spot_imgspot_img

Llamado a las comunidades de “Municipios de Bienestar Solidario” y a toda la ciudadanía hondureña

Dr. H. Roberto Herrera Cáceres

Velemos por la democracia con respeto al pluralismo y a la legitimidad. Vivifiquemos la unidad, cohesión social y tranquilidad nacional, y aceptemos los resultados del proceso electoral, cualesquiera sean; vigilando que, en todo caso, las personas electas cumplan honesta y debidamente sus funciones estatales en dirección al logro del objetivo democrático de asegurar dignidad humana, bienestar común y justicia social, para todas y todos los habitantes.

“Que todos se levanten, que se llame a todos, que no haya un grupo, ni dos grupos de entre nosotros que se quede atrás de los demás” (Popol Vuh, Libro de la Comunidad, Libro de la sabiduría de los Mayas)

Municipios de Bienestar Solidario” son un excepcional ejemplo de progresiva efectividad de los derechos humanos de los habitantes y de la construcción de la democracia, desde lo local, en el contexto nacional de reivindicación de la dignidad humana, el bienestar común y la justicia social.

1. EL LLAMADO. Desde la sociedad, en mi condición actual de jurista defensor de la dignidad humana y del Estado Constitucional de Derecho, me dirigí respetuosamente, el 16 de noviembre, a las comunidades y autoridades de treinta y seis “Municipios de Bienestar Solidario”, distribuidos en los dieciocho departamentos de la República (dos municipios por Departamento), con una población total superior a un millón de personas, haciéndoles un llamado democrático de patriotismo constitucional que ahora comparto y desarrollo.

Como ciudadano conocedor directo del empoderamiento y esfuerzos de las comunidades y autoridades de esos municipios, durante más de cuatro años, en la implementación de la “Estrategia Hondureña de Seguridad Humana para el Desarrollo Local Sostenible”, con participación social de personas y grupos de todos los sectores en condición de vulnerabilidad; y enterado continuamente de sus avances en dignificación humana de los habitantes de sus comunidades y de sus relaciones con las autoridades: lo que ha propiciado mayor gobernabilidad democrática, participación política, veeduría social, y valorización y protección de sus talentos humanos y recursos naturales; y habiendo constatado el reconocimiento nacional de ese fenómeno local, por el Estado de Honduras; y el reconocimiento internacional, como un movimiento social, pluralista y humanista, que es «ejemplo único en el mundo, de democracia, desde abajo».

Por todo lo expuesto anteriormente, me permito respetuosa y fraternalmente sugerirles lo siguiente:

PRIMERO. Mantenerse firmes y constantes en el impulso democrático de la unidad y cohesión social de sus comunidades, con respeto al pluralismo político y a la diversidad social, así como a la aceptación de los resultados de las elecciones generales legitimas, cualesquiera ellos sean: asegurando la tranquilidad social en y entre municipios hondureños; y, en su caso, la paz entre habitantes de municipios fronterizos, hondureños y extranjeros.

SEGUNDO. Proteger su patrimonio cultural, como “Municipios de Derechos Humanos”. Hacerlo, en todas sus comunidades, empoderando más a sus vecinos en los principios, experiencias y resultados evidentes del democrático cambio pacífico progresivo; y reafirmando su libre determinación de profundizarlos y de su solidaria disposición de compartir sus buenas prácticas y experiencias con los restantes 262 municipios de Honduras, y los municipios de países limítrofes que así lo requiriesen.

TERCERO. Actuar permanentemente con conciencia ciudadana activa, en la vía de la afirmación progresiva del Estado Constitucional de Derecho y de la República democrática, libre y soberana.

CUARTO. Esparcir y difundir el progreso democrático humanista en sus realidades municipales, y en las mancomunidades, entre todos los habitantes y partidos políticos; y testimoniarlos entre todos los observadores nacionales e internacionales, así como fuentes de cooperación, en este período electoral, y, en forma permanente, posteriormente.

QUINTO. Recordar y aplicar siempre el lema de los “Municipios de Bienestar Solidario” (MBS) que, tomado del libro de la comunidad o libro de la Sabiduría de los Mayas, el Popol VUH, hace suya, entre otras, la enseñanza de la unidad necesaria de las comunidades para el bien común, al llamar a: “Que todos se levanten, que se llame a todos, que no haya un grupo, ni dos grupos de entre nosotros que se quede atrás de los demás”.

SEXTO. Cumplir, con patriotismo constitucional, nuestro compromiso ciudadano de hacer de Honduras, una Patria para todas y todos, sin marginación ni exclusión.

II. EL LLAMADO A LOS “MUNICIPIOS DE BIENESTAR SOLIDARIO” EN EL CONTEXTO NACIONAL DE REIVINDICACIÓN DE LA DIGNIDAD HUMANA, EL BIENESTAR COMÚN Y LA JUSTICIA SOCIAL. Mi relación con dichos municipios surge por haber sido el promotor de la “Estrategia de Seguridad Humana para el Desarrollo Local Sostenible: Municipios de Bienestar Solidario”, cuya idea se vislumbra en el Plan de Acción 2014 – 2020 que diseñamos para la gestión que me fuera encomendada como titular del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH).

En ese Plan visualicé ir más allá del tradicional ejercicio de las funciones tradicionales de protección  y promoción de los derechos humanos ante las amenazas de violación provenientes del Estado y al irrespeto de los particulares, y, como Ombudsman contemporáneo, hacer obra preventiva de esas amenazas y constructiva de condiciones favorables permanentes para la seguridad humana y el desarrollo sostenible, promoviendo, desde los ámbitos municipales, el goce efectivo de los derechos humanos, en aplicación así, en la vida real, de la Declaración Universal de Derechos Humanos que, en su artículo 28 expresa que: “Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos”.

En esa virtud, el artículo 59 de la Constitución de la República y el 28 de dicha Declaración Universal, constituyeron la fuente de la construcción de la “Estrategia de Seguridad Humana para el Desarrollo Local Sostenible, Municipios de Bienestar Solidario” (MBS), de la cual se encuentran totalmente empoderados 36 municipios que, el 10 de diciembre del 2019 “Día internacional de los Derechos Humanos”, recibieron oficialmente, por mi intermedio, sus respectivos pergaminos como tales, con el reconocimiento simultáneo de quedar constituidos como “Municipios de Derechos Humanos”, por parte de la institución estatal del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH).

Es de situar este trascendental resultado de humanista democracia real, en el marco integral de complementariedad e interdependencia con los otros resultados que fueron construidos y logrados durante mi gestión estatal como servidor del pueblo, titular 2014 – 2020 del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH). Logros que son ya vivencias reales, en las comunidades locales, y están documentados y numéricamente precisados en los archivos del CONADEH, en siete informes generales anuales, con conclusiones y recomendaciones, al Congreso Nacional y al Pueblo; en alrededor de veinte informes especiales, siempre con conclusiones y recomendaciones, sobre salud, educación, migración forzosa, desplazamiento forzado, acontecimientos postelectorales 2017 y vulneraciones de derechos humanos, emergencia nacional 2020 por COVID-19, Dengue, tormentas tropicales Eta y IOTA; en información divulgada en la página web del CONADEH y en cerca de quince volúmenes de memoria histórica y estadística, en los archivos del CONADEH, de los centenares de problemas y temas que abordé y las publicaciones que, sin tener ningún costo económico para la institución, tuvo a bien hacer, la prensa escrita del país, sin contar las numerosas declaraciones, conferencias de prensa y comunicados divulgados o  publicados por la prensa, nacional e internacional; y la que está bajo absoluta reserva, de conformidad a  la Ley Orgánica del CONADEH.

En apretado resumen del legado de servicios al pueblo que hemos dejado, se señala, entre otros, los siguientes:

1.Servicios tradicionales del CONADEH, totalmente mejorados.

A. Atención a quejas o denuncias. Alrededor de sesenta mil quejas y denuncias fueron recibidas y atendidas, facilitando principalmente restitución y reparación, en su caso, de derechos humanos vulnerados u orientando y acompañando para solución ante autoridades del Estado.

B. Traslados al Ministerio Publico: Decenas de denuncias o investigaciones de oficio por actuaciones irregulares de funcionarios públicos de todos los niveles jerárquicos, trasladadas al Ministerio Público, por indicios racionales de comisión de delitos o su posibilidad.

C.  Protección a personas vulnerables y medio ambiente: Vigilancia constante sobre respeto a derechos humanos y mejor trato a las personas y grupos en condición de vulnerabilidad, a personas desplazadas internas y migrantes; y a la protección del medio ambiente sano.

D. Formación en derechos humanos: Capacitaciones, charlas y conferencias a alrededor de ciento sesenta mil personas de sociedad civil y en desempeño de funciones públicas.

D. Prevención y mediación. Continuos servicios anuales de alerta temprana, prevención de crisis y mediación exitosa en varios conflictos sociales.

E. Otros.

2.Servicios innovadores extraordinarios, reconocidos internacionalmente, entre los de mejor calidad.

A. Un movimiento social por la dignidad humana, en marcha. Este movimiento tiene su base conceptual y operativa en el  Plan de Acción y en el diseño y promoción, desde el 2016, de la “Estrategia de Seguridad Humana para el Desarrollo Local Sostenible: Municipios de Bienestar Solidario”, con empoderamiento social actual en 36 municipios, en los 18 departamentos, y previsto ampliarse (en el 2021) a 18 municipios más, lo que permitiría cobertura de cerca de un millón doscientas cincuenta mil personas, a una población de aproximadamente un millón setecientas cincuenta mil personas.

Estrategia que es proceso dinámico impulsado por Sistemas Locales de Protección y Promoción de los derechos Humanos; Redes Multisectoriales de Grupos vulnerables; Sistemas comunitarios de Educación continua no formal e informal de Educación en Cultura Democrática y Derechos Humanos; Prácticas de Veeduría Social; Índices Municipales de Seguridad Humana (en curso); y unidades móviles de acompañamiento del CONADEH (Ombudsmóviles) que supervisan, orientan y contribuyen con “Municipios de Bienestar Solidario” en la afirmación de la garantía democrática de descentralización, participación ciudadana, seguridad humana, libertad y pluralismo ideológico y en suma, respeto a la dignidad humana.

Dos años después de su inicio (2016), el Gobierno Central (los poderes públicos y las instituciones contraloras) reconoció, a nivel estatal, la Estrategia de Seguridad Humana para el Desarrollo Local Sostenible y su empoderamiento por los MBS, tal como consta en el IV Plan de Acción de Estado Abierto Honduras 2018 -2020, en donde la caracterizan como “Compromiso de Integridad en la Gestión Pública” con la ciudadanía, vinculado con el Objetivo 16 de Desarrollo Sostenible de construir sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, con instituciones efectivas y transparentes que rindan cuentas y con acceso a la justicia para todos.  Compromiso del Estado, consistente en: “Actualizar con participación ciudadana de los municipios y socializar el documento Municipios de Bienestar Solidario, acompañado de instrumentos y metodología que coadyuven al empoderamiento y debido cumplimiento del proceso”. Al publicarse ese reconocimiento a fines del 2018, la actualización y socialización ya había sido realizada, por el CONADEH, en treinta y seis municipios. En todo caso, esa decisión evidencia el reconocimiento político del deber esencial impostergable de ir más allá de la democracia formal y progresar en democracia real, con la unión sinérgica de esfuerzos, individuales y colectivos del Estado y la sociedad nacional con la comunidad y su gobierno municipal, para hacer más factible el impulso efectivo al desarrollo local que genere, para todas y todos los habitantes, condiciones sostenibles de vida digna y bienestar progresivo nacional.

“Municipios de Bienestar Solidario” representa la acción estratégica de las comunidades y los gobiernos municipales que aplican y siguen ejemplarmente la Declaración Universal de Derechos Humanos y la central norma básica de la Constitución de la República, según la cual: “La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado. Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla. La dignidad del ser humano es inviolable”. A ese efecto, los MBS deben hacer lo necesario para prevenir la violación de los derechos humanos de sus habitantes o atender debidamente las consecuencias de sus vulneraciones; resolviendo localmente sus propios problemas esenciales y comunes, así como las quejas o denuncias individuales, en especial de los sectores más desfavorecidos, apoyándose en las capacidades, valores y participación de las personas e instituciones del municipio; promoviendo el apoyo para que las personas puedan recibir la atención a la satisfacción de sus necesidades básicas, por medio de los servicios públicos y de las instituciones gubernamentales, sociedad civil o intergubernamentales que trabajan en el municipio; y contribuyendo a decisiones y a implementación de medidas colectivas que favorezcan la seguridad humana de la comunidad municipal y, al mismo tiempo, impulsen el desarrollo sostenible local. Significa, en esencia, que la comunidad y su autoridad local gobiernan, bajo el estandarte de la protección y respeto de la dignidad humana, impulsando el avance democrático permanente hacia el logro de oportunidades y posibilidades de mejorar, cada vez más, las condiciones de vida y de trabajo de todas las personas, las familias y la comunidad. Los responsables principales de esa construcción y de su avance esperado, son el pueblo mismo y su Gobierno Municipal, con el apoyo subsidiario principal del Gobierno Central y otras instituciones del Estado y de la sociedad, y la cooperación internacional complementaria.

La seguridad humana en los municipios permitirá el desarrollo personal, familiar y de la comunidad, en paz, libertad y democracia. El objetivo es proteger contra amenazas a las condiciones de vida digna, como lo son: la pobreza, el desempleo, la inseguridad alimentaria, la falta de protección del usuario de servicios públicos y del consumidor, la degradación del medio ambiente, la violencia, la delincuencia, la corrupción, la impunidad, los desastres naturales, los desplazamientos y migración forzados, los conflictos sociales y la falta de desarrollo sostenible.

Esa seguridad humana es el camino cierto hacia el desarrollo local sostenible que coloca al ser humano como centro y sujeto primordial de un proceso de cambio progresivo de su vida, por medio del crecimiento económico inclusivo con equidad social, la transformación de los métodos de producción y de los patrones de consumo, sustentados en el equilibrio ecológico y el soporte vital del territorio, con respeto a la diversidad étnica y cultural.

En atención a su participación en mancomunidades, los “Municipios de Bienestar Solidario” deben compartir sus lecciones aprendidas y buenas prácticas con los municipios vecinos para que, en coordinación con el Gobierno Central, avancen todos con mayor celeridad, en su procesos propios de seguridad humana y desarrollo sostenible en todo el territorio nacional, con lo cual se contribuirá a transformar Honduras, erradicando progresivamente las condiciones que mantienen a personas en la pobreza, discriminación y exclusión social, y posibilitando que todas las personas  y comunidades disfruten de un nivel básico de vida digna en un clima propicio para el desarrollo local sostenible en paz, democracia, libertad y seguridad.

En suma, la “Estrategia de Seguridad Humana para el Desarrollo Local Sostenible: Municipios de Bienestar Solidario”: es una opción transformadora hondureña expresada en este nuevo y modelo propio surgido de nuestras necesidades, realidades y expectativas locales; y de la convicción cívica y universalmente compartida, con las Naciones Unidas, según la cual: “La batalla por un desarrollo centrado en el ser humano y sostenible no se ganará o perderá en los pasillos de los gobiernos sino en cada pueblo y cada hogar, en cada aldea y cada ciudad, en el quehacer cotidiano de cada miembro de la comunidad mundial y de cada institución de la sociedad civil”.

En fin, los “Municipios de Bienestar Solidario” (MBS) están unidos en la construcción de bienes públicos locales en beneficio de la comunidad en un real Estado democrático y social de derecho, en el ámbito nacional, que debe tener como fin supremo, imperativo e ineludible: la protección, el respeto y el cumplimiento efectivo de todos los derechos humanos de todas y todos los hondureños.

Por ello, he llamado a que todos los municipios se levanten para levantar así a Honduras, afirmando la unidad y cohesión de las personas y comunidades municipales en su aporte a la lucha impostergable contra la actual crisis nacional integral que sólo podremos superar pacíficamente con el esfuerzo solidario de la hondureñidad, porque es producto de nuestras propias acciones y omisiones, a lo largo de nuestra historia, como partes del Estado y de la sociedad.

Esa Estrategia de los MBS goza de reconocimiento internacional, al 2021, entre otros, del Consejo Centroamericano de Procuradores y Procuradoras de Derechos Humanos; de la Universidad de Alcalá, España; del Instituto Danés de Derechos Humanos; de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH – REDESCA) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

B. Educación en cultura democrática y derechos humanos. En atención a la necesidad de posibilitar un real Estado democrático de Derecho, en Honduras: promoví igualmente la educación formal en Cultura democrática y derechos Humanos. Mi recomendación fue aceptada por el Gobierno desde el 2015, de introducir en la educación formal, como fundamento de calidad, la “Educación en Cultura democrática y derechos Humanos”, comenzando por los niveles prebásico, básico y medio. El proceso participativo amplio de construcción y consulta fue concluido. El primer borrador fue previsto revisarse y el proyecto concluirse y presentarse, en el 2021, en su versión final de “Plan Nacional de Educación en Cultura Democrática y Derechos Humanos, en Honduras”, con la participación del CONADEH, la Secretaría de Educación, la Universidad Nacional Pedagógica Francisco Morazán y la Organización Iberoamericana para la Educación, la Ciencia y la Cultura, para lograr su aprobación como política explícita del Estado, a partir del 2022.

C. Trato humano para los migrantes. Se hizo historia como CONADEH, por la previsión nacional y el ejemplo internacional, al haber consignado expresamente, en el Plan de Acción 2014 – 2020, que, además de la protección y promoción de los derechos humanos de los habitantes, lo haríamos con nuestros migrantes. Promoví, desde el 2014, un enfoque de dignidad humana con instrumentos universales concretos para hacerlo y encontrar solución a problemas graves internacionales derivados de la migración forzada. El enfoque hondureño fue unánimemente acogido, por las instituciones nacionales de derechos humanos de Iberoamérica, actores políticos y se sociedad civil, en la Cumbre sobre Refugiados (Declaración de México 2017). El enfoque se resume en dar a la migración, en especial forzada o forzosa, una nueva mirada de dignidad humana aplicando los instrumentos universales promovidos, por el Ombudsman hondureño, de Seguridad Humana y Desarrollo Sostenible. Posición reciente y extraordinariamente reconfirmada, el 17 de diciembre 2020, en cuanto a su promoción por las defensorías de los pueblos de Iberoamérica.

Así lo habíamos hecho y continuamos haciendo con el ejemplo, sensibilizando nacionalmente sobre la problemática y dejando reconocida constancia histórica por las coordinaciones internacionales de INDH que llevamos a cabo, la cooperación humanitaria y las resoluciones internacionales que preparamos, promovimos y logramos su adopción, así como por el acompañamiento que hice, con mi equipo de trabajo, de las primeras caravanas de migrantes, en Guatemala y en México. Ello es el primer ejemplo en América y en el mundo, de un defensor del pueblo, velando activamente por la seguridad humana y dignidad de los migrantes, en su ruta de movilidad. En el 2020, ante la falta de respuestas del Gobierno a nuestra propuesta de solución de las causas de la migración forzada, lo hice del conocimiento del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, del cual Honduras será miembro a partir del próximo año.

D. Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) como institución estatal básica y permanentemente capacitada para el servicio al pueblo e internacionalmente reconocida por sus más altos estándares de calidad institucional. Previo el reordenamiento funcional correspondiente, el CONADEH fue debidamente evaluado y valorado en el ámbito internacional, por la institucionalidad especializada mundial. El  titular del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (2014 – 2020) con su equipo de trabajo y sus ejecutorias internas e internacionales, logró elevar la calidad nacional de los servicios y el prestigio internacional de la Institución del Estado de Honduras hasta obtener su reconocimiento como institución nacional de derechos humanos “Clase A”, por la calidad de sus actuaciones nacionales acordes con los parámetros internacionales de derechos humanos, por sus logros y prácticas progresistas, y por su comprobada independencia y verificado pluralismo, conforme a la evaluación especializada de la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANHRI) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones para los Derechos Humanos (OACNUDH).

Al final del proceso internacional de evaluación, los expertos evaluadores internacionales dejaron constancia escrita de la declaración siguiente: “El subcomité encomia los continuos esfuerzos desplegados por el CONADEH para promover y proteger los derechos humanos, en particular en lo que respecta a las migraciones y los refugiados, a pesar del complicado contexto en el que opera”. Además, formuló observaciones precisas de medidas necesarias para que el CONADEH continuase mejorando su efectividad e independencia; y concluyó recomendando, a la Presidencia de GANHRI, la más alta acreditación “clase A”, para el CONADEH. Lo que fue aprobado por el gabinete de la Presidencia del GANHRI. El Sr. presidente de la Alianza Global de las INDH, me remitió, copia del certificado de la acreditación “Clase A”, con nota expresándome lo siguiente: “Doy fe de su trabajo juicioso y disciplinado por cumplir con los requisitos necesarios para este logro y no tengo duda que estos esfuerzos serán constantes para que Honduras tenga una INDH fuerte, independiente, autónoma y eficaz”.

Hoy, como ciudadano activo y jurista defensor de la dignidad humana y del Estado constitucional democrático de Derecho, prosigo siempre promoviendo y fomentando ambientes, cada vez más favorables, a la protección, respeto y promoción de la dignidad humana, del bienestar y de la justicia social, a nivel local y nacional.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,628FansMe gusta
40,909SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img