spot_imgspot_img

Pandemia dejó en evidencia incompetencia, negligencia y corrupción del sistema: exrectora Castellanos

Tegucigalpa – La exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, aseveró que la pandemia dejó al descubierto la negligencia, la incompetencia y la corrupción en el sistema sanitario por parte de las autoridades gubernamentales.

– Lamentó disminución de procesamiento de pruebas en el Distrito Central y falta de información de las cantidades de pruebas diarias realizadas.

– «En cada gobierno tenemos cuatro o cinco ministros de Salud que no duran ni un año por los intereses de los que venden medicamentos: diputados y empresarios», reprochó.

“Ha quedado al descubierto las incompetencias, la negligencia y en evidencia la corrupción en esta pandemia del Coronavirus”, dijo Castellanos en declaraciones a Radio América.

Señaló que cuando la UNAH estuvo administrando el Hospital Escuela, se concentró en la formación médica y mejorar el sistema sanitario  debido que constató las debilidades y carencias de la estructura antes de la llegada de la pandemia.

Indicó que cuando tuvo conocimiento de los montos de las compras de emergencia por el COVID-19, se preguntó ¿Cómo y quién va a manejar los hospitales, las pruebas, si los laboratorios no existen?, ¿dónde se van a almacenar esa cantidad de pruebas con la cadena de refrigeración, si no hay los cuartos de refrigeración en el sistema de Salud?

La exrectora recordó que en el Hospital Escuela, cuando se compraba medicamentos en grandes cantidades, los almacenaban en una bodega de un edificio de la UNAH.

“Si el Laboratorio de Virología solo podría hacer 500 pruebas ¿dónde y con quién van hacer las pruebas que se habían comprado y cuando las van a procesar?”, cuestionó.

La actual directora del Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS), manifestó que cuando se realizan compras de grandes volúmenes “se negocia que no la entreguen en un solo paquete, sino que el proveedor las vaya entregando de manera periódica para no saturar los almacenes”, expresó.

En ese sentido, insinuó que hubo falta de conocimiento del sistema para el almacenamiento por parte de los encargados de las compras.

Mencionó que fue la misma situación que ocurrió con la adquisición de mil ventiladores mecánicos en la que había pocas camas de unidades de cuidados intensivos y el personal que lo iba manejar.

“Nos imaginamos que el uso de estos equipos iban a quedar en abandono o no iban ser utilizados”, expuso.

Igualmente, puntualizó que hospitales regionales como Gabriela Alvarado en Danlí, Santa Teresita en Comayagua, Hospital del Sur en Choluteca y San Francisco en Juticalpa tenían falencias en el manejo de pacientes con patologías comunes, pero que no tenían los laboratorios y los equipos requeridos.

“Nos venían esas ambulancias con tres, cuatro o cinco pacientes, nos saturaban el hospital y por eso, el Hospital Escuela estaban con mora quirúrgica y problemas de camas cuando llegaban los medios de comunicación y los hospitales regionales estaban vacíos”, apuntó.

Sobre las compras de emergencia, contó que ella junto a la doctora Elsa Palou iban al Congreso Nacional para plantear la necesidad de un Hospital de Trauma, fondos para la ampliación de las salas de cuidados intensivos cuando estuvo la epidemia del Zika.

“Nunca tuvimos respuesta y tampoco el centro asistencial recibió más dinero, sin embargo, vemos como las cantidades millonarias en las emergencias para realizar compras sin las normas de la Ley de Contratación del Estado”, lamentó.

La directora del IUDPAS subrayó que las compras pueden calificarse como improvisaciones del Estado al no querer escuchar a médicos y especialistas en pandemias.

“Hubo improvisación, probablemente preocupación de tener los insumos, creo que también hubo desprecio a las personas que saben del tema y que pudieron dar las mejores sugerencias y se ve que el problema no está siendo manejado a nivel gubernamental por los expertos”, aseveró.

Castellanos sentenció que la última crisis en Salud fue el desfalco del Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS), y reclamó que los imputados de ese hecho estén quedando libres y auguró que será la misma situación con las compras de emergencia «donde caen los de abajo y después los dejarán en libertad».

La exrectora acentuó que la Secretaría de Salud es la rectora del sistema sanitario y el ente que debió dirigir y coordinar el manejo de la pandemia, «está totalmente desarticulada e intervenida por sistemas políticos».

Relató que en su momento denunció ante el Presidente de la República y el ministro de la Presidencia la presencia de empleados paracaidistas en la Secretaría de Salud. «Los políticos destruyen las instituciones por toda la interferencia que hacen en el nombramiento de personal incapaz», puntualizó.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img