Recuperar a dos millones de niños, el reto de la educación en Honduras

Tegucigalpa – El reto del Estado en materia de educación es recuperar los dos millones de alumnos de entre 4 y 18 años y a los 50 mil jóvenes universitarios que no se matricularon o desertaron del sistema en el país del 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus y los desastres naturales.

Así lo plantea el rector de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC), Marlon Brevé, al analizar los desafíos educativos que enfrenta el país. El académico estima que dos tercios de los niños de entre cuatro y 18 años interrumpieron su educación en el marco del «año negro» como se conoce el 2020.

El rector Brevé señaló que el presente año es clave para reparar los daños provocados al sistema educativo, especialmente la ausencia de dos millones de estudiantes que tuvo lugar el 2020 a causa de la pandemia y las tormentas tropicales Eta e Iota, aunque aclaró que el Estado debe invertir en educación el 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), tal como lo recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Las tormentas tropicales Eta y Iota produjeron serios daños en 534 planteles educativos.

El rector de Unitec dijo que se deben “priorizar las acciones de rehabilitación y mejora de los centros escolares, así como la conectividad, tecnología y materiales educativos de calidad”.

Brevé indicó que un estudio de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) y la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ), encontró que aproximadamente un millón de niños y jóvenes no se matricularon en enero del 2020 y que aproximadamente otro millón de estudiantes desertaron por “problemas económicos o familiares” en los niveles pre-básica, básica y media.

En ese sentido, el experto concluye que es posible que dos tercios de los niños de entre 4 y 18 años interrumpieron su educación el año pasado.

El rector de la Unitec agregó que otros 50 mil estudiantes universitarios también abandonaron las aulas el año pasado, que equivale al 25 por ciento de la población de las 21 instituciones de educación superior del país.

El rector de Unitec dijo que se deben “priorizar las acciones de rehabilitación y mejora de los centros escolares, así como la conectividad, tecnología y materiales educativos de calidad”.

Educación a distancia

El académico estimó que el país continuará con educación a distancia, ya sea virtual, a través de medios de comunicación o con materiales impresos, el primer semestre del 2021 por lo que consideró que el otro reto a enfrentar es crear las plataformas de gestión de aprendizaje, habilitar el acceso gratuito de docentes y alumnos de los centros escolares públicos, generar contenido en dicha plataforma, así como capacitar a los maestros en el uso de herramientas digitales educativas, detallando que ello debería ser priorizado a partir del noveno grado o educación media.

Sugirió establecer alianzas entre el Estado y los medios de comunicación para difundir programas educativos estructurados y producidos, elaborar y distribuir textos, cuadernos de trabajo y guías didácticas, así como el apoyo de las alcaldías para capacitar a los padres de familia a fin que acompañen a sus hijos en casa.

El rector de la Unitec indicó que se espera que para junio del presente año sea posible iniciar el proceso de reactivación gradual y semipresencial en los centros escolares, consideró importante que el Estado rehabilite la infraestructura escolar destruida o dañada por las tormentas tropicales, así como mejorar las condiciones sanitarias de los centros escolares, además de establecer los protocolos de bioseguridad.

Deserción

La juventud se está desvinculando del sistema, de acuerdo a la viceministra de Educación, Gloria Menjívar.

Las autoridades educativas confirmaron la fuerte deserción de la población escolar y señalaron que la misma se da con mayor fuerza en el tercer ciclo y en educación media, lo que indica que la juventud se está desvinculando del sistema, de acuerdo a la viceministra de Educación, Gloria Menjívar.

Aseveró que a partir de los 12 años; muchos de esos jóvenes se están insertando en el trabajo infantil o están migrando hacia otro país y por eso considera que se debe efectuar un plan que atienda las necesidades de los más vulnerables.

Brecha digital

El ministro de Educación, Arnaldo Bueso, indicó que, a partir del 15 de enero, esta secretaría iniciará una campaña fuerte de motivación a los padres de familia y a los educandos para asegurar que se pueda tener una matrícula alta, a pesar de los problemas que enfrenta el país.

Añadió que se tiene que desarrollar algo que sea halagador y práctico a partir de las circunstancias.

Entre los planes para este año se contemplan algunos pilotajes en zonas donde ha habido cero incidencias de casos de COVID o ha existido un extraordinario manejo de la pandemia lo que servirá para evaluar cómo evoluciona el mecanismo semi presencial.

La brecha digital es uno de los grandes problemas que afecta a la educación en Honduras y que debe atenderse con urgencia.

Dotación de tecnología

Paralelamente se prevé atender a la población del tercer ciclo y de educación media que es una población de alto riesgo de deserción mediante tecnología a quienes se les llevará tabletas digitales. En ese sentido se han realizado pilotajes apoyados por la Agencia de Estados Unidos para la Cooperación Internacional (USAID).

La Cooperación Española ha brindado apoyo con 15 puntos de internet satelital que se instalarán en igual número de lugares del país.

Daños en centros educativos

El presente año es clave para reparar los daños provocados al sistema educativo que dejó la ausencia de dos millones de estudiantes el 2020.

Sobre los daños a los establecimientos educativos, el ministro Bueso indicó que es algo que se ha venido arrastrando y que sistemáticamente se ha estado definiendo el mecanismo para repararlos.

Se estima que al menos un millar de escuelas deben ser reparadas este 2021 de las cuales más de la mitad fueron severamente afectadas por las tormentas que devastaron el país a finales del año anterior.

Además, 620 centros educativos siguen siendo utilizados como albergues y que, al momento de desalojarlos, se tiene que hacer una evaluación para establecer de qué forma se hace un proceso de mejora. En el departamento de Cortés hay 106 centros educativos dañados, 115 en Francisco Morazán, 88 en El Paraíso, 62 en Colón, 60 en Atlántida y Santa Bárbara con 28.

620 centros educativos siguen siendo utilizados como albergues.

Lo + Nuevo

22,640FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte