Tegucigalpa – Luego de que trascendiera el hallazgo de un cuerpo desmembrado de quien podría ser del periodista Aníbal Barrow, miembros de la Iglesia Católica lamentaron lo ocurrido y reiteraron la carencia de seguridad en Honduras, al tiempo que condenaron la falta de respeto a la vida.
 

Uno de los líderes religiosos que se pronunció fue el obispo auxiliar de la Diócesis de San Pedro Sula, Rómulo Emiliani, quien lamentó que las autoridades hondureñas «ya no tienen el control en un tema tan delicado como lo es la seguridad».

Señaló que aunque aseguren que las causas son la falta de personal, equipo, entrenamiento o recurso, «en este momento parece que no existe un control en el tema de seguridad».

En ese sentido, indicó que «el caso del periodista Aníbal Barrow lo demuestra, así como otros casos que suceden a diario».

Por su parte, el padre Carlos Rubio, calificó como «una tragedia» lo ocurrido a quien se presume que es el cuerpo del periodista norteño.

Manifestó que «para los periodistas es una tragedia porque cada periodista que perdemos, es una voz más que se calla».

Remarcó que el respeto a la vida de las personas se ha perdido en Honduras.

«Oramos a Dios y le pedimos que tocara el corazón de estas personas, pero lamentablemente se ha perdido el respeto a la vida ante las personas y no solamente por lo ocurrido al periodista, sino a todas las personas», puntualizó.