spot_imgspot_img

Penas de hasta 60 años de prisión para 205 supuestos yihadistas en Nigeria

Abuya – Un tribunal nigeriano condenó a 205 supuestos integrantes del grupo yihadista Boko Haram a penas de entre 3 y 60 años de prisión, poniendo fin al proceso contra un millar de sospechosos de pertenecer a esta organización, informan hoy medios locales.

El tribunal se pronunció ayer en una base militar del norte del país, y liberó a 526 personas por falta de pruebas, por ser menores de edad o por padecer enfermedades mentales, explicó un portavoz del Ministerio de Justicia, Salihu Isah.

Los declarados culpables lo fueron por haber admitido pertenecer a Boko Haram o por negarse a dar información a las autoridades.

El proceso contra este grupo de acusados comenzó a principios de mes y, aunque el Ministerio aseguró que el juicio se celebraría a puerta abierta, la mayor parte de la información se ha publicado a través de canales gubernamentales debido a la localización remota de la base militar donde se celebró, situada en el estado de Níger.

Este tipo de procesos contra supuestos miembros de Boko Haram arrancó en secreto en octubre de 2017, lo que provocó protestas de asociaciones pro derechos humanos.

El golpe más conocido de Boko Haram se produjo en 2014, cuando 200 niñas de un colegio de la ciudad de Chibok fueron secuestradas, lo que causó indignación y condena internacional, como las de la entonces primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y la nobel Malala Yousafzai, que se unieron para pedir su puesta en libertad.

Más de cien niñas han sido liberadas, pero 112 permanecen aún en cautiverio.

Hoy mismo, la Policía reveló que miembros de la organización yihadista atacaron ayer sin éxito un instituto femenino en la ciudad de Dapchi, en el estado nororiental de Yobe, fracasando en su intento de secuestrar a más chicas, quienes huyeron junto a sus profesores a través del bosque.

Finalmente, los terroristas saquearon la escuela y se llevaron la comida de la cocina antes de irse de la ciudad.

Nigeria ha visto incrementado el número de ataques suicidas en los últimos meses pese a que los terroristas hayan perdido presencia en algunos de sus territorios tras operaciones exitosas llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad.

En represalia, los yihadistas han adaptado sus ataques a sitios considerados como puntos débiles, como los lugares de oración, escuelas y campamentos de refugiados.

Boko Haram, que significa en lenguas locales «la educación no islámica es pecado», lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

Más de 20.000 personas han muerto desde el comienzo de la insurgencia yihadista en la zona, en 2009, alrededor de 1,6 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares y 4,7 millones necesitan asistencia alimentaria urgentemente, según cifras de la ONU. 

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,055FansMe gusta
37,550SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img