spot_imgspot_img

Presidente del Partido Nacional se opone totalmente a “trancazo” migratorio

Tegucigalpa – El presidente del Comité Central del Partido Nacional (CCPN) y alcalde capitalino Ricardo Álvarez, se pronunció hoy totalmente a un decreto aprobado en el Congreso Nacional mediante el cual se aplica un “trancazo” por controles migratorios de 17 dólares para entrar al país y otros 17 dólares para salir que serán manejados por la empresa estadounidense Securiport.
 

“Estoy totalmente en contra y en este momento con esa medida, 71 dólares es lo que se tendría que pagar y todavía está pendiente el cobro de una tasa para mejoramiento de los aeropuertos de 30 dólares adicionales a lo cual también me opuse rotundamente porque nos querían cobrar algo que no se había empezado a hacer”, criticó Álvarez.

Cuestionó que “ahora vienen con una nueva medida de 17 dólares de salida y 17 dólares de entrada y sigue pendiente esos 30 dólares más, lo que vendría a ser como 81 dólares por salir del país, ese posiblemente sería el impuesto más caro del mundo”.

Opinó que en lugar de aumentar tarifas y poner trabas con impuestos, más bien “bajémosla, démosle, un incentivo al turista y démosle un incentivo de impuestos a todo aquel empresario pequeño, mediano o grande que invierte y genera empleo, porque aumentando las tasas no incentivamos el progreso del país, más bien el destino de Honduras con este tipo de decisiones es hacia el retroceso, ahuyentamos al turista y al inversionista”.

Advirtió que con ese “trancazo” las cientos de misiones religiosas que llegan al país van a preferir irse a otros países pobres como Nicaragua o Haití al tener que pagar 70 dólares por entrar y lo mismo sucederá con las brigadas médicas internacionales.

Indicó que el argumento de funcionarios del gobierno que defienden a capa y espada el contrato con Securiport, “es una teoría muy vaga y muy pobre, porque a quien se castiga es a la clase media y el país dejará de percibir divisas, porque de por si el país es inseguro y sumado a esta medida ya nadie va a querer venir a Honduras”.

Álvarez consideró que ese tipo de medidas constituye un riesgo para la continuidad del Partido Nacional en el poder y por eso como presidente de esa institución política se está pronunciando totalmente en contra.

Por su parte, el ministro del Interior y Población, Áfrico Madrid, con un pobre argumento dice que quienes se oponen a la medida son aspirantes a cargos políticos, aunque la andanada de críticas al controversial decreto, provienen de distintos sectores de la sociedad.

No obstante, Madrid siguió con su argumento que no se pueden dar detalles del contrato con Securiport porque es un tema de “seguridad nacional” y en tal sentido ha invitado a representantes de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh) para una reunión el próximo viernes donde les explicará los alcances del contrato que él firmó con el presidente ejecutivo de Securiport.

Reportajes

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,672SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img