spot_img

Ahora sí… ¿Qué sigue?

Ricardo Puerta

Tegucigalpa. – La integración que resultó de la décima Cumbre de Líderes de América del Norte (CLAN) es hasta ahora el primer logro de esa dirigencia conjunta al más alto nivel, el continental, para aumentar las “vías regulares como alternativa a la migración irregular en América” y “fortalecer los procesos de asilo”.  Queda por ver cuáles políticas y actividades pondrá en marcha cada nación americana, y cuáles por estrategia impulsará además desde los entes regionales y multinacionales a los que se una.

Por primera vez, el 10 de enero, 2023 se reunieron los líderes de América del Norte, tras las tensiones provocadas por la tumultuosa presidencia de Donald Trump (2017-2021) y el distanciamiento forzado por la pandemia. A la reunión asistieron el presidente Joe Biden (80 años de edad); el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (63 años de edad), y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau (el más joven de los tres, 51 años de edad). Su objetivo era fortalecer alianzas y avanzar en prioridades comunes, promoviendo una visión integrada, solidaria y continental compartida ante la migración reinante en la región, mayormente con destino a América del Norte. Los tres jefes de Estado de las naciones del Continente norteamericano  coincidieron en “la necesidad de redoblar los esfuerzos para lograr una mayor integración económica, reforzar las cadenas de suministro y lograr mecanismos que permitan alentar la generación de mayores empleos e inversiones”.

Los líderes del CLAN, por primera vez, se pusieron de acuerdo en una declaración firme, de alcance continental.  En tal sentido, Canadá, Estados Unidos y México, en conjunto, como unidad de análisis, de intervención y proyecciones, representan el mayor referente, semillero de oportunidades laborales y de satisfacción potencial, exigidas por otras causas, de la migración transnacional que se origina en los países del centro y sur América. Y se mueve hacia el Norte, a “cómo pueda”, más de manera ilegal que legalmente, buscando uno o varios de estos objetivos:   oportunidades laborales, una mejor vida para el migrante y su familia, asilo, seguridad y reunificación con familiares y parientes adoptados que ya han emigrado y por otras causas aleatorias, de menor importancia. Por primera vez en la historia migratoria americana, así llegaron durante el año fiscal 2022 dos millones ochocientos mil –2,800,000– migrantes a la frontera física de Estados Unidos con México, pidiendo entrar en EUA, casi todos sin la debida documentación, procedentes de México, centro, Caribe y Suramérica, creando por varios meses un caos fronterizo incontrolable.

Sin duda, hay similitudes y diferencias entre los tres países de América del Norte. México, es el país más subdesarrollado, con un total de población a nivel medio en la trilateral, con 130 millones de habitantes y con la más alta densidad poblacional, 66 habitantes por Km2.  Estados Unidoses la primera economía del mundo en tecnología, mercados y PIB. Cuenta con la mayor población de los tres países, con 332 millones de habitantes y una densidad poblacional de nivel medio, 34 habitantes por Km2. Canadá es el país  menos poblado. Con el mayor de desarrollo en relación a sus recursos naturales, diversificación y globalización, con 39 millones de personas, y a su vez, el menos denso,  4 habitantes por Km2.

Es muy probable que en este año 2023, más temprano que tarde, también se forme un frente común regional, como unidad operativa y de proyecciones, conformada por los Tres Países del Triángulo Norte de Centroamérica – Honduras, Guatemala y El Salvador—aprovechando lo que tienen en común la movilidad humana de esos tres países y emulando la onda integracionista, demostrada ya a nivel continental en América del Norte, por Canadá, Estados Unidos y México.     

Cada país miembro con estructuras propias e integradas a economías regionales y continentales.

A pesar de sus diferencias, los tres países de América del Norte mantienen sus economías buscando integración desde el 1 de enero de 1994, cuando entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, conocido como TLCAN. Ya con casi 30 años de vida, el TLCAN ha logrado una plataforma común de comercio y de beneficios en los tres países, que a su vez muestra vínculos macro y micro, con efectividad, en relación al resto de los mercados internos transnacionales, nostálgicos, regionales y mundiales. 

El TLCAN es una forma de «integración económica dual». Crece por integración, y al mismo tiempo, mantiene las brechas de desarrollo económico que existían desde el comienzo entre los tres países, cuando inicialmente lo firmaron. Por eso se dice que “el Tratado reproduce el subdesarrollo” y también o en correlato “confirma la heterogeneidad estructural de cada uno de los tres países”.

Entre los beneficios más citados del TLCAN desde sus países miembros están: La reducción de aranceles, haciendo que los productos sean más baratos para los consumidores. Hay más acceso a insumos, materia prima, tecnologías, capitales de inversión. Representa un tratado con potencial permanente, debido a la progresiva eliminación de barreras al comercio, a la inversión y a la apertura de mercados.

En esta Décima Cumbre, México 2023, inicialmente tenía listados 18 temas en su agenda potencial, de los cuales, al menos a cinco de ellos les dedicaron más tiempo:

  • Integración económica y el Plan Sonora,
  • Cambio climático y medio ambiente,
  • Generación de energías limpias,
  • Seguridad,
  • Migración y desarrollo. Sin duda, fue el tema principal de la décima Cumbre.  Y el interés estuvo en: políticas y acciones que México está llevando a cabo en los programas “Sembrando Vida” y “Jóvenes Construyendo el Futuro”. Se analizaron los resultados obtenidos por esos dos programas en El Salvador y Honduras. Y se proyectó ponerlo en marcha y medir en Guatemala los impactos y efectividad que vayan teniendo las inversiones y las transferencias directas a los beneficiarios de los programas. Hasta ahora, a manera de hipótesis plausible en políticas, se propone que “las transferencias directas” es la mejor opción para reducir la migración forzada.

Efectos inmediatos de la Décima Cumbre en Migración

En un escrito como éste, por razones de espacio,  es imposible comentar los acuerdos a que llegaron México, Estados Unidos o  Canadá  para aceptar en sus respectivos territorios, en el  2023, las solicitudes de los nuevos migrantes laborales que son necesarios y que provienen de los países de centro y Suramérica para llenar los nuevos puestos trabajos que  se han creado.  Pero aún con tal limitación, sí podemos  informar  la cuota anual de nuevos inmigrantes temporales o permanentes que tienen cada uno de esos países – Estados Unidos y Canadá–  en el 2023 para llenar los puestos de trabajo que se han creado  en sus respectivos territorios.

Tanto Estados Unidos como Canadá, cada uno por sí mismo y con apoyo regional, está dispuesto a aceptar en total anualmente, y en forma temporal o permanente, un millón de asalariados laborales nuevos en el año en curso 2023.  

De entrada, como analista me asombra que en cada uno de esos países -Canadá y Estados Unidos de América/EUA- teniendo economías y características distintas como las que antes comentadas, tengan de demanda un número anual de contratos laborales nuevos -en este caso un millón-para llenar los puestos de trabajo creados en su economía.    

La nueva política migratoria de México pretende llenar con contratos laborales temporales o permanentes  firmados a favor de nuevos inmigrantes legales,  provenientes de países de centro y Suramérica, que resultaron de la Cumbre, México 2023,  requiere ser estudiada en detalles.   De inmediato, intenta frenar el cruce ilegal de indocumentados

Tipificando la Décima Cumbre de Líderes, México 2023

Mis fuentes de información para responder a ese título, provienen de lo declarado por Joe Biden, Andrés Manuel López Obrador y Justin Trudeau en los mensajes que dieron durante y al final de la Cumbre. Y entre esos mensajes, por su valor personal (el más joven y actualizado de los tres Líderes) y siendo el más descriptivo,  prefiero citar al  primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, por lo que dijo al encontrarse con el presidente mexicano Andrés Manuel López y declaró: “ambos gobiernos son progresistas y han  afirmado que respetan la oportunidad, la justicia, la igualdad para todos, empleos para la clase media y a quienes se esfuerzan por unirse,  con protección del medio ambiente y con el apoyo de los pueblos indígenas…y eso los coloca en el centro de nuestra visión para una América del Norte más próspera». Y concluyó… “somos más fuertes que la Unión Europea, como socios y amigos” …. Dios quiera que lo dicho por Trudeau sea un punto de partida real y permanente, y no un mero deseo imaginado y pasajero.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,662FansMe gusta
49,339SeguidoresSeguir
5,673SuscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img