spot_imgspot_img

Panamá aumenta muertes a 1,250 y contagios a 57,993 por la COVID-19

Panamá – Panamá registró este viernes 1,176 nuevos casos positivos y 41 nuevas defunciones de la COVID-19, para un total de 57,993 contagios y 1,250 muertes tras 137 días de pandemia en el país, que tiene una letalidad local de 2.1 %.

Del total de muertes, 34 se dieron en las últimas 24 horas y 7 pertenecen a días anteriores cuyas verificaciones de laboratorio evidenciaron que padecían de la COVID-19, según señala el comunicado oficial del Ministerio de Salud (Minsa).

El reporte del Minsa señala que hay 32,704 (56,4 %) pacientes recuperados, mientras que los hospitalizados suman 1,398, de ellos 1,243 están en sala general y 155 en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

En aislamiento domiciliario con síntomas leves se encuentran 22,641 personas, de los cuales 21,967 permanecen en casa y 674 en hoteles hospitales designados por el Gobierno.

Hasta el momento, desde el primer caso detectado el 9 de marzo pasado, se han realizado 200.986 pruebas de detección de contagio por COVID, 70 % negativas y 30 % positivas, con 3.381 nuevos test efectuados en las últimas 24 horas, para una positividad de 35 %.

La constante de muertes según el rango de edad se sigue dando entre las personas con más de 60 años, que acumulan hasta ahora 893 del total de 1.250 fallecimientos por la enfermedad.

En cuanto al registro de casos, la provincia de Panamá, donde está la capital, y la aledaña de Panamá Oeste, registran la mayor cantidad de contagios con 33.966 y 10.150, respectivamente.

Un toque de queda nocturno rige en todo el país, mientras que en la capital y las provincias caribeñas de Bocas del Toro y Colón, y la de Chiriquí, limítrofe con Costa Rica, estas tres también con un alta incidencia de contagios, hay un cuarentena total con la que se busca frenar la propagación del virus.

Las autoridades entregaron este viernes un kit con medicamentos y otros insumos para combatir la enfermedad en albergues y hoteles que sirven como hospitales como una nueva estrategia para evitar que el paciente agrave y reducir la carga viral.

El equipo entregado lleva gel alcoholado, mascarillas, un medidor de oxígeno en la sangre de uso fácil, analgésico, antihistamínico, Ivermectina y multivitaminas, además de instrucciones sobre el uso del contenido de la bolsa,y las acciones para combatir la COVID-19.

Panamá, con unos 4,3 millones de habitantes, vive una creciente escalada de casos que ha provocado una saturación en hospitales públicos y privados, y llevado a la habilitación de espacios alternativos.

En marzo pasado, Panamá paralizó toda la actividad económica no esencial y organizó un proceso de apertura gradual dividida en seis bloques que comenzó el 13 de mayo permitiendo el reinicio de dos de ellos, que suspendió por el rebrote de la COVID-19 en pleno desarrollo.

Sectores esenciales como alimentos, salud, seguridad, transporte, entre otros, nunca han parado, pero permanece cerrado todo el comercio y las escuelas, y están suspendidos los eventos masivos culturales y deportivos.

A partir del próximo lunes, en las provincias centrales de Los Santos, Herrera y Coclé, se dará la reapertura de actividades, como la venta de automóviles y la construcción privada comerciales, debido a que estas regiones tienen muy baja incidencia de contagios.

Se reactivarán además los servicios profesionales y administrativos.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,531SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img