Extradición, un logro de cien días

Por. Thelma Mejía

Un logro que Honduras, sin mezquindad alguna debe reconocer al gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, es la extradición del primer hondureño designado por Estados Unidos como un narcotraficante, en la figura del ciudadano Carlos Arnoldo Lobo, quien será juzgado en ese país por supuestos delitos de crimen organizado.

La extradición de Lobo y de otros que están en una lista pendiente, comenzó a cocinarse hace más de tres años, cuando el entonces presidente, Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernández—en calidad de presidente del Legislativo– fueron llevados en un viaje relámpago a Estados Unidos a reunirse con personeros del Departamento de Estado, quienes al parecer, pusieron las cartas sobre la mesa en materia de lucha antidrogas en Honduras.

De ese viaje, Honduras en menos de 24 horas, aprobó la reforma constitucional que permitía la extradición de hondureños por los delitos de crimen organizado, terrorismo y narcotráfico. Luego vino la petición de Carlos Arnoldo «El Negro» Lobo por parte de Washington.

Pasaron dos años para que las autoridades hondureñas dieran con Lobo, considerado un transportista de la droga de Sur a Norteamérica que como un experto marino, conocía como la palma de su mano el movimiento de la droga por el mar Caribe, según informes de las autoridades hondureñas y estadounidenses.

En ese ir y venir en búsqueda de «El Negro» Lobo, que se asegura permaneció la mayor parte del tiempo en Honduras, con escasas salidas a Panamá, en el poder judicial comenzaban a aflorar las excusas de algunos magistrados para conocer el caso.

Salió también la necesidad de «reglamentar» la extradición y ante la presión de Washington, más que la nacional, hubo que emitir un auto acordado como fórmula legal para tratar el sensible tema de la extradición y los extraditables.

Los cuerpos antidrogas dicen que en una ocasión tenían ubicado a «El Negro» Lobo y solicitaron refuerzos para su captura, pero pasaron 40 minutos para que llegara la autoridad y éste se dio a la fuga; de ahí que la estrategia cambiara en esta ocasión, ante sospechas de fuga de información.

Cuando asumió el poder, el presidente Hernández fue claro en señalar que aplicaría una política de «cero tolerancia» al crimen organizado.

«Tengo muy claro que cualquier política que establezca Honduras para combatir la inseguridad, debe tener como eje fundamental el combate a la droga, el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de activos. En consecuencia, cero tolerancia, así como lo escuchan y punto», dijo el presidente Hernández en un fragmento de su discurso.

Propuso otras cosas en seguridad que no las ha podido cumplir en 100 días ni en seis meses, porque la realidad lo rebasa. Si usted revisa su discurso, sus promesas y la realidad, se dará cuenta que el gobernante es víctima de su propia «camisa de fuerza» porque en la dinámica de los acontecimientos en seguridad no siempre caben las fórmulas matemáticas. No siempre dos más dos es cuatro en seguridad. La violencia es errática y adquiere en Honduras, Guatemala y El Salvador, niveles epidémicos, según recientes informes de la ONU y organismos humanitarios internacionales.

Pero en el tema de la extradición, el presidente Hernández ha sido más valiente que su antecesor. Los responsables de la captura y custodia de «El Negro» Lobo aseguran que el mandatario tuvo una postura firme de no claudicar ni aceptar presiones de ningún tipo. Aseguran que les dejó trabajar sin entorpecer ni las investigaciones ni el proceso.

El mandatario no tenía tampoco otra salida, no había espacio para dar marcha atrás, por las promesas del discurso y porque la embajada de Estados Unidos tampoco le dejaba opciones. Una de las últimas declaraciones de la embajadora Lisa Kubiske, en el sentido, que si la corte de justicia no aprobaba la extradición de Lobo, había otras formas de llevárselo, fue el detonante para acelerar la salida del hondureño.

Los atenuantes de la defensa de «El Negro» Lobo en Estados Unidos son parte de otro capítulo que aun no concluye. Aquí su defensa agotó todos los recursos legales habidos y por haber, las ojeras de su abogado eran evidentes e hizo lo que tenía que hacer.

Cuando se produjo la salida de «El Negro» Lobo, el presidente hondureño avistó un parte de aguas en la historia de Honduras en materia de extradición. Sabe que el país entró a una ruta de la cual le será difícil retroceder.

Y Estados Unidos parece estar dispuesto a presionar no solo a Honduras, también a El Salvador, al designar al primer empresario de ese país como narcotraficante en su lista negra del Departamento del Tesoro. El Salvador que había negado en el gobierno del ex presidente Funes la presencia del narco, se traga ahora su orgullo y entra a una dinámica insoslayable en el triangulo norte de Centroamérica: el desfile de los extraditables de los países más violentos del istmo centroamericano.

Guatemala hace tiempo entró en la ruta irreversible de la extradición, Honduras ha comenzado el camino y El Salvador deberá sumarse, más temprano que tarde también. En el caso del presidente hondureño, confiemos que siga firme en la lista de los extraditables que se deberán ir. Ese mérito hay que reconocérselo y esperar que tenga lista la estrategia para la reacción.

Noticias recientes

DLCN decomisa dos sacos de marihuana en Olanchito

Según la nota de prensa del Ministerio Público, el estupefaciente estaba en el interior de dos sacos y además se detuvuieron a dos personas.

EEUU se acerca a los 7 millones de contagiados por el coronavirus

Estados Unidos alcanzó este miércoles los 201,882 fallecidos por la COVID-19 y totalizó 6,940,721 casos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Portada 24.09.2020.

Sin superar aplicación de pruebas PCR, Honduras se sitúa en 72,675 casos y 2,222 muertos por COVID-19

La caída en el procesamiento de las pruebas PCR es un hecho que se reedita con el paso de los días en Honduras, donde este miércoles se llegó a 72 mil 675 contagios y 2,222 fallecimientos por el virus en 198 días de pandemia.