Bioseguridad por COVID-19

Por: Daniel Meza Palma

Luego de los ataques de septiembre 11, 2001, para prevenir reincidencias, los gastos en seguridad y bioseguridad incrementaron el costo de la vida a los habitantes del mundo entero. Un evento que duró horas cambió la historia de la población planetaria para siempre.

Lo mismo está aconteciendo y acontecerá con la pandemia del COVID-19. Con una gran diferencia, éste es un asunto continuo que lleva 5 meses de duración y se desconoce su permanencia futura. Sí se anticipa, que además de las secuelas como enfermedad, está modificando y modificará la existencia de los habitantes de la tierra.

Las medidas de seguridad y bioseguridad que exige la convivencia con COVID-19 son mucho más exigentes, amplias y onerosas que las que se utilizaron como respuesta inmediata y se siguen usando ante amenazas terroristas. El vector que trasmite el virus es todo individuo. En el caso del terrorismo, su contención se basa en un reducido número de personas. Con COVID-19 todo mundo es sospechoso: sintomático o asintomático.

Los agentes económicos (empresas, gobiernos e individuos) están erogando y seguirán presupuestando gastos inesperados en la contención permanente del virus.

Los gobiernos, deberán fortalecer los sistemas de salud no sólo en lo concerniente a la pandemia, pero también garantizar un mejor estado de salud para la población en general. COVID-19 ha evidenciado la vinculación entre enfermedades preexistentes prevenibles y el éxito del virus en hospedarse en receptores con salud precaria. Aunado a los sistemas de salud, deberá garantizarse el suministro de agua y apropiados sistemas de saneamiento. Adicionalmente, corresponde a los gobiernos vigilar el cumplimiento de los protocolos de seguridad aplicables a empresas y población en general.

Ninguna actividad económica y tampoco ningún individuo ha escapado al impacto de COVID-19. El distanciamiento social, el uso de mascarillas, el lavado constante de manos y las demás medidas de higiene ocasionan mayores gastos que afectan el punto de equilibrio de los negocios y los ingresos de los individuos. El teletrabajo ha desplazado costos de las empresas a gastos familiares de las personas con posibilidad de desarrollar sus labores desde el hogar.

La composición del producto interno bruto sufrirá cambios proporcionales en cada país, similares al tamaño de las brechas que deben cerrar para fortalecer sus sistemas de salud y protección social (educación, seguridad social, etc.). También deberán revisarse las canastas básicas que sustentan las bases para medir los índices de precios al consumidor, por cambio en el peso de bienes y servicios que exige la contención del virus.

El impacto de COVID-19 no tiene que resultar en un juego de suma cero. La IV Revolución Industrial, la inteligencia artificial y la robótica que parecieran haber pausado su ritmo, contribuirán a romper el circuito de ganadores y perdedores, para retomar y elevar el nivel de bienestar de las poblaciones a nivel mundial.

El retroceso en el crecimiento y desarrollo económico provocado por COVID-19 puede convertirse en un paso hacia atrás para tomar impulso hacia un salto de garrocha en beneficio de todos. Pero, ese evento no será autónomo ni precovidiano. Requerirá de la voluntad deliberada de los espacios de poder a nivel internacional, nacional, sectorial e individual. Exigirá cambios en los paradigmas del desarrollo, de las políticas de Estado, del comportamiento de los individuos. Demandará el surgimiento de un espíritu más solidario.

Más de Daniel Meza Palma  

Noticias recientes

Descubren una nueva alteración en el cerebro de las personas con alzheimer

Esta patología aún sin tratamiento afecta en España a 1,2 millones de personas, cifra que se prevé que se triplicará en las próximas décadas.

El libro de Bob Woodward sobre Trump, en español en noviembre

El libro revela los esfuerzos realizados por los asesores más cercanos a Trump para proteger el país mientras el presidente desmantelaba cualquier iniciativa que supusiera una toma de decisiones consensuada de cara a la seguridad nacional.

Decenas de refugiados a la deriva en Grecia en la zona afectada por el ciclón Ianós

En la región soplan fuertes vientos de entre 65 y 85 kilómetros por hora, lo que hace extremadamente difícil una operación de rescate.

Realizan pruebas para detectar ITS en comunidades tolupanas

Ayuda en Acción promovió brigada médica en las comunidades tolupanas de Yorito y Sulaco.

Portada 18.09.2020.