spot_imgspot_img

El Príncipe y los «Usureros»

Julio Raudales

Comienza el periodo electoral y nuevamente –pareciera casualidad- el jefe del ejecutivo anuncia con aspaviento, que retomará su lucha contra los “abusos del sistema financiero que, con sus elevadas tasas de interés, mantienen ahogada a la población”.

El cuento es muy sencillo y a la vez antiguo: Desde tiempos inmemoriales, cuando los príncipes –y vea que utilizo el lenguaje de Nicolás- han deseado congraciarse con sus súbditos. Para esto los prestamistas, banqueros y usureros siempre han figurado entre los primeros en la lista a atacar.

Allá por el siglo XI, es decir hace ya mil años, los Perizzi, famosa familia de comerciantes y tejedores florentinos, mantenían en su grupo empresarial la semilla de lo que a la postre serían los bancos comerciales, que luego se expandirían por toda Europa, generando un sistema financiero que, mas allá de los avatares vividos, constituyen una de las mayores fuentes de prosperidad del mundo contemporáneo.

Pues ya para entonces, los Peruzzi y sus sucesores, se veían obligados a pagar tributo extra al Rey de turno cuando alguna de sus excentricidades debía ser financiada. La historia cuenta que por el año 1,300 DC, tanto el Rey de Florencia, como el Papa de turno, obligaron a estos banqueros a financiar las innumerables guerras de la época. La usura, es decir los préstamos con cargo de intereses eran pecado mortal y para redimirlo, los banqueros debían contribuir a financiar las guerras contra los infieles con el fin de liberar la Ciudad Santa. 

¿Quién cree usted que terminaba pagando el costo por los caprichos bizantinos del monarca? Pues no es difícil adivinar: el pueblo llano, el de siempre. ¿Por qué?, pues porque el exceso de tributos, las tasas de interés fijadas a discreción y la normativa autoritaria, solo encarece el costo del crédito, tan necesario para mejorar la productividad futura de un país.

De ahí que los anuncios hechos por el ejecutivo, sobre retomar la lucha en contra de los banqueros, lejos de tener el impacto que se busca, terminan generando más incertidumbre y amenazando la gobernanza económica, tan importante para apuntalar el bienestar de la ciudadanía.

Mejor sería fortalecer la confianza ciudadana, mejorar la regulación bancaria mediante el estímulo a la competencia y generar mecanismos alternativos para el financiamiento, sobre todo de la gente mas necesitada. 

Ya Muhamad Yunus y el Grammen Bank en Bangladés, nos han dado un buen ejemplo de cómo, con creatividad y transparencia, los más pobres pueden tener acceso a crédito en condiciones favorables. Deberíamos pensar en algo similar y así evitar que los pensamientos desprovistos de prudencia y saturados de populismo sigan hundiendo al país.     

Es fundamental cuidar y fortalecer el sistema financiero. Esto implica evitar que la ambición de sus propietarios, el ansia desmedida de créditos por parte de los consumidores y las malas políticas del gobierno, provoquen colapsos indeseados, como lo sucedido en Estados Unidos en 2008 o en Argentina en 2001.

Pero el sentido común nos dice que esta vez, como en las anteriores, el intento de legislación propuesto por el ejecutivo busca poner techos a la tasa de interés o forzar a las instituciones del sistema a no hacer su trabajo con eficiencia. Si esto es así, desde ahora les digo que van a fracasar.

Está harto demostrado que la tasa de interés es el resultado de una serie de factores que se dan, tanto en los mercados reales como en los financieros. La falta de seguridad jurídica y ciudadana, los trámites administrativos engorrosos, las malas políticas fiscales y monetarias, son algunos de estos determinantes y es a ellos a los que hay que dirigirse si se quieren bajar las mismas.

La alternativa más viable es darle una dimensión adicional a la regulación financiera de manera que se rompa el comportamiento oligopólico que tiene el mercado bancario y sobre todo genera confianza mediante el buen gobierno y la certidumbre política. 

Alguien debe decirle al rey que está desnudo y parece que la corte tiene los ojos vendados.  

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,232SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img