spot_img

La paz en la mira

Roberto Flores Bermúdez. Ex canciller

Los últimos cuatro meses de cada año están impregnados de una profunda referencia histórica. Septiembre conmemora el ingreso de Honduras en la vida republicana. Octubre empuña el sable y la pluma, símbolos del grandioso liderazgo de Francisco Morazán por una región unida. Al recordar el nacimiento de José Cecilio del Valle en noviembre, nos volvemos a asombrar de su capacidad de asimilar y aplicar en Centroamérica los principios civilizadores de la independencia de los Estados Unidos y de la Revolución Francesa. En el último mes, el más espiritual del año, la mayoría de las religiones del mundo celebran la pátina de humanidad de sus postulados.

La comunidad internacional también ha tenido sus momentos. Después de la segunda guerra mundial el sistema de Naciones Unidas avanzó en los derechos fundamentales de los pueblos y las naciones. Eventualmente los retos globales se identificaron en los objetivos de desarrollo sostenible. Sin embargo, también es evidente cómo muchos gobiernos parecen haber olvidado que, por la paz, se adoptaron los principios de no agresión, de la libre determinación de los pueblos, la tipificación de los crímenes de guerra y el propio derecho humanitario, entre otros. Ese olvido es inexcusable particularmente de parte de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, supuestos garantes de la paz global.

La sucesión de los fenómenos históricos que celebramos en estos últimos cuatro meses demuestra, en lo internacional, las contradicciones que se dan entre el idealismo de los principios universales y el realismo político de su violación. En lo doméstico aflora la contraposición entre el discurso político frente a nuestra pobreza estructural, a la cual se suma hoy en día la ausencia de una mentalidad y cultura por la paz. Sin embargo, el avance humanístico, filosófico, intelectual y espiritual que inspiró nuestra primavera republicana y los valores que reconfiguraron los principios universales a partir de la segunda mitad del siglo pasado, no han sido en vano. Los axiomas están ahí y la lucha continúa para aproximar la utopía de lo ideal con los verdaderos intereses y necesidades de los pueblos.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,662FansMe gusta
51,383SeguidoresSeguir
5,673SuscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img