París – La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció hoy el asesinato del periodista hondureño Juan Carlos Argeñal, corresponsal del grupo audiovisual Radio y TV Globo, cuya muerte eleva a tres el número de reporteros asesinados en Honduras en lo que va de año.
 

Argeñal, según la ONG, había recibido graves amenazas tras revelar un caso de corrupción de un hospital local, y fue acribillado a balazos en su domicilio el pasado sábado.

Los otros dos periodistas asesinados este año también pertenecían o colaboraban con su cadena: el primero, Aníbal Barrow, dirigía un programa informativo y fue secuestrado y «salvajemente asesinado» el 24 de junio, mientras que el segundo, el cámara Manuel Murillo, murió el 24 de octubre.

«El Grupo Globo es uno de los pocos medios de comunicación nacionales que se opuso al golpe de Estado del 28 de junio del 2009. En cuatro años, la redacción y sus periodistas han pagado un precio muy alto por esta posición», señaló la organización en un comunicado.


Reporteros recordó que el Ejército ocupó las instalaciones del grupo y confiscó su equipo, y subrayó también que sus trabajadores han sufrido amenazas y asesinatos.

«Argeñal corría peligro por el mero hecho de pertenecer a este medio de comunicación», afirmó la ONG, según la cual han sido asesinados en Honduras 38 periodistas en una década, y, de ellos, dos tercios perdieron la vida después de la asonada.

RSF se preguntó si este nuevo crimen va a quedar igual de impune que el resto y lamentó «la insuficiente reacción de la comunidad internacional ante tal desastre», al tiempo que solicitó a las autoridades nacionales que investiguen lo sucedido.