spot_img
spot_imgspot_img

Ucrania: La alta tecnología y satélites desenmascaran las mentiras rusas sobre las “falsas” atrocidades en Bucha

Por:

Análisis de Alberto García Marrder – Especial para Proceso Digital

La guerra de Ucrania es diferente a las anteriores: las mentiras rusas han tenido un corto recorrido al quedar expuestas por la alta tecnología y las imágenes de los satélites.

Además, la versión oficial rusa ha quedado ridiculizada por los relatos personales de decenas de periodistas y fotógrafos que han comprobado, con sus propios ojos y cámaras, que los cadáveres que miraban en las calles de Bucha, en el norte del país y muy cerca de la capital Kiev, son de civiles ucranianos.

Algunos asesinados a corta distancia, con las manos atadas y con un tiro en la nuca. Sus cuerpos fueron abandonados en las calles de Bucha.

Sin saberlo los rusos, alguien en el espacio lo estaba viendo todo y grabando.

Y han escuchado los periodistas, en sus entrevistas con las víctimas, de las supuestas atrocidades de las tropas rusas, de torturas y violaciones de mujeres.

Oficiales de policía y personal forense fueron registrados este miércoles al verificar la identificación de cuerpos de personas asesinadas por tropas rusas, que fueron llevadas al cementerio de Bucha, al noroeste de Kiev (Ucrania). EFE/Roman Pilipey

La fecha clave es el 30 de marzo, día en que las tropas rusas (y algunos mercenarios chechenos) se retiraron bruscamente de la ciudad de Bucha y de otras poblaciones cercanas, también ocupadas en la zona ante el fracaso de no poder conquistar Kiev y colocar un gobierno títere. Esa ocupación duró casi tres semanas.

Cuando las noticias, fotos y videos de esos periodistas aparecieron a principios de abril en los medios de todo el mundo, provocó una indignación mundial y en Moscú la propaganda rusa (que funciona muy bien) se puso en marcha inmediatamente.

Las órdenes del Kremlin fueron, lo imagino, a todas sus embajadas y consulados en el mundo: nieguen la participación de nuestras tropas en esos incidentes, aleguen que esas acusaciones son falsas y que todo forma parte de una campaña de propaganda del gobierno ucraniano.

La masacre de Bucha no fue un montaje ucraniano, como asegura Rusia.

Para justificar sus desmentidos, los rusos han empleado varias tácticas, a cual más risible:

1-  Esos “cuerpos” abandonados en las calles de Bucha son realmente de actores pagados “por hacerse el muerto”.

2-  Esos civiles fueron asesinados por su propio ejército ucraniano para echarle la culpa a las fuerzas rusas.

3-  Mientras duró la ocupación rusa, ningún ucraniano fue maltratado.

4-  Es una absurda campaña de propaganda ucraniana para desprestigiar a nuestras gloriosas fuerzas armadas.

5-  ¿Cómo se explica que las acusaciones contra las tropas rusas se produjeron después de la ocupación y no antes?  Todo es una “fake  news”.

Esas versiones rusas comenzaron a desmoronarse cuando la empresa “Maxar Technologies” divulgó imágenes de sus satélites  mostrando una fosa común en los terrenos de la Iglesia San Andrés en Bucha ANTES de la retirada rusa y una escena en la calle Yablonska llena de cuerpos ANTES del 30 de marzo.

Y el diario “The New York Times” publicó una foto tomada DESPUÉS del 30 de marzo, donde se ven aún esos muertos en la misma posición que muestra la imagen del satélite Maxar grabada ANTES, durante la ocupación rusa.

A pesar de eso, en Moscú lo siguen negando y repitiendo los mismos argumentos.

En conclusión, Ucrania ha ganado la guerra mediática, pero sigue poniendo los muertos.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img