Tegucigalpa – Para el ex secretario de Seguridad y actual coordinador de campaña del Partido Nacional, Óscar Álvarez, la corrupción en Honduras “es una adicción”.
 

“La corrupción es una adicción porque el tejido social está roto; los hijos no están educados correctamente y es una lástima porque la educación viene desde el hogar”, expresó Álvarez, quien además busca su reelección en el Congreso Nacional.

El ex titular de la Seguridad comparó la actual situación del país, nada más que en menor escala, como la que ocurrió en Colombia a finales de los años 80 y principios de los 90. “Estamos en una situación como la de Colombia que sufría delitos y secuestros producto del crimen organizado”, dijo.

Lamentó que en la sociedad hondureña no haya un esquema de control social, lo que genera que la sociedad esté convulsionada. “Estamos con la esperanza de tener una mejor seguridad para el país con un nuevo gobierno”, expresó.

Puntualizó que “tenemos que reducir la impunidad, en Estados Unidos hay igual número de delitos, pero allá los castigan, tenemos que aplicar la ley, no importa si la persona es rica o pobre”.

Óscar Álvarez fue el primer ministro de Seguridad en la actual gestión gubernamental. En 2011, Honduras registró el mayor índice de homicidios por 100 mil habitantes, en ese año fue de 86, el más alto reportado en la historia del país.