baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Gerson Ortiz un periodista embelesado por la literatura



Gerson Ortiz un periodista embelesado por la literatura
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Bogotá/C. de Guatemala/Tegucigalpa - Los sueños son para el escritor y periodista guatemalteco Gerson Ortiz la prolongación o la vida misma. Ellos marcan profundas huellas en sus escritos y muestran que este joven valor de la literatura centroamericana que encuentra en la soledad, la muerte, la cotidianidad, las artes en sus diversas manifestaciones y el mundo onírico, los elementos donde el lector queda atrapado y se envuelve mágicamente en una promesa que atrapa a todas luces.

- “La misión de quienes escribimos es hacerlo bien y punto”.

- “Quien traiciona la deontología periodística, se está traicionando a sí mismo y a su razón de ser”.

- Gerson Ortiz transita entre la sala de redacción de El periódico y sus espacios literarios y artísticos.

Gerson Ortiz escribe casi todo el tiempo y lo hace porque es su pasión. Su vida discurre entre la sala de redacción de el reputado diario elPeriódico en la capital chapina y sus momentos de tranquilidad y desvelo, donde afloran las otras letras, otras que también llenan su existencia y le permiten soñar y despertar sin que la esperanza esté del todo muerta.

Gerson Ortiz3Apostilló que “más que musas diría que
encuentro inspiración en la cotidianidad
y en las personas.
En conversación con Proceso Digital, Gerson Ortiz comparte que su pasión por la literatura nace cuando aprendió a leer libros, es decir, cuando empezó a sentirse inconforme con la simple idea de recibir y memorizar los mensajes y decidió descifrarlos.

“Creo que fue entonces cuando empecé a amar la literatura, aunque de ese modo “pasivo”, por ponerle algún nombre. Después, mientras fui sumergiéndome en la carrera periodística y en su afán por contar historias, empecé a ser más activo en la escritura y lo plasmé en el género del cuento: el primero que escribí fue a los 16 años”, recuerda.

Gerson, de modales suaves, observador y poco locuaz, comenta que le entusiasman, sine qua non, sus facetas de periodista y literato. Para él ambos oficios son apasionantes y trata de darles a cada uno su dimensión, su tiempo de siembra y de cosecha.

Acentúa su criterio al decir que “actualmente diría que hago ambas cosas sin horarios y navego en ambos lados de la frontera, dependiendo de mi propia necesidad y del ritmo que las historias van imponiéndome”.

Gerson Ortiz2Su vida discurre entre la sala de
redacción de el reputado diario elPeriódico.
El oficio de periodista y editor mantienen a Gerson Ortiz vinculado día con la realidad del pueblo guatemalteco y de lo que ocurre en el resto de los países del Triángulo Norte centroamericano (Honduras y El Salvador), por eso, en ese sentido Proceso Digital le consultó: ¿Cómo llenar de la mejor prosa a los pueblos del Triángulo Norte cuyas realidades son devastadoras?

“La misión de quienes escribimos es hacerlo bien, punto. Si la prosa (o la poesía, o la crónica) no están bien hechas hemos fracasado en nuestro cometido. Creo en las palabras de Martín Caparrós cuando dice que en nuestros países ya se ha escrito mucho sobre esa barbarie que es la violencia y que nuestra tarea es buscar nuevas historias en la supervivencia: enfocarnos en esos “personajes simultáneos”, que se están construyendo constantemente, debería ser un nuevo reto para los escritores de la región. Por otro lado, creo que los ritmos narrativos están en constante evolución y seguir contando las tragedias, pero sin intentar ir cada vez más profundo de lo que ya se ha hecho, es una peligrosa negligencia por parte de quienes buscamos transmitir algo a través de la literatura”.  

De cara al futuro, el periodista y escritor Ortiz dijo que sus proyectos están marcados por la escritura, seguir en ello. “Sigo escribiendo. Actualmente trabajo en otro libro de cuentos y en una novela. No sé cuándo podría publicar cada trabajo, pero quiero creer que no pasará mucho tiempo hasta que vean la luz. Los tiempos de la escritura son perfectos y quién soy yo para cuestionarlos…” externó.

Al momento de escribir, Ortiz apostilló que “más que musas diría que encuentro inspiración en la cotidianidad y en las personas, en el constante conocimiento de mi propio ser y de otros seres que, también desde su cotidianidad, pueden construir personajes y tramas. También me nutro de otras artes, la música es otra de mis pasiones y siempre estoy buscando sonidos nuevos. El cine también me apasiona. Entonces creo que esa búsqueda constante de ideas, de formas de ver y entender el mundo que me rodea, diría que son la fuente primaria de mi inspiración”.

Gerson Ortiz1La misión de quienes escribimos es hacerlo bien y punto.Al conversar con Gerson fácilmente se cruza la frontera del escritor para preguntarle sobre los desafíos del periodista en esta región, entonces él manifiesta que los periodistas “tenemos muchos desafíos, pero uno que a mi consideración es transversal es la ética. Un periodista que se vende al mejor postor no solo está traicionando la deontología periodística, se está traicionando a sí mismo y a su razón de ser: sus audiencias. Después vienen otros desafíos no menos importantes como la actualización, la formación, la búsqueda constante de la innovación y de nuevas formas de narrar la realidad”.

Al concluir regresamos al mundo literario de este novel escritor para consultarle sobre sobre su sueño más cercano a la realidad a lo que él respondió: “Sí se refiere a lo “real” que pueden llegar a parecer mis sueños diría que son las pesadillas: son las que menos puedo controlar y las que siempre dejan sensaciones más intensas.”

Así la vida periodística y literaria de Gerson Ortiz se mantiene en ebullición, creando historias nuevas cada día, su obra “Soñarás Jamás” agrupa una magnífica selección de cuentos mientras sus nuevas producciones ya generan interrogantes. Su periodismo y los vínculos con la realidad a través de su ejercicio también coadyuvan a su narrativa, su método y un estilo que le abren el apetito inclaudicable de una lectura que atrapa.


Valora este artículo
(3 votos)

volver arriba