spot_imgspot_img

Presidente del Congreso dice que no puede responder por actos de sus parientes

Tegucigalpa – El presidente del Congreso Nacional, Juan Hernández, calificó como “ataques políticos” los señalamientos del periodista sureño Ariel De Vicente, quien develó una red de corrupción que involucra a altos estamentos del poder incluido al presidente del Parlamento hondureño.
 

– Atribuye ataques a sectores disidentes de la Policía y a medios de prensa.

Hernández buscó hoy separarse de hechos que van desde el pago de coimas hasta otros actos impropios que han salido a la luz pública tras la detención de la esposa del ex ministro de Finanzas, Dinora Aranburry de Guillén, en posesión de más de un millón de lempiras trasladados a bordo de un automóvil de lujo perteneciente a la fundación “Cintia Marina”, la cual el periodista sureño vinculó con colaboradores de Juan Hernández.

El precandidato nacionalista también ligó la denuncia a sectores disidentes de la Policía.

Aunque el comisionado general de policía, Juan Carlos «Tigre» Bonilla, ha defendido la acción de los agentes que detuvieron el vehículo y lo requisaron, e incluso recomendó un reconocimiento por la acción.

Hernández desvió el centro del escándalo para vincularlo a su accionar legislativo. Dijo que desde que tomó posesión en el Congreso “teníamos que hacer varios cambios profundos en el país y eso iba a generar mucha resistencia y ataques, pero hoy a estas alturas y cuando revisamos las encuestas y nos miran perfilados como el próximo candidato del partido y nos miran estructurados hasta en la última aldea, obviamente que los grupos que estamos tocando con estas decisiones se unen y generan estos ataques”.

Hernández quien retornó al país hoy viernes, calificó el denominado escándalo del millón como un normal ataque en su contra.

El presidente del Legislativo responsabilizó a medios de comunicación de generar ataques hacia su persona.

“Este tipo de ataques son los que evidencian que ya los grupos que siempre han querido manipular la acción política y económica del país, se sienten amenazados porque no tienen un peón de candidato ya perfilándose”, reafirmó.

Igualmente dijo que se han confabulado grupos que se sienten amenazados con la depuración policial.

Advirtió a las personas, que según él, se están confabulando que “no lo van a detener, porque así como lo dije en el lanzamiento de mi campaña, ¿quién dijo miedo?”, señaló utilizando una frase popularizada por el coordinador del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), el ex presidente Manuel Zelaya.

Sostuvo que lo sucedido a la esposa del ex ministro de Finanzas, debe ser aclarado. Arguyó que el tema compete directamente al Poder Ejecutivo, pese a que Guillén como parlamentario presidió la comisión de presupuesto, antes de asumir la titularidad de Finanzas a mediados de febrero de este año.

En torno a la vinculación de sus parientes con el escándalo del millón, el presidente del Congreso, dijo que tiene 17 hermanos y cada uno de ellos más de cuatro hijos. “Yo no puedo responder por los demás, yo respondo por mis actos, por mi matrimonio y mis hijos pequeños”, justificó el político.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,666SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img