spot_imgspot_img

Transportistas y pobladores exigen bono y volver a sus trabajos

Tegucigalpa – Una jornada de protestas se vive este jueves en la capital hondureña donde el gremio de los transportistas de buses interurbano, taxistas y pobladores exigen la entrega de un bono compensatorio y que se les permita el retorno a sus actividades pues viven una situación precaria debido a la paralización por las medidas tomadas por el gobierno para contener la propagación de la pandemia del COVID-19.

-Los taxistas se han tomado todas las salidas y entradas a la capital y dicen que ya no soportan más por lo que exigen se les autorice volver a operar.

-En el caso de los taxistas las autoridades les proponen que trabajen transportando a dos pasajeros, ellos quieren que sean tres.

En ese sentido, transportistas interurbanos que cubre las rutas entre la capital y los municipios del sur de Francisco Morazán han atravesado sus unidades amarillas en la carretera CA-5 Sur a la altura de El Tizatillo, como una medida de presión para que el gobierno les entregue un bono compensatorio para los dueños, conductores y ayudantes.

Alegaron que son ya 66 días de estar paralizados sin obtener ningún ingreso y tienen familias que alimentar y a pesar de que desde hace varios días vienen protestando pacíficamente, no han obtenido ninguna respuesta de parte de las autoridades.

Señalaron que están conscientes que es muy complicado reactivar el transporte debido al riesgo que significa reactivar el transporte colectivo de pasajeros en este momento de la pandemia y por eso que exigen el bono compensatorio.

Asimismo, piden que se les entregue la bolsa solidaria de alimentos ya que sus familias prácticamente no tienen que comer.

Mientras tanto, en la capital se vive un verdadero caos ya que el gremio de los taxistas se han tomado las cuatro salidas y entradas de la ciudad.

Los taxistas han atravesado sus unidades en lugares estratégicos como la salida al departamento de Olancho a la altura de la colonia La Laguna, así como en la salida al norte del país a la altura de El Carrizal; en la colonia Loarque en la salida al sur del país y lo mismo ocurre en la salida al oriente del país, donde se ha generado un gran embotellamiento vehicular.

Los taxistas exigen que se les permita volver a operar aplicando las medidas de bioseguridad para lo cual han presentado prototipos al Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT).

Los taxistas quieren que se les permita volver a operar permitiendo el transporte de tres pasajeros, uno adelante y dos atrás, pero las autoridades primero les propusieron que solo podían transportar a una persona como lo recomiendan los expertos, sin embargo, han flexibilizado la medida y se les permitiría laborar con dos pasajeros.

El gremio de los taxistas argumenta que si no se les permite volver inmediatamente a sus labores, no van a morir del COVID-19 sino del hambre junto a sus familias.

Los taxistas que están protestando en la salida al oriente del país exigen que, si no se les permite volver a operar, que el gobierno les entregue un bono compensatorio de al menos cinco mil lempiras a cada uno a fin de hacerle frente a sus obligaciones con la renta de las viviendas donde habitan ya que están a punto de que los propietarios los desalojen.

Calificaron la entrega de alimentos a través de la bolsa solidaria como “una burla” ya que les ajusta apenas para unos días, además, tienen dos semanas de no recibirla.

Los taxistas también protestan porque se está permitiendo a vehículos tipo pick-up transportar pasajeros sin medidas de bioseguridad, lo que califican como una competencia desleal.

Sobre la protesta de los transportistas, la comisionada del IHTT, Pyubani Williams, indicó que han sostenido varias reuniones con dirigentes del transporte terrestre en sus varias modalidades a fin de aprobar lo que sería el pilotaje en la modalidad de taxis.

En ese sentido, pidió un poco más de paciencia para reactivar el sector de una manera ordenada y coordinada para salir adelante como país ya que la idea no es mantener a la población dentro de sus casas y por eso el gobierno está reactivando la economía de manera inteligente y de forma ordenada.

Sobre los reclamos de los transportistas, indicó que se han estado entregando alrededor de 52 mil bolsas de alimentos en la capital, Choluteca y La Ceiba, aunque los taxistas dicen que eso no les ajusta y están en calamidad doméstica.

Williams arguyó que, así como los taxistas, hay miles de hondureños que no han podido desarrollar su actividad ya que la economía se tuvo que paralizar por culpa de la pandemia, pero ahora se está haciendo una reactivación de la economía de manera ordenada e inteligente.

Recordó que después de los hospitales, el principal foco de contaminación del coronavirus es el transporte público por lo que su reactivación tiene que hacerse tomando en cuenta rigurosas medidas de bioseguridad atendiendo las recomendaciones de los expertos y por eso se continuará conversando con ellos para tomar la mejor medida.

Indicó que todo mundo tiene el derecho a protestar siempre y cuando no obstaculice el libre tránsito de vehículos y personas por las carreteras.

Por su lado, el presidente de la Asociación de Taxistas de Honduras (Ataxish), Víctor Aguilar, manifestó que a pesar de que ya días presentaron su propuesta, no han obtenido ninguna respuesta de parte del IHTT ni del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), a quienes les llevaron el prototipo del taxi de bioseguridad.

Indicó que no van a permitir que solamente se deje trabajar a los taxistas en Tegucigalpa ya que son un gremio a nivel nacional y no pueden dejar a las otras ciudades por fuera.

Señaló que, si solamente se les deja trabajar un par de días a la semana, ellos prefieren morir en la calle de la depresión y la tristeza.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Carlos Madera, argumentó que el tema de la reactivación del transporte público pasa por el tema de bioseguridad, medidas que se deben de cumplir y hasta el momento no se presentan acciones para ver cómo se controla el virus en ese rubro.

“Sabemos que esto es un tema de salud donde hasta la vida de ellos corre peligro, es por ello que ya se trabaja en la forma de poder apoyar a ese rubro a través de las autoridades del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre”, argumentó.

Igualmente, dijo que cuando se realice una apertura inteligente en este rubro se hará con mucha vigilancia y de forma paulatina.

Entretanto, el dirigente del transporte urbano, Marbyn Galo, advirtió que, si no se les da una respuesta concreta de parte del gobierno para darle una solución a ese sector, el próximo lunes harán una movilización a nivel nacional.

Por otro lado, pobladores de varios sectores también protestan en la calle y a través de medios de comunicación exigiendo que se les permita retornar a desarrollar sus actividades económicas y a sus trabajos porque la situación con el confinamiento se ha vuelto insostenible.

Muchos de ellos trabajan en el sector informal y viven de los ingresos que se hacen día a día y han estado sufriendo junto a sus familias por la precariedad para poder acceder a una alimentación adecuada.


spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img