, un reflejo de la violencia en Colombia, llegará a la televisión mundial en forma de serie.

Con el mismo título de la novela del Nobel colombiano, la serie saldrá al aire este 12 de agosto en la plataforma Amazon Prime Video. Cuenta con la dirección del chileno Andrés Wood y tiene como protagonista a los colombianos Cristina Umaña, Juan Pablo Raba y Majida Issa.

La historia está ambientada en la Bogotá de 1990. En esa época, Pachón y su cuñada Beatriz Villamizar fueron secuestradas por «Los extraditables», un grupo de narcotraficantes liderados por Pablo Escobar. El objetivo del rapto era presionar al entonces presidente de Colombia, César Gaviria, a revocar el tratado de extradición con Estados Unidos.

En la producción televisiva de «Noticia de un secuestro también trabajó como productor el cineasta Rodrigo García Barcha, hijo de García Márquez. La miniserie está estructurada en seis capítulos de una hora de duración,

Un reto inmenso

Umaña, que protagoniza la serie al interpretar a la exministra de Educación colombiana Maruja Pachón, asegura a EFE que «el reto fue inmenso» porque «nunca había tenido la oportunidad de interpretar a una personalidad que exista y más en un contexto tan doloroso, como el de esta historia que es una historia real».

«Es una historia que fue muy trágica para las víctimas. Entonces sí sentía un compromiso y una responsabilidad muy importante, y la necesidad de ser profundamente honesta y respetuosa ante los hechos», dice la actriz, que ha aparecido en otras series como «Narcos», «Distrito Salvaje» o «La casa de las flores».

El amor está presente

En esa misma línea, Raba califica la experiencia como emocionante. Él se tuvo que meter en la piel del excongresista Alberto Villamizar, esposo de Pachón. Raba confiesa que sintió que había mucho material para interpretarlo, en buena parte por lo detalladas que solían ser las descripciones de García Márquez.

«Uno de los grandes motores de la historia es esta historia de amor. Que fue además fue muy apasionada, pasional, en la vida real y cómo hacíamos para contarla desde dos lugares completamente diferentes», asegura Raba.

Vale destacar que la preparación de los personajes se hizo durante la época de la pandemia de COVID-19.

También fue un reto exigente para Majida Issa, quien interpreta a Diana Turbay, periodista e hija del expresidente Julio César Turbay (1978-1982). Ella murió en la operación militar en la que iba a ser rescatada.

«Es un caso histórico en Colombia, una época que nos marcó un antes y un después en la historia del país», afirma la actriz y agrega que se dedicó a profundizar en su personaje por «la responsabilidad con sus seres queridos, con sus familias».

«Ese es un mérito y tratar de hacer un trabajo con nuestra intuición, pero haciendo un real homenaje y respetando lo que vivieron sus familias, que era realmente una preocupación muy grande», añade.

Una fuente muy rica

El nivel de detalle que García Márquez solía tener en sus libros, con descripciones muy precisas que le permiten a los lectores imaginarse cómo van sucediendo los hechos, fue, en palabras de Wood, «una fuente muy rica».

«Trabajar sobre un libro de García Márquez, un libro particular, es muy sentido y es muy actual, no solo los hechos particulares, sino quizás porque está retratada una humanidad que nosotros quisimos traer acá y eso siempre va a ser actual», afirma.

Justamente la serie busca retratar la humanidad de los protagonistas, sus sentimientos y también sus acciones basadas en el libro, que no intenta copiar sino interpretar.

«Darme cuenta del sentido de hacer esta interpretación del libro me dio una cantidad de energía que le da todo el sentido del mundo a este oficio, a la ficción, a contar historias. Yo siento que esto fue un regalo para nosotros, pese a que podemos estar contando una historia dolorosa, es muy universal», valora Wood, que ganó el Goya a la mejor película iberoamericana en 2009 con «La buena vida».

Orgullo colombiano

Así pues, la obra de García Márquez vuelve a las pantallas con esta producción que se grabó en Colombia.

También fue una oportunidad para los actores, como revela Umaña, de «reconocer ese dolor que estaba guardado y que no sabíamos que existía», pues los hechos que relata la historia estremecieron a un país que ya estaba asfixiado en esa época por la violencia.

«Reconocer ese dolor en mí, me hace reforzar la colombiana que soy, somos colombianos con todo lo lindo y todo lo doloroso, porque ese dolor habita y yo no lo puedo evitar, así quiera, y es algo que me pertenece por haber crecido aquí y ser parte de eso», concluye Umaña. AG

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img