spot_imgspot_img

Color de la patria

Daniel Meza Palma

Puedo embelesarme con el color de sus montañas, sus valles, sus ríos, sus mares. Su cielo con nubes de formas caprichosas. También me regocijo con la pintura que refleja la vida sobre su espacio geográfico. La apariencia de las criaturas que lo habitan. Honduras.

Y mi curiosidad inicia con los matices de la mezcla de razas y orígenes de la gente que la habita. Y me sumerjo a interpretar los múltiples colores de piel, ojos, labios, cabellos. 

Y luego concluyo que en esta patria nuestra contamos con todos los colores que existen. Que alegran la vista; que estimulan el espíritu. Pero, más allá de los tonos físicos, me sumerjo en los visos abstractos.  Esos que no perciben los sentidos y que iluminan el alma; cuya vistosidad revela estados de ánimo, que como las nubes toman diversas formas, esta vez no tan antojadizas.

Y se ofusca mi mente con la multitud de interrogantes. Preguntas sin fácil respuesta. En medio de carencias de todo tipo, imagino cómo colorear la felicidad, el amor, la paz, la compasión, la empatía, la solidaridad, la amistad. Cómo pinto la sonrisa que un rostro ilumina. Y cómo tiño la tristeza, el dolor, la desesperanza, la urgencia de vivir, el sentimiento de abandonar el lar nativo para buscar en otras latitudes todo aquello que se mezquina o se niega.

Sé de los estereotipos que ilustran el luto o revelan la paz. Pero mi indagación va más allá. Se trata de encontrar las imágenes que muestren la dicha y la desdicha en un lienzo donde intentar plasmar la pintura de la patria, culmina en una mezcla de figuras abstractas que dicen mucho y que explican nada. Que por más que trato, es imposible dar color a un paisaje en donde por ahora, predomina la oscuridad.

Artículo anteriorPortada Sábado 04.09.2021.
Artículo siguienteVientos de cambio
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,502FansMe gusta
39,477SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img