spot_imgspot_img

El vuelo de la cometa

Pedro Gómez Nieto

Decía el astrofísico Carl Sagan que “saber mucho no es lo mismo que ser inteligente. La inteligencia no es solo información, sino también juicio para manejarla.” Estamos rodeados de políticos que presumen de saber mucho, pero cuyas acciones muestran falta de inteligencia y de juicio, que se evidencia por un comportamiento errático e irresponsable. El juicio es la facultad del entendimiento que permite discernir entre el bien del mal, lo verdadero y lo falso; que facilita relacionar conceptos para llegar a conclusiones lógicas. Políticos mutantes que aprendieron a cambiar el color de la piel como los camaleones, para migrar a otros partidos por un plato de lentejas, prostituyendo ideología y principios. Conversos que justifican su infamia en supuestos beneficios para la sociedad, es decir, para ellos.

Pongamos un ejemplo. Una docena de disidentes del Partido Liberal, políticos fracasados sin liderazgo, escenificaron su apoyo individual a la izquierda socialista chavista que representa Libre. Se definen como “buenos patriotas en lucha contra la dictadura”, cual papel higiénico donde limpiarse la ignominia de su traición al liberalismo, al candidato presidencial y correligionarios. Dicen hacerlo por el interés nacional, es decir, su interés personal. El broche es que aseguran seguir siendo liberales. ¡Uf!, me recuerdan a la fulana que aseguraba seguir siendo virgen a pesar del sacrificado trabajo. No asimilan que cuando el honor se pierde no se recobra jamás. Este tipo de traición política es un cáncer para cualquier partido, porque lo debilita y termina fracturando, necesita cirugía.

Las autoridades de Libre utilizan un mantra infumable: “Sacaremos la dictadura nacionalista del poder”. Disparate hipócrita, porque mil veces han manifestado su amor y admiración por la dictadura que impera en Cuba y Venezuela, pretendiendo desde el 2009 implementarla en Honduras. En Venezuela, por ejemplo, hay gente en la cárcel solamente por haber criticado al gobierno en un tuit. Atentos a otro manta trilero: “Con Libre se terminará la corrupción que impera en el gobierno”. Sacar a los nacionalistas del poder para colocarse ellos no significa erradicar la corrupción, solo cambiar de actores. Porque la corrupción no está en los partidos políticos sino en las personas, en delincuentes que utilizan sus cargos para robar. Recordemos que la dirigencia de Libre y sus pesebristas ya estuvieron en el gobierno, y que en los archivos e investigaciones oficiales, hemerotecas y videotecas, se encuentran los datos de la brutal corrupción que practicaron. ¿Entonces?

¿Por qué vuela la cometa? Pregunta que formulo en cursos sobre “Manipulación de fuentes”, obligando a rascar debajo de lo que parece evidente. Respuestas lógicas serian: que vuela por su aerodinámica; por su peso liviano; por el viento que le permite elevarse…, todas necesarias pero no determinantes para que vuele. Busquemos siempre la piedra angular. La cometa vuela porque quien la maneja ejerce tensión permanente sobre el cordel, manteniendo su control. Si quita la presión, dejándola volar libremente, indefectiblemente la cometa terminará en el suelo.

Por analogía, algo similar ocurre en la política. La ideología del partido es el material del que está hecha la cometa. Sus principios y valores constituyen la aerodinámica; el soporte doctrinario determina sus capacidades de vuelo para afrontar y resolver los problemas que soporta la sociedad. Manejar el cordel y volar la cometa, elevando al partido a las mayores cotas posibles, requiere de políticos con ética y moralidad, principios y valores, conocimientos, capacidades y habilidades, pero sobre todo con temor de Dios y vocación de servicio. Los Castro, Chavez, Maduro, Ortega… llegaron al poder democráticamente, engañando al electorado, prometiendo un futuro mejor para el pueblo. Después se quitaron la máscara mostrando el rostro de los dictadores. Los pueblos de Cuba, Venezuela, Nicaragua… pasaron de ser libres a vivir sometidos, con miedo, esclavizados. Solo repasemos la historia, al demócrata corrupto se le termina sacando del poder, al dictador socialista corrupto nunca. ¿Eso queremos para Honduras? 

Bertrand Russell, filosofo, nos ilumina el juicio para reflexionar nuestro voto: “El león y la pantera son animales inofensivos; en cambio las gallinas y los patos son animales altamente peligrosos, decía una lombriz a sus hijos”. La izquierda socialista chavista intenta engañar al electorado. Las lombrices siempre votaran por el león y la pantera, Xiomara y Nasralla, porque creen que ambos depredadores las protegen, pero no somos las lombrices de la metáfora sino las gallinas y los patos, el alimento del león y la pantera.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,628FansMe gusta
40,909SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img