baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

El peligro de ser mujer en Honduras



El peligro de ser mujer en Honduras
Autor del artículo: Proceso Digital/Jorge Sierra

Tegucigalpa - Era un mañana de abril cuando Rosa -le llamaremos así para proteger su identidad- cogió un taxi rumbo a su trabajo, sin pensar que ese día cambiaría el curso de su vida. La joven capitalina fue abusada sexualmente por un sujeto a bordo de un taxi en Tegucigalpa. Más de dos años han pasado y las cicatrices no cierran. 

“No solo me asaltaron, no solo me despojaron de mis cosas personales, sino que también quitaron una parte importante en mí. Me traumaron horriblemente, tanto que no salí por mucho tiempo de mi casa y perdí mi trabajo”, contó traumada.

“Iba rumbo a mi trabajo, a eso de las 7:30 de la mañana, siempre me dirigía al mismo punto donde solía agarrar el taxi…  iba caminando y un taxi se detuvo súper abajo de donde estacionan normalmente”, comenzó relatando la entrevistada. 

Rosa es una de las tantas hondureñas que han sido víctimas de abuso sexual.

Ella decidió contar su historia a Proceso Digital y detallar lo que pasó aquella fatídica mañana de 2017.

En los últimos días se ha denunciado en la capital hondureña a una red de taxistas que se confabulan con malvivientes para llevar a cabo atracos, abusos y otro tipo de crímenes, especialmente contra mujeres.

La joven entrevistada relató que luego que abordó el taxi, más adelante se subió una señora, quien le dijo al taxista que luego había otro pasajero que se dirigía al Bulevar Morazán, sin embargo éste hizo caso omiso.

entrevista abusada1El movimiento constante de sus manos fueron el fiel retrato del trago amargo que vivió esta hondureña.“Más adelante el taxista se detuvo para subir a un hombre. Él se subió en la parte de enfrente, mientras yo y la señora íbamos en la parte trasera. El hombre ese sacó un arma (de fuego) y nos dijo que nos calláramos y que si hacíamos algún movimiento nos dispararía”, narró.

La joven mujer, madre de dos niñas, agregó que luego ambos hombres -taxista y pasajero- hicieron una especie de “show” y el segundo le reclamó al ruletero por qué no había pagado el impuesto de guerra (extorsión).

“El taxista, supuestamente asustado, porque estoy segura que era cómplice, le contestó que no había pagado porque el carro lo tenía en el taller, a lo que el delincuente le dijo que lo iba a matar delante de nosotras”, siguió contando.

La mujer, con 29 años, afirmó que en ese momento sintió pesar porque supuestamente el taxista podía ser asesinado por no pagar la extorsión.

“Sentí compasión por el taxista porque según yo era real y él podía perder la vida”, adicionó.

entrevista abusada3Rosa no olvida aquel día que le robaron parte de su ser.El malhechor le ordenó al taxista que lo llevara donde él le diría y que no se opusiera porque le dispararía. Seguidamente despojó a las mujeres de sus bolsos y los registró minuciosamente.

“Me preocupé bastante porque en mi trabajo me acababan de asignar un teléfono nuevo y además andaba el mío que era un aparato más discreto. Me robó los dos celulares y las tarjetas de débito, absolutamente todo… luego el cínico me devolvió mi bolsa sin nada”, recapituló. 

Siguió contando que el taxi anduvo por varias calles de la ciudad, hasta que el sujeto le ordenó al taxista que se detuviera para bajar a la señora. “En ese momento me puse a llorar porque tenía mucho miedo. Yo pensaba que me iban a matar y dije: hasta aquí nomás llegué’”, citó.

En seguida y tras amenazar a la señora el delincuente, pidió al taxista que apresurara el viaje y lo amenazó”.

entrevista abusada2Recuerda que pasó frente a este restaurante chino ubicado en el Bulevar Morazán de la capital.La entrevistada contó que por segundos logró levantar la cabeza y abrir los ojos, lo que le permitió ver que pasaban por el centro comercial Los Castaños, en el Bulevar Morazán.

“El sujeto dirigía al taxista por donde seguir. Llegando a inmediaciones de la Villa Olímpica le dijo que se metiera en un callejón y cuando estacionó el carro, se pasó para la parte de atrás, me dijo que me acostara, que no abriera los ojos y abusó de mí”, dijo entre sollozos. 

El infame momento llegó y previo a abusarla, la entrevistada -contó- que le puso sus manos en el pecho al transgresor y le dijo: “por favor, no me haga daño porque tengo dos niñas que me esperan en casa”, a lo que él contestó: “Ahhh, tenés dos hijas…” y se consumó la violación.

El taxista fue testigo de la violación y nunca se bajó de la unidad. La violación tuvo un lapso de 20 minutos y el hombre se apresuró al final porque recibía constantemente llamadas a su aparato celular. 

“No solo me asaltaron, no solo me despojaron de mis cosas personales, sino que también quitaron una parte importante en mí. Me traumaron horriblemente, tanto que no salí por mucho tiempo de mi casa y perdí mi trabajo, un lugar donde estaba muy bien con un año de antigüedad”, describió entre lágrimas que rodaban por su rostro.

entrevista abusada4El sujeto que la violó recibió varias llamadas durante consumaba el acto cruel.Rosa fue abandonada en unas gradas de la colonia El Sitio. No tenía nada en su bolso y parte de su vida le había sido arrancada.

“Yo que tengo mis niñas me pregunto: ‘¿Cómo será este tipo de sucesos para las niñas que son abusadas?’ sin duda es traumático porque les roban la inocencia. Si esto me afectó a mí que ya soy una mujer, solo pienso cuando les ocurre a las niñas”, reflexionó.

Describió que lo sucedido aquella mañana de abril es algo que nunca olvidará y que tampoco es algo fácil de superar.

Agradeció a la organización Médicos Sin Fronteras, quienes le brindaron atención especializada para poder asimilar lo sucedido. “Ellos le dan ayuda a uno y se vuelven amigos de verdad. El sicólogo que me trató me tuvo una paciencia increíble, era una mujer que no paraba de llorar. Mis hijas no saben lo que pasó porque aún son una niñas”, puntualizó.

Reveló que su vida íntima nunca volvió a ser la misma y que es algo que su compañero de hogar no ha sabido comprender.

Más víctimas La joven no dudó en afirmar que el sujeto que la violó lo mismo hizo con un sinnúmero de mujeres y eso lo comprobó cuando interpuso la denuncia ante las autoridades.

Mencionó que las mismas le confiaron que la misma ruta que ella atravesó el día que fue abusada, también coincidía con otras mujeres que fueron víctimas del abuso.

Apuntó que el papel de las autoridades le deja “un sabor amargo”. “Los agentes de la ATIC sí tratan de hacer su trabajo, pero otros son los que duermen los casos y prácticamente no hacen nada”, apostilló.

entrevista abusada5Nuestra entrevista no puede alejar de su memoría el fatídico abril de 2017.Tal es así su desconfianza con los operadores de justicia, que pese a que hubo consulta a cámaras de seguridad y otras evidencias, nunca lograron identificar al violador.

Consultada sobre un mensaje para las mujeres que están expuestas a este tipo de sucesos, respondió: “Debemos ser prudentes para subirlos a un taxi, fijarnos bien en quienes van a bordo y analizar las situaciones para no correr riesgos.

Recomiendo mejor tomar taxis de punto y tener cuidado en todos los sentidos”, expuso.

Rosa limpió sus lágrimas y se marchó. A la distancia pudimos observar que varios taxis se ofrecieron para llevarla, pero ella los ignoró y cruzó la calle en busca de otro medio seguro de transporte. En casa la esperan sus dos niñas, quienes son el nervio y motor de su vida.

Agresiones más denunciadas

Las denuncias de violencia sexual contra mujeres y niñas que se registran con mayor frecuencia en el Ministerio Público son: violación, violación especial, actos de lujuria, estupro, tentativa de violación, rapto, hostigamiento sexual, tráfico de personas, tentativa de violación especial, abuso sexual, violencia doméstica sexual, pornografía infantil; incesto, acoso sexual, proxenetismo o celestinaje, explotación sexual, tentativa de rapto y ultraje al pudor.

Loscasos de agresión sexualo violencia contra la mujer y las niñas que han sido llevados al Poder Judicial indican que se efectuaron 223 sentencias condenatorias de los más de dos mil expedientes de violencia sexual contra las mujeres. La disparidad radica, en parte, en que las mujeres son jóvenes o menores de edad que desconocen los procedimientos legales a seguir.

Del total de 223 sentencias emitidas por el Poder Judicial en el 2017, 135 fueron violación, 72 por actos de lujuria, dos por estupro; dos por incesto; 1 por hostigamiento sexual, 1 por proxenetismo; 5 por rapto y 5 por trata de personas.

Muertes violentas

Otro hecho que preocupa a las organizaciones de mujeres es que los feminicidios se están registrando cada 16 horas.

A fines de 2018 seregistraronun poco más de 300 feminicidios y en su mayoría eran mujeres en las edades de 15 a 29 años. Tegucigalpa, la capital, La Lima (norte), San Pedro Sula (norte) y Catacamas (nororiente) son las ciudades donde se han registrado con mayor énfasis las muertes violentas de mujeres.

En 2017 se denunciaron 1 mil 634 casos de violación sexual en el país, según estadísticas del MP.

De acuerdo a datos del Observatorio de los Derechos Humanos de las Mujeres, adscrito al Centro de Derechos de Mujeres (CDM), el 94 % de los delitos sexuales que llegan a ser conocidos quedan enla impunidad, un hecho que significa que los violadores se puedan salir con la suya. Es altamente importante que el sistema judicial confronte los delitos, pero también la situación exige una respuesta de prevención que pare la violación antes de que ocurra.

Solo en el 2017, la ASJ acompañó 25 procesos de investigación. Producto de esta colaboración ofrecida, el Ministerio Público logró 13 capturas y 14 sentencias condenatorias. En otras palabras, resolvieron de forma favorable 56 % de los casos -mucho mejor que el 6 % de casos resueltos a nivel nacional-. A la vez, se brindó atención psicológica a 60 víctimas con sus respectivos familiares.


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba