spot_imgspot_img

El Valle de Sula da pasos a reapertura gradual y ordenada

San Pedro Sula – El Valle de Sula, nervio y motor de la economía hondureña, comienza a preparase para reabrir sus labores en medio del mayor pico del virus y siendo el epicentro de la pandemia con casi un centenar de fallecidos y 1 mil 474 positivos de COVID, bajo la esperanza de que cada una de las personas, las empresas e instituciones asuman la responsabilidad en cuando a los protocolos de bioseguridad.

Expertos sanitarios, que trabajan en la zona más severa de la pandemia en San Pedro Sula y la región, así como con los empresarios y autoridades, coinciden en que la economía debe reabrir con cautela, bajo medidas de bioseguridad y combinando modelos de trabajo, tras la tendencia de tele laborar, desatada tras el confinamiento.

San Pedro Sula, la ciudad industrial del país, registra 96 muertos y 1 mil 174 casos de COVID, lo que la convierte en la zona cero del virus. En el Valle de Sula se levantan las más importantes empresas del país, que generan el 62% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 68% de las exportaciones.

Con más de 20 ramas industriales, la región genera un alto porcentaje de los ingresos. Entre estas se encuentran: industria farmacéutica, call center, hule, refrescos y cervezas, textiles, algodón, imprentas, plásticos, tabaco, cosméticos, sueros, procesadoras de carne, concreto, jabón, pinturas, entre otras.

Desde un inicio la pandemia se acentuó en esa ciudad del norte de Honduras, lo que llevó a las autoridades gubernamentales a tomar medidas drásticas como el cierre total de la ciudad por dos semanas, pero el cumplimiento parcial de la norma logró que se desbordaran los casos de COVID.

La ciudad ha tenido que paralizar todas las operaciones económicas y sociales, pero los contagios igualmente se han disparado, representando el epicentro de la pandemia en el país. Mientras tanto, otra crisis apremia a los habitantes en la región, en la caótica situación económica, agravada por el cierre de empresas, la suspensión y pérdida  de miles de empleos.

Dos meses después de reportado el primer caso en la gran ciudad de Honduras, es inevitable pensar que la economía tiene que abrir de una forma inteligente y gradual. De ahí surgen diversas opiniones que ayudan a enriquecer los escenarios sobre lo que debe ocurrir en los próximos días.

Apertura gradual y ordenada

Dr Oscar DíazEl intensivista Óscar DíazEl intensivista Óscar Díaz, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Seguro Social en San Pedro Sula, dijo a Proceso Digital que no existe una regla general para la reapertura del comercio porque en una sociedad puede funcionar y en otras no.

“Hemos llegado a la inevitable conclusión que está tan mal la situación económica del país, que no hay forma de continuar por más tiempo con el confinamiento como ha estado hasta ahora. Es mucha la pérdida de empleos y la gente tiene grandes dificultades para suplir sus necesidades básicas”, arguyó.

Al ser consultado cuándo es el momento ideal para iniciar la reapertura de la economía, contestó: “Lógicamente en este momento no existen las condiciones, pero sabemos que hay otras circunstancias que deben ser tomadas en cuenta para ir abriendo gradualmente”.

“Lo que estamos de acuerdo es que se vaya haciendo una apertura gradual y ordenada de la economía donde se pueda, es decir en los sitios donde las empresas tienen protocolos de seguridad. Para el caso en el campo de la maquila, en el que hay miles de familias que dependen de esos ingresos, sabemos que si estas fábricas no se reactivan se perderán los trabajos”, estimó el doctor Díaz, uno de los que está al frente de la pandemia y no deja espacio más que para hacer su trabajo.

El médico Óscar Díaz citó que el mayor problema lo representa la economía informal porque es un sector que no tiene posibilidades de implementar medidas de bioseguridad. “Aquí hay que dirigir un poco el esfuerzo y estamos planteando que se inicien tratamientos más tempranos hacia ellos”.

Reveló que en estos momentos en la UCI del IHSS de San Pedro Sula hay cuatro espacios disponibles, en tanto en el Hospital Leonardo Martínez también hay cupos disponibles. “Las salas de COVID están bastantes llenas sobre todo en población mayor que son contagiados por sus familiares, sin embargo, hasta ahora podemos decir que Gracias a Dios no ha colapsado el sistema sanitario en el norte, siempre han existido posibilidades de ofrecer respuestas”.

Cada uno cargue con sus decisiones

Dr. Carlos UmañaDe su lado, el representante de los médicos del IHSS en SPS, Carlos Umaña apuntó que los galenos hubieran deseado una cuarentena más enérgica en el Valle de Sula para evitar la cantidad de contagios y muertes que se han registrado en dos meses de pandemia. Pero en la región muchos pobladores han pasado por las restricciones.

Umaña dijo que en el Hospital del Seguro Social en San Pedro Sula ya se están tomando las previsiones que incluyen un agresivo programa para hacer un cerco epidemiológico de los derechohabientes.

Apertura con bioseguridad: coordinadora de CGT

Evangelina Argueta CGTEvangelina Argueta CGTEvangelina Argueta, coordinadora de la Central General de Trabajadores (CGT) en el proyecto de la maquila, dijo que tarde o temprano se tendrá que abrir la economía en la zona norte del país.

Para ella el retorno de los trabajadores a sus puestos en las empresas debe ser condicionado por las garantías de bioseguridad, especialmente en áreas donde sea masiva la presencia de personas.

“Creemos que mientras no existan garantías de las medidas de bioseguridad que tienen que ofrecer las empresas, no pueden los trabajadores regresar a los espacios donde es masiva la presencia de personas”, reflexionó al tiempo que coincidió con que debe ser una apertura inteligente, paulatina y consensuada con los empleados.

A su juicio “debe haber un programa de llamado a los trabajadores por áreas, mediante un proceso paulatino”, expuso.

Mencionó que en la maquila hay protocolos de bioseguridad ya instalados en empresas que han estado elaborando productos sanitarios para abastecer la emergencia.

“No nos oponemos a que se reactive la economía, pero que las personas no estén aglomeradas”, puntualizó Argueta.

Economía ya no puede estar inactiva

Claudio SalgadoProceso Digital consultó sobre el tema al economista, Claudio Salgado, quien reflexionó que la economía ya no puede estar inactiva, por lo que, la misma debe activarse a la prontitud.

“La economía no puede estar inactiva por más tiempo, así como los médicos presagian un gran número de muertes también los economistas presagiamos un gran número de desempleados si no se abre la economía”, expresó.

En cuanto a una economía industrial como lo es la de San Pedro Sula recomendó que las empresas que abran sus puertas adopten el modelo de trabajo de 24 horas en diferentes turnos, para evitar aglomeraciones de los clientes y que estos puedan contar con los servicios y productos de forma ilimitada.

“También se pueden reactivar los mercados municipales como ya se está haciendo con la Feria del Artesano y del Agricultor en Tegucigalpa, ellos también necesitan reactivarse, no se está pensando en aquellas personas que viven del día a día”, apostilló.

A renglón seguido, caviló que es necesaria la apertura de la economía no solo en San Pedro Sula, sino a nivel nacional.

“Honduras tiene una economía muy débil y vulnerable y con todo lo que se presagia sobre desempleo no podemos estar paralizados”, agregó al tiempo que reiteró que la industria ya no puede estar detenida, por lo que la economía debe reactivarse de inmediato.

“La economía tiene que empezarse a reactivar ya, todos los países industrializados ya lo están haciendo en consecuencia, nosotros no podemos continuar paralizados”, zanjó.

Corresponsabilidad en el retorno a la nueva normalidad

Pedro Barquero, (CCIC)Para el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Pedro Barquero, existen tres niveles de responsabilidad para que se produzca la apertura de la economía: el primer nivel de corresponsabilidad está en el trabajo que realiza el gobierno y los expertos en salud, entre ellos los epidemiólogos para poder diseñar el plan.

El segundo nivel de corresponsabilidad está en el empresario, que debe implementar las medidas de bioseguridad en los negocios, organizaciones e instituciones para que los colaboradores, proveedores y clientes puedan ir poco a poco retornando a la normalidad de una manera segura y responsable.

“Esto implica también a no solo aplicar las medidas de bioseguridad, sino la concientización de las personas”, estimó.

Mientras, el tercer nivel de responsabilidad es el individual; “uno debe de ser consciente que el último responsable es uno como individuo y debe de aplicar todas las medidas para no contraer el virus”.

Barquero señaló que es imperativo que se vuelva una costumbre el uso de la mascarilla, lavado de manos, uso de gel, distanciamiento social, no tocarse los ojos, la nariz ni la boca, todas estas medidas nos ayudarán a prevenir el contagio.

Enfatizó que “nosotros como sector empresarial no podemos decidir cuándo será la apertura de un rubro, esa decisión la tomará el gobierno y los médicos para poderlo hacer de una manera responsable y segura. Lo que sí debemos hacer como empresarios es asegurarnos de difundir dentro de nuestros agremiados las medidas de bioseguridad que deben ser implementadas en cada negocio, empresa o comercio”.

El líder empresarial insistió en que “una vez que esté controlado el virus y los ambientes de trabajo, se podrá retornar a los mismos, pero a nivel de ciudades y de país solo son las autoridades y los médicos quienes autorizarán la apertura de cada uno de los rubros”.

Abrir con responsabilidad

Emilio MedinaMientras, el empresario y exportador de café, Emilio Medina, dijo estar de acuerdo que se haga una apertura de las empresas, velando por la salud de los trabajadores de cada una de las empresas y sus familias.

Desde que empecé -prosiguió- a leer cómo era este virus de agresivo y al punto en el que estamos llegando solo nos queda saber cómo convivir con el, respetar los protocolos y lineamientos para atacarlo. Ya nadie en el mundo va a tener la vida que la teníamos antes, es por ello que tenemos que saber cómo convivir con el virus y eso es tomando las medidas básicas de prevención como es el uso obligatorio de la mascarilla, tener la responsabilidad de lavarnos las manos con agua y con jabón cada 20 minutos y el distanciamiento, externó.

Citó que, si uno tiene los cuidados, y los tienen los familiares, los vecinos, los trabajadores en cada empresa podemos manejar la curva aplanada que es lo que nos han dicho los médicos que les tratemos de ayudar.

“Cuánto va a durar este virus, no lo sabemos, es por ello que tenemos que empezar abrir las empresas con todas las responsabilidades porque hay que llevar el sustento a las familias y al Estado, es una cadena donde primero se tiene que salvaguardar la vida del ser humano y se tiene que balancear esta situación porque una persona se puede morir del virus o de hambre, y es por ello que tenemos que tomar las mejores decisiones siempre y cuando se respeten los protocolos de salud”, desglosó.

Medina refirió que todas las empresas deben de ir abriendo de una forma rigurosa y cumpliendo las medidas de bioseguridad.

“A mí me dicen que los protocolos para mis empresas se deben de aplicar al pie de la letra y si fallo en el mismo se interpondrá una sanción, debe de ser lo correcto, porque todos debemos de cumplir con las medidas y ser responsabilidad de cada persona y empresa”, concluyó.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,564FansMe gusta
39,856SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img