spot_img
spot_imgspot_img

Una narrativa del pasado retrata una realidad que persiste 200 años después en Honduras

Por:

Tegucigalpa – Es necesario conocer el pasado y ver donde hay estancamiento, para enfrentar el presente y futuro y la literatura juega un papel muy importante, coincidieron los rectores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Francisco Herrera, y Marlon Brevé, rector de la Universidad La Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC).  

La UNAH y Unitec, realizaron este miércoles el lanzamiento de la traducción del libro “Las Capitales de Hispanoamérica” de William Eleroy Curtis, donde Proceso Digital participo de manera virtual.

Los organizadores destacaron que es un proyecto de gran valor histórico que se hizo realidad en el marco del Bicentenario.

El rector Marlon Brevé, destacó que es una lectura que retrotrae en el tiempo y también recuerda cómo la democracia, la educación y otras áreas han ido evolucionando.

Breve, remarcó que, aunque es un libro histórico que data desde 1888, hay muchos aspectos que fueron y siguen siendo una realidad.

En ese sentido durante su ponencia el rector, citó varios estratos del libro que describe con bastante objetividad la realidad de capitales hondureñas y otras de las más importantes ciudades centroamericanas.

El pasado parece estar presente

Primero hizo referencia a un párrafo que describe los recursos de Honduras.

-Pienso que en ninguna parte de la superficie de la Tierra existen mayores incentivos para el trabajo, no existe otra parte del mundo donde se pueda producir tanto con tan poco esfuerzo los vastos recursos de la República de Honduras presentan la oportunidad más tentadora para lograr la inversión de capital extranjero y seguro que cualquier empresa establecida resulta con una inversión redituable  ya que en estos territorios por cada acre de tierra lo invertido es altamente susceptible para cualquier tipo de rentable desarrollo-

En otra parte de la narrativa citada reflexionó sobre las carencias de agua potable que siguen persistiendo en la capital. -cada gota de agua utilizada para cualquier propósito en la ciudad es transportada en las cabezas de las mujeres por medio de grandes apastes-.

En el campo de la educación igualmente citó un estrato importante en el cual parece que el tiempo no paso.

-Las escuelas por lo general son gratuitas pero resulta que en Honduras estás instituciones de enseñanza resulta muy escasas aunque  la República pregona a los cuatro vientos que la educación es obligatoria, pero cómo sucede aquí la ley no se aplica, casi siempre sucede que los fondos del tesoro nacional destinados a las escuelas públicas al final resulta que han sido descaradamente robados o desviados sin ambages para otros fines ajenos a la educación de los niños, solo en aquellas ciudades donde los habitantes exigen que se cumpla la ley de la República el Estado sostiene estas escuelas-

El rector dejó abierta una pregunta ¿hemos cambiado 200 años después?

Nubarrones

Francisco Herrera, rector UNAH

Por su parte el rector de la UNAH, dijo que es necesario recorrer los caminos para hacer frente a los nubarrones del presente y los que se avecinan.

Aclaro que no precisamente esos nubarrones son políticos, sino también humanos porque los últimos dos años a la población le han tocado tiempos muy difíciles.

Recalcó que la traducción de una lectura histórica tan importante viene a aportar mucho a la realidad porque hoy día “lastimosamente en Honduras apenas tenemos un 17 % de cobertura” en educación.

Pero es tiempo de buscar soluciones donde toda la población debe sumar y multiplicar y no restar ni dividir.

Destacó la importancia de la unidad de la academia para emprender proyectos como el que se presentó este día para aportar a la sociedad.

La narrativa…. Historias de un viajero

La narrativa presentada y citada es la del libro “Las Capitales de Hispanoamérica”, mismo que fue editado, con motivo del bicentenario, por la Universidad Tecnológica Centroamericana, UNITEC, y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH.

Esta obra se conoció con “la editora neoyorkina Harper & Brothers, quien publicó en 1886 esta suerte de crónicas de un viaje que William Eleroy Curtis, Comisionado de los Estados Unidos para los gobiernos de Centro y Sudamérica, quien escribió estas historias luego de su periplo por las capitales centroamericanas y otras del continente. LB

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img