Madrid.- México atraviesa una «grave crisis humanitaria» como consecuencia de las víctimas de años de violencia del narcotráfico, la corrupción, la tortura y las desapariciones, según denunció hoy la periodista mexicana Marcela Turati, cofundadora de la red «Periodistas de a Pie».
 

Ante esta situación y las fuertes amenazas a las que a menudo están sometidos, los periodistas deben unirse, trabajar en equipo y «ser más investigativos», dijo Turati en una entrevista con Efe en Madrid, donde el martes participó en un debate sobre el «periodismo comprometido», organizado por la ONG Oxfam Intermón.

Desde «Periodistas de a Pie», una red de reporteros que promueve la información desde el enfoque de los derechos humanos, «lo que queremos es humanizar y que no sean solo cifras» las noticias en lo que se refiere a la violencia en México, donde, según afirma, «todo es muy confuso» debido a la corrupción.

La periodista sostiene que la violencia se disparó desde que en 2008 el entonces presidente de México Felipe Calderón envió a los militares para combatir en narcotráfico en las calles, en las que siguen con el actual jefe de Estado, Enrique Peña Nieto, de cuyo gobierno Turati afirma que quiere hacer «invisible» la violencia creando «la percepción de que las cosas están bien».

Muchos medios mexicanos adoptaron una jerga de la violencia, publicando algunos el llamado «ejecutometro» o cifras de asesinatos, otros hablaban de «los cocinados» para referirse a las víctimas del narcotráfico disueltas en ácido y las «bajas colaterales», según la periodista, quien explicó que la red propuso la alternativa de «cubrir la violencia desde el punto de vista más social y humano».

En este empeño, «Periodistas de a Pie» pidieron ayuda a la ONU, señaló Turati, al recordar que en muchos casos se trata de grupos de jóvenes matándose entre si.

La red puso en marcha cursos para preparar a periodistas para cubrir la violencia, «adoptar protocolos de seguridad», crear alertas, saber cómo entrevistar a las víctimas o cubrir el dolor», dijo al lamentar que las autoridades en su país «nunca investigan los asesinatos de periodistas» y muchas zonas de México «están silenciadas» por el miedo porque «las amenazas son muy fuertes».

Los periodistas «colombianos nos enseñaron mucho» a afrontar la violencia, dijo Turati al señalar que también pidieron consejos a corresponsales de guerra.

Fue entonces cuando «nos dimos cuenta que nos estamos convirtiendo en corresponsales de guerra en nuestro país», declaró la veterana periodista y autora de varios libros sobre la violencia en México.

Turati participó en Madrid en la Séptima Mesa de Periodismo Comprometido, un debate organizado por Oxfam Intermón para promover que «las personas sean el centro de la noticia», tratar de cómo hacer periodismo en situaciones de crisis y contextualizar la información, según la portavoz de la ONG, Laura Martínez.