spot_img

Honduras y sus entornos en la mirada de Roldán Duarte

Ricardo Puerta

Tegucigalpa. – Hace año y medio entrevisté por primera vez para mi Columna Criterios al economista hondureño Roldan Duarte Maradiaga, un exfuncionario del Banco Central de Honduras, que, al jubilarse, se convirtió en catedrático de la UNICAH, donde hasta el presente, sigue impartiendo clases a nivel de maestría en materias de economía, finanzas y planificación estratégica. Duarte es un investigador acucioso que acostumbra a sorprendernos con sus interesantes reflexiones y desafiantes opiniones, respaldadas con por frecuentes lecturas y experiencias de trabajo, tanto profesionales, como técnicas del 2012-2014 fue presidente del Colegio de Economistas de Honduras. Me complace ofrecer a ustedes una nueva entrega de una entrevista hecha a Roldán, sobre sus visiones y perspectivas del país y sus entornos:

  1. ¿Qué piensas del Socialismo Democrático?

R/ Como vocablo o forma lingüística el término ‘Socialismo Democrático’ es perfectamente válido y aceptable, siendo tan bueno como otros presentes en la historia de las ideas, tales como: Socialismo Utópico, Socialismo Científico o Socialismo Participativo, incluidos como parte de escritos correspondientes a pensadores de la talla de Carlos Marx, Federico Engel y Thomas Piketty.

Según la filosofía marxista (Materialismo Dialéctico), importa tanto la forma como el contenido en todas las cosas. En este sentido, en el libro de Thomas Piketty ¡Viva el Socialismo! (2020), para darle sustancia a su versión de socialismo lo cataloga como feminista, mestizo y universalista, agregando además que: “El socialismo participativo que defiendo descansa en varios pilares: la igualdad educativa y el Estado social; la distribución permanente del poder y la propiedad, y el federalismo social y la globalización sostenible y equitativa” (Pág. 31).

Lo anterior me permite opinar, que el socialismo en Honduras es algo un tanto vacío y en construcción, especialmente porque quienes lo enarbolan no han definido el término, dando la impresión de que el mismo es  tan solo una ‘máscara’, es decir, algo encaminado a captar incautos; de esta manera, esa postura ideológica hondureña en esencia es un socialismo de ‘nuevo cuño’, que a semejanza de los troqueles con los cuales se fabrican las monedas, solo desempeña la función de grabar sentimientos favorables en los pobres, al tiempo que permite atraer las emociones colectivas de la gente vulnerable y excluida, que busca identificarse con un movimiento político sui géneris.

  • Siguiendo tu planteamiento ¿Cuál sería el contenido básico del Socialismo Democrático Hondureño?

R/ Hasta ahora más nubes que claridad. El concepto no se ha definido claramente por quienes lo pregonan. Sin embargo, después de dos años de gobierno de la administración actual se pueden identificar siete rasgos del mismo: a) Concentración del poder; b) Declaración pública de respetar la ley y la Constitución de la República pero negándolas en la práctica; c) Defensa ciega de las empresas públicas; d) Ineficiencia administrativa; e) excesivo gasto gubernamental que linda con el derroche; f) El otorgamiento de subsidios, de ayuda monetaria y en especie favoreciendo una amplia gama de clientes; y, g) Ataque y hasta descalificación del papel que de hecho juega la empresa privada en el país desconociendo su necesidad, acompañado de condena del capitalismo a nivel mundial.

Desde la perspectiva expresada por Moisés Naím en su libro “La Revancha de los poderosos” (2022), se trataría de un socialismo que en sus figuras representativas se inclinan por el autoritarismo y les agrada recurrir al ‘populismo’, a la ‘polarización’ y a la ‘posverdad’ (Pág.17), sin que ello implique que tengan la popularidad, carisma y simpatía de Nayib Bukele (El Salvador), ni de Javier Milei (Argentina).

  • Olvidando teorías e ideologías, ¿qué opinas de la gestión económica del actual gobierno de Honduras?

R/ A pesar del sombrío panorama bélico y el peligroso deterioro del comercio y la económico mundial, no se puede desconocer que en sus dos primeros años de gobierno, la administración pública actual ha logrado buenos resultados en lo macroeconómico, ya que el crecimiento real del PIB ha rondado entre el 3.0% y el 4.0%, y la inflación general ha disminuido desde un 9.8% en diciembre de 2022 hasta situarse en tan solo un 5.19% en diciembre del 2023.

Se mantiene un déficit en la Balanza de Bienes que en septiembre de 2023 era de US$ 4,209.8 millones (12.33% del PIB), en tanto la inversión externa directa (IED) se ha estancado en unos 800 millones de dólares estadounidenses, y, además, la recuperación de las perdidas técnicas y no técnicas de la ENEE se han incrementado (De 34.0% al 38.0%).

Ha sido sumamente positivo lo logrado con el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero es lamentable el retraso en ejecutar el proyecto de unir el puerto de Amapala con tierra firme, para facilitar el transporte entre los dos océanos.

Desgraciadamente, la percepción de la situación economía del país es juzgada como bastante desfavorable por la gente común y por muchos dirigentes empresariales, dado que alegan que se está viviendo en un ambiente lleno de desconfianza e incertidumbre, y que además se padece un clima marcado por la continua pérdida del poder adquisitivo y por una alarmante falta de empleo, lo que llevó al COHEP a enarbolar una bandera negra en sus instalaciones, para llamar la atención acerca del fenómeno del desempleo, lo cual tuvo la virtud de unir a varios funcionarios públicos del gobierno rechazando categóricamente tales conductas y opiniones.

  • ¿Qué recomendarías para mejorar la situación?

R/ En el corto plazo deben lograrse acuerdos políticos que permitan la gobernabilidad y la reactivación de la institucionalidad del país. Como parte de estos acuerdos, se debe empezar a consensuar un Plan Nacional de Gobierno de largo plazo, sometido a la validación de todos los sectores sociales, gremiales, laborales, empresariales y académicos del país. Como no hay un horizonte común para consensuar un buen plan de largo plazo, visualizó que cada sector continuará luchando y descalificando a los demás.

Resumiendo, las soluciones comienzan en el plano político y deben concretarse en un gran diálogo nacional, amplio, incluyente y tolerante, que dé respuestas concretas a las necesidades del país de corto, mediano y largo plazo, las cuales desde hace tiempo la población ha demandado que sean atendidas.

  • ¿Crees que las relaciones diplomáticas y comerciales con China Popular le darán un gran impulso a la economía nacional?

R/ Eso está por verse, ya que todavía no se tiene un Tratado Comercial suscrito con dicho país. Mientras tanto, las experiencias de varios países latinoamericanos demuestran que no han obtenido grandes ventajas de sus relaciones comerciales con el gigante asiático, y que más bien han tenido que ceder importantes recursos e instalaciones estratégicas que ya no controlan.

El problema de fondo reside en que Honduras no posee suficiente producción exportable, y, además, en que nuestra productividad agrícola, mineral, forestal e industrial es muy baja, ya que no se ha incorporado suficiente tecnología a las mismas. Resumiendo, no tenemos suficiente producción con valor agregado y elaborada con alta calidad para beneficiarnos adecuadamente con el comercio que se logre entablar con China continental. Lo anterior, sin olvidar que los costos de transporte desde Honduras hacia China son varias veces más altos al existente para llevar mercancías a Centroamérica, el Caribe, México, Estados Unidos y Sudamérica.

  • Como analista, ¿qué percibes en el panorama electoral en 2024 y 2025?

R/ Reconozco que ese no es mi campo, pero tal como están las normas electorales en la actualidad, creo que los movimientos internos minoritarios de los partidos políticos no tienen ninguna posibilidad de levantar la cabeza y triunfar, excepto la mayoría de Libre, debido a que la Ley Electoral vigente se los impide.

Adicionalmente, si no aparecen alianzas opositoras integradas por varias fuerzas políticas, será prácticamente imposible ganarle al Partido Libre, que ya empezó a establecer convenios electorales con los alcaldes liberales de varias Municipalidades.

  • ¿Te sientes optimista con el futuro del país?

R/ Como persona optimista y cristiano convencido, me aferro a la ‘Esperanza’, que fue la última en escaparse de la caja de Pandora según la mitología griega; por ello tengo fe que en cualquier momento de este panorama incierto veremos la luz al final del túnel.

Al igual que otros compatriotas me encantaría que apareciera en Honduras un líder outsider como Nayib Bukele o como Javier Milei, el cual fuera capaz de ganar las elecciones generales de 2025, y, además, que lograra estremecer las viejas estructuras sociales y económicas del país introduciendo miedo bajo la piel a ciertos miembros corruptos de las élites gobernantes, dado que ellos son los principales responsables de mantener al país hundido en la pobreza y el subdesarrollo.

  • ¿Consideras eso posible?

Después de haber escrito en algunas ocasiones acerca de los ‘Cisnes Negros’, creo que lo imposible se puede hacer realidad, ya que según la misma Biblia: “Todo es posible para el que cree” (Marcos 9: 23b).

  • Algo más que desees agregar

Solamente deseo finalizar planteando que el futuro de Honduras está en los jóvenes, ya que ellos, generacionalmente, son a la vez más éticos, y más abiertos al cambio y a las nuevas tecnologías.

Invito a todos ellos para que no le teman a los retos de la inteligencia artificial (IA), porque si aprenden a utilizarla, obtendrán beneficios que le abrirán las puertas de muchas oportunidades en diversos campos personales, sociales y laborales. Sin duda, estamos en la era digital y la IA es algo que en el Siglo XXI continuará afectando el futuro de todo el mundo.

  1. ¿Confías en lo que estás diciendo acerca de la Inteligencia Artificial?

Claro que sí. Yo que siempre he sido un lego, un aprendiz de tecnología digital, soy parte de la generación de los ‘baby boomer’, que por edad ronda ya las siete décadas.

Me complace informarte que en el mes de febrero próximo entregaré al público hondureño un libro denominado “Economía monetaria y ChatGPT”, en el cual aparecen veinte escritos propios de ChatGPT y cinco ensayos que me atreví a desarrollar con el auxilio de un chatbot que por definición es un programa basado en IA que utiliza el procesamiento del lenguaje natural y la inteligencia artificial para generar respuestas a preguntas de seguimiento. Aunque últimamente me inclino más por emplear la denominada ‘Aria’ que forma parte del programa ‘Opera’. Prefiero a Aria porque ofrece mejor redacción y sus respuestas son más rápidas y ordenadas

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,662FansMe gusta
51,662SeguidoresSeguir
5,673SuscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img