spot_img

Para comprender el conflicto de Ucrania y Rusia, hay que entender primero a Vladimir Putin: ¿que busca el líder ruso?

Por:

Compartir esta noticia:

Por Alberto García Marrder – Análisis especial para Proceso Digital

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha conseguido su primera victoria sin disparar un solo tiro: tiene al mundo sobresaltado y pendiente de una inminente invasión a Ucrania, su país vecino y exrepública soviética de Europa Oriental.

Putin, un ex espía de la KGB soviética con más de 20 años en el poder, es un político habilidoso, audaz en sus tácticas dictatoriales y capaz de crear crisis interminables con su enemigo de siempre, Estados Unidos.

Y tiene una obsesión: revivir la Unión Soviética, bajo el mando único de Rusia y expulsar a Estados Unidos y la Alianza Atlántica OTAN de Europa Oriental.

Para eso, hay que tener en cuenta lo que dijo en 2005: “La mayor catástrofe geopolítica del pasado siglo fue la disolución de la Unión Soviética. Para el pueblo ruso, eso representó un golpe duro”.

Si Ucrania cae, se desmorona toda la geopolítica surgida hace 30 años en Europa Oriental tras la desaparición de la Unión Soviética.

(Y en Asia, China podría tomar el ejemplo y dar el zarpazo final y anexionar a la fuerza la isla de Taiwán, su gran sueño).

Putin sabe de sobra las consecuencias de una invasión a Ucrania: Estados Unidos aislaría a su país del sistema financiero internacional con el consiguiente colapso económico y crearía una fuerza militar interna en contra de la presencia rusa.

Y eso, sin poner el presidente americano Joe Biden, un solo soldado en Ucrania. No quiere repetir el error de Irak y Afganistán (donde su país tuvo que retirarse hace poco a escondidas) tras la muerte en los dos países, de más de 7,000 soldados americanos.

Cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin en Ginebra, en junio 2021. (Foto EPA-EFE).

Hay que tener en cuenta dos factores dispares entre Biden y Putin: el primero no controla a la prensa ni a su congreso, lo que el líder ruso si hace de una forma descarada.

Lo que dice y ordena Putin va a misa y nadie protesta públicamente. Ni la prensa controlada ni el dócil congreso.

Putin, según analistas como Fiona Hill, exconsejera sobre Rusia en las presidencias de George W. Bush y Barak Obama, tiene una obsesión: que Georgia y Ucrania no se afilien a la OTAN.

En un artículo publicado en “The New York Times”, Hill recuerda que en los años noventa, Estados Unidos y la OTAN obligaron a Rusia a abandonar sus bases militares de Europa Oriental, Alemania y de los Estados Bálticos.

“Putin quiere que los Estados Unidos sufra algo similar después de, según la perspectiva rusa, de los cuatro años de la desastrosa presidencia de Donald Trump, el distanciamiento con los aliados europeos y la precipitada salida de Afganistán…es una señal de debilidad”.

”Y que si él presiona lo suficiente, podría lograr un acuerdo de seguridad beneficioso con la OTAN y podrá evitar un conflicto armado abierto y entonces sería el turno de Estados Unidos de salir de Europa con sus tropas y  mísiles”, insiste la experta.

Foto de la cumbre G-20, entre los presidentes de Estados Unidos, Barak Obama y el de Rusia, Vladimir Putin, en 2016, en China. (Foto Ministerio ruso de Información).

Hasta ahora, Estados Unidos baila al ritmo que impone Putin con sus iniciativas y estrategias por muy disparatadas que fueran. Invadió Georgia en 2008, y se anexionó la península de Crimea en 2014  y controla la región de Donbás, en el sudeste de Ucrania ante la pasividad de Washington y Bruselas.

Según Fiona Hill, que es una experta en el tema, la falta de reacción occidental, “ha envalentonado a Putin y quiere ahora mucho más…que Estados Unidos se vaya de Europa, aprovechando su debilidad interna y su alejamiento de sus compromisos externos.”

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img