spot_imgspot_img

Obispos latinoamericanos analizan proyectos de desarrollo a favor de pobres

Santo Domingo- Obispos católicos latinoamericanos iniciaron hoy en Santo Domingo la evaluación de más de 250 proyectos sociales en favor de comunidades campesinas, indígenas y afroamericanas de 20 países de América Latina y el Caribe.
 

Los recursos serán aportados por la Fundación Populorum Progressio, creada en 1992 por Juan Pablo II en favor de comunidades campesinas e indígenas en América Latina y el Caribe.

Los religiosos, que celebran por primera vez en un país del Caribe la reunión del Consejo de Administración de la entidad, señalaron a la prensa que en esta ocasión evaluarán entre 250 y 280 iniciativas de desarrollo, de los cuales aprobarán unas 200.

El arzobispo de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, Antonio Arregui Yarza, indicó que si bien los proyectos «son pequeñitos» para las personas sencillas y de escasos recursos «es mucho».

«El dinero (para financiar los proyectos) son colectas que vienen de toda parte del mundo (…) para que la gente se ayude a si misma y para que esa ayuda se multiplique», precisó el prelado católico.

Los proyectos que se evaluarán durante la cita están relacionados con producción (agropecuaria, artesanal y microempresarial), infraestructura comunal (agua potable, letrinas y salones comunitarios), educación (capacitación, dotación de escuelas y publicaciones), salud (campañas preventivas y dotación de dispensarios) y construcción (centros educativos y de salud).

Los países que han presentado proyectos son Brasil (un total de 57), Colombia (41), Perú (21), Haití (20), Ecuador (19), El Salvador (13), Bolivia y Guatemala ocho cada uno, Chile (7) y Argentina y la República Dominicana seis cada uno.

Mientras que Costa Rica, México y Paraguay presentará cuatro cada uno, Uruguay y Venezuela tres, Cuba y Panamá dos, y las Antillas menores y Nicaragua uno.

La cita, que se extenderá hasta el viernes en las afueras de Santo Domingo, iba a ser encabezada por el presidente de la fundación y del Pontificio Consejo Cor Unum, el cardenal Paul J. Cordes, quien finalmente no se trasladará a la capital dominicana, debido a que fue sometido a una intervención quirúrgica.

En su lugar asiste el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo de Guadalajara y presidente del Consejo de Administración de Fundación Populorum Progressio.

Los obispos tienen previsto trasladarse el próximo jueves a Haití, para realizar una visita programada antes de que se produjera el devastador terremoto del pasado enero, que dejó unos 300.000 muertos, igual cantidad de heridos y 1,2 millones de damnificados.

Los religiosos entregarán en Haití en nombre del papa Benedicto XVI un cheque por 250.000 dólares para la reconstrucción de una escuela infantil que colapsó durante el sismo, precisó a la prensa monseñor Segundo Tejedo, representante del Pontificio Consejo Cor Unum.

Además, visitarán un campo de refugiados gestionados por la Iglesia Católica, la Catedral y el Seminario y se reunirán con organizaciones humanitarias católicas que trabajan en Haití.

Asimismo, Tejedo dijo que los obispos llevarán un mensaje del papa para Haití en el que el Sumo Pontífice asegura que «la Iglesia no se olvida» del pueblo haitiano.

Posteriormente, regresarán a la capital dominicana para concluir la evaluación de los proyectos.

La celebración en Latinoamérica de la reunión anual del Consejo de Administración de Populorum Progressio, integrado por varios obispos y arzobispos latinoamericanos, permite, según la Santa Sede, «saber de primera mano la realidad concreta de las diversas zonas del continente, al tiempo que hacer conocer las actividades de la fundación en las Iglesias locales».

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,143FansMe gusta
37,978SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img