spot_imgspot_img

Tribunal deniega reapertura caso marinos panameños desaparecidos en Honduras

Panamá – Un tribunal de Panamá negó hoy por falta de pruebas la reapertura del caso de tres marinos de este país desaparecidos en Honduras en 2006, pero dejó abierta la posibilidad de que el proceso se vuelva a retomar de presentarse nuevas pistas.
 

El Segundo Tribunal Superior de Panamá resolvió que ninguno de los documentos aportados son idóneos y tampoco la motivación del fiscal ni del querellante, pues adolecen de nuevas pruebas que exige la Ley, informó la Corte Suprema de Justicia (CSJ).


Sin embargo, el Tribunal determinó que la reapertura del proceso se puede solicitar una vez se recaben nuevas pruebas.

La norma judicial determina que en cualquier tiempo en que se presenten las pruebas puede reabrirse la investigación, precisó el fallo.

El abogado Roniel Ortiz pidió la reapertura del proceso penal por la desaparición de los marinos Jorge Luis Villalobos Balladares, David Rodrigo Villalobos Balladares, hermanos con nacionalidad panameño-costarricense, y José Camilo Miranda Rosas, panameño.

Los tres marinos desaparecieron en junio de 2006 cuando viajaban en la embarcación de bandera panameña «Calafate», e hicieron una parada en Roatán, Honduras.

Ortiz dijo a Efe que presentó la solicitud para reabrir el caso a inicios de este año, y que la próxima semana apelarán ante la Sala Penal de la CSJ para que se analice la situación y se ordene la reapertura del proceso.

El letrado indicó que su apelación se sustenta en que Panamá es suscriptor de convenios internacionales que establecen que los casos de desaparición forzosa no prescriben, por lo que, dijo, «al tener cerrada esa puerta (del proceso) la cancillería panameña queda en inoperancia frente a la presión que se tiene que ejercer sobre otros Estados» vinculados a la investigación.

«Este es un caso en el que hay siete países involucrados, como Colombia, Venezuela, Honduras, Estados Unidos, Holanda, Costa Rica y Panamá», afirmó.

Los panameños desaparecidos llegaron a la isla de Roatán, en el Caribe de Honduras, el 6 de junio de 2006, como miembros de la tripulación del barco «Galafate», con 330 toneladas de cemento a nombre de una empresa ferretera hondureña.

En Honduras se abrió una investigación sobre el caso por suponer que la embarcación podría estar ligada a acciones ilícitas.

Inicialmente, el cargamento de cemento fue investigado por las autoridades hondureñas por supuesto contrabando y defraudación fiscal, pero tras concluir las diligencias en septiembre de 2006 todos los tripulantes de la nave fueron sobreseídos de cargos en una audiencia preliminar.

Sin embargo, en lugar de regresar al país los tres panameños fueron dados por desaparecidos en territorio hondureño.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,150SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img