spot_imgspot_img

Las pruebas en la vida

Pedro G. Nieto

En el Antiguo Testamento encontramos el Libro de Job. Satanás recibe el permiso de Dios para tentar a su siervo respetándole siempre la vida. “Quítale todo lo que tiene y te maldecirá”, fue el envite del diablo. Pero después de perderlo todo Job se mantuvo fiel al Señor: “Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El Señor dio y el Señor quitó, bendito sea el nombre del Señor”. Job fue bendecido con un corazón limpio, siempre supo cuáles son las prioridades de una vida recibida como regalo. El apóstol Pablo nos dice: Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que sean tentados más allá de lo que puedan aguantar”, (1Cor 10,13).

Escribía anteriormente sobre las “señales” que nos salen al encuentro sin que las percibamos como tales. La pandemia es una señal para que la humanidad reflexione sobre los fines que persigue y los medios depredadores que utiliza destruyendo la Naturaleza. “Donde pongas tu tesoro estará tu corazón”, (Mateo 6,19). La Covid-19 ha golpeado las economías de los países, las relaciones humanas, dejando al descubierto la obsolescencia de los modelos de desarrollo. Nos faltan líderes capaces de generar conciencias de comportamiento colectivo construido en valores. Confiamos que esta sacudida traiga tiempos de reflexión y espiritualidad, de lo contrario el próximo jinete del Apocalipsis llamará a la puerta. Si el virus puso al descubierto las debilidades de nuestras infraestructuras y medios, la tormenta “Eta”, cual «cisne negro», no fue una adversidad casual porque tenemos encima otra depresión tropical. No hay casualidades solo consecuencias, en este caso por el cambio climático. El pueblo hondureño está siendo probado en el crisol. ¿Darán la talla nuestros políticos y empresarios VIP, o utilizarán estas crisis como oportunidades para debilitar a los adversarios, agarrar cuotas de poder, o enriquecerse a costa del pueblo?

Genera esperanza la respuesta de la sociedad frente a las necesidades de los compatriotas afectados por “Eta”. No vimos a los próceres, líderes de los partidos, dar un paso al frente y anunciar que convertirían sus instalaciones partidarias en centros de acopio y en albergues temporales para los desplazados, solicitando el apoyo de sus seguidores para las donaciones. Esperábamos que el salvador de Honduras, presidente electo por dos periodos consecutivos, según repite desde Matrix, y postulándose para su tercer mandato, convocase a su millón de electores para liderar el apoyo a los damnificados, mostrando las capacidades de su nuevo partido y equipo virtual. Desde que aceptó la candidatura socialista chavista de Libre vengo denunciando que es un bluf. Próceres y políticos estafadores de esperanzas que nuevamente pedirán el voto jurando lo mucho que aman al pueblo y lo que harán por su bienestar cuando agarren el poder.

Finalmente los medios y las Fuerzas Armadas tomaron la iniciativa llamando a rebato, como ejemplo TVC-EU y HCH. Lo del canal HCH amerita especial atención. Su poder de convocatoria ha sido espectacular. Caravanas de vehículos llevando a sus instalaciones todo tipo de donaciones, incluso dinero depositado en una cuenta bancaria habilitada al efecto. Decenas de voluntarios seleccionando y distribuyendo la ayuda para llenar contenedores, uno tras otro… Esto no hubiera sido posible sin la credibilidad y confianza en el medio y en sus profesionales. ¡Felicidades!

Dos millones de compatriotas están afectados de una forma u otra por la tormenta tropical “Eta”. Hasta que no se produce una emergencia no se conoce si la logística disponible está en capacidad de afrontar en tiempo y forma las necesidades sobrevenidas, máxime cuando las infraestructuras viales son las primeras en colapsarse. El trabajo realizado por Bomberos, Policía Nacional, Ejército, Alcaldías y voluntarios, está siendo encomiable. Imágenes de numerosos rescates heroicos son prueba de que no hay arma más poderosa que la voluntad de un pueblo unido ante la adversidad. Como decía Simón Bolívar: “Echemos el miedo a la espalda y salvemos la Patria”.

Cuando peor están las cosas es cuando sale a relucir lo mejor de cada persona. “Nos acosan por todas partes, pero no estamos abatidos; nos encontramos en apuros, pero no desesperados. Este tesoro lo llevamos en vasijas de barro para que todos vean que una fuerza tan extraordinaria procede de Dios y no de nosotros”, (2Cor 4,7).“Buscando el bien de nuestros semejantes encontraremos el nuestro”. -Platón-

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,137SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img