Una simple encuesta ocasionó graves daños a la democracia en 2009, dice exjefe de las FFAA

Tegucigalpa – El exjefe del Estado Mayor Conjunto de Fuerzas Armadas de Honduras, Romeo Vásquez Velásquez considera que el proyecto de consulta popular denominada “Cuarta Urna” promovida en el gobierno del expresidente José Manuel Zelaya (2006-junio 2009) “fue una simple encuesta que generó y sigue generando graves daños a la democracia de Honduras”.

Vásquez Velásquez, ahora político y fundador del partido Alianza Patriótica Hondureña (APH), expresa en un amplio escrito que “se cumple un año más de aquel día histórico para los hondureños, el 28 de junio de 2009 vio el final de un proceso que alteró la paz y la tranquilidad de nuestro pueblo”.

Agrega que 11 años han pasado cuando bajo su mando, un contingente militar sacó del poder a Zelaya por promover una consulta popular, que había sido declarada ilegal por la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Según el exjerarca castrense, “las Fuerzas Armadas, en apego a su misión constitucional, bajo mi liderazgo como Jefe del Estado Mayor Conjunto y por mandato del Poder Judicial, hicieron que se respetara el imperio de la Constitución, terminando con el conflicto generado por la consulta conocida como Cuarta Urna, considerada por unos como una simple encuesta”.

Vásquez argumenta que “nada cuesta ser honestos, dividió y confrontó al país en el marco de una lucha infecunda y cruel entre la izquierda y la derecha, que a nuestro juicio han causado graves daños a la sociedad hondureña hasta el día de hoy”.

“En mi opinión, ambas ideologías tienen puntos positivos que podrían impulsar el desarrollo de los pueblos; pero hasta hoy, lo que hemos visto es todo lo contrario, incapacidad, corrupción, vinculación al crimen organizado y al narcotráfico, mayor pobreza, desigualdad, exclusión y violencia”, agrega el exjefe castrense.

Vásquez considera que ,desde el retorno a la democracia en 1982, Honduras es agobiada por varias crisis políticas, que pese al pasar de los años no han podido ser superadas, y describe momentos críticos para la clase política hondureña como en 1985, 2009 y 2017.

A eso se añade, la llegada de la pandemia del COVID-19 que amenaza a todos los hondureños por igual, contra la que hay que luchar con humanismo, transparencia en el uso de los recursos financieros y con talento humano.

En el documento, el general retirado relata que en 2009, un amplio sector de la sociedad cambió de posición y salvó la democracia, quienes ignorando la lección de 2009, apoyaron la reelección ilegal en 2017 y en ambas crisis se dio el mismo fenómeno: miedo al Socialismo del Siglo XXI y temor a las ambiciones desmedidas de poder, lo que dio lugar desafortunadamente a instaurar una autocracia, disfrazada de democracia.

Cuestiona que la pandemia ha sido manejada de manera equivocada y poco profesional, la sospechosa inversión de los recursos y la manifiesta incapacidad de las autoridades.

Sin embargo, confía en que “sé que los hondureños vamos a superar este grave problema, vamos a culminar nuestras diferencias y vamos a levantar al país llevándolo hacia un mejor futuro. Hoy, tenemos la oportunidad de parar a los corruptos, unirnos los honestos y patriotas para construir una nueva nación0 grande, democrática y justa”.

Para finalizar, afirma que, como cualquier hecho histórico, el 28 de junio de 2009 quedó atrás y pide no dejar de soñar con una nueva Honduras donde exista equidad, honestidad y bienestar.

“Nunca olvidemos que todo lo que se hace dentro de la ley, beneficia a Honduras; todo lo que se hace fuera de la ley, daña los sagrados intereses de los hondureños y de la patria. Unidos somos uno, pero fuertes y desunidos somos muchos, pero débiles”, puntualizó.

Lo + Nuevo

22,645FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte