Gobierno mexicano defiende futuro aeropuerto ante criticas opositoras

México.- La Presidencia de México emitió este lunes un comunicado en el que asegura que el futuro aeropuerto capitalino permitirá un ordenamiento urbano y una revalorización de la zona donde será ubicado, que incluirá actividades de desarrollo ambiental.

En un comunicado difundido pocos días después de que aparecieran las primeras críticas opositoras a la propuesta, la Presidencia asegura que el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México «será por su magnitud, diseño y beneficio social una obra trascendental; emblema del México moderno».

Después ofrece «ocho datos» sobre los terrenos en los que la obra se desarrollará.

De entrada, reitera que «las 4 mil 536 hectáreas en las que se construirá» son «propiedad absoluta del Gobierno de la República, por lo que no es necesario adquirir más tierras».

«No hay ningún proyecto de expropiación de terrenos ejidales cercanos a la zona», puntualiza.

También asegura que la iniciativa «es una oportunidad para el rediseño urbano y el ordenamiento territorial de una de las zonas metropolitanas más grandes del mundo, que es la Zona Metropolitana del Valle de México».

«Servirá para dotar a la ciudad de un parque metropolitano de 700 hectáreas y dará lugar a actividades de desarrollo ambiental, agroindustriales, planteles educativos y de investigación, así como de un proyecto para mejorarla movilidad», agrega.

Según Presidencia, alrededor del nuevo aeropuerto se han ubicado 14 sectores potenciales en donde los tres órdenes de gobierno habrán de trabajar juntos para mejorar sustancialmente las condiciones de esa zona».

Por ejemplo en Ciudad Nezahualcóyotl, donde «ya se han analizado proyectos para mejorar la imagen urbana, los espacios públicos y la conectividad de la zona».

Por último apunta que en las áreas de la Ciudad de México y del Estado de México que abarcará el complejo «habrá nuevos parques y vialidades» y el proyecto «aumentará el valor de las propiedades en la zona y permitirá el ordenamiento urbano».

El presidente Enrique Peña Nieto anunció el 2 de septiembre el proyecto de construcción del futuro aeropuerto en una zona aledaña al actual y con diseño del arquitecto británico Norman Foster, constructor de los aeropuertos de Pekín y Hong Kong, y el mexicano Fernando Romero, yerno del magnate Carlos Slim.

La obra requerirá una inversión pública superior a los 9.000 millones de dólares,

Tendrá seis pistas y permitirá el tránsito de 120 millones de pasajeros anuales, cuatro veces más que la capacidad del actual, inaugurado en 1929 y que está al límite de su capacidad a pesar de que en las últimas décadas fue remodelado y ampliado.

El Senado mexicano pidió el pasado día 4 al Gobierno federal más detalles sobre el proyecto, a partir de una solicitud canalizada por los senadores opositores Luis Sánchez Jiménez, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), y Mariana Gómez del Campo, del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Dos días después el senador Alejando Encinas, del PRD, denunció que el aeropuerto será construido en una zona lacustre y amenaza con la extinción de 120 especies de la zona.

Lo + Nuevo

22,584FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte