spot_img

Nueva polémica policial tras muerte de dos aspirantes en entrenamiento

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – La muerte de dos aspirantes a agentes policiales se cubre con un enorme velo de misterio luego de conocer versiones oficiales de la institución que contrastan con otras que aseguran fueron sometidos a condiciones inhumanas durante ejercicios físicos de las prácticas el fin de semana.

– Golpe de calor, consumo de bebidas energizantes y hasta inhalación de gas lacrimógeno son parte de las teorías que se tejen en torno a la muerte de los dos aspirantes policiales.

– En febrero de 2021 la joven Keyla Martínez murió en los separos de una posta policial en La Esperanza, Intibucá, y aunque desde un inició el cuerpo policial se desmarcó del hecho la autopsia reveló que murió por asfixia mecánica.

– En mayo de este año el barrista Wilson Pérez fue abatido por policías, lo que el Conadeh calificó como “ejecución extrajudicial”. Nunca hubo acusación para nadie en este caso.

Las dos personas murieron luego de participar en un entrenamiento para aspirar a un puesto de la carrera policial. Desde un inicio circularon versiones que los ahora fallecidos sucumbieron por la inhalación de gases lacrimógenos, pero este extremo ha sido rotundamente negado por las autoridades del cuerpo del orden.

En los ejercicios físicos el Auxiliar de Policía asignado a la Dirección de Telemática, Jairo Josué Martínez Cruz se comenzó a sentir mal de salud y fue trasladado a un hospital cercano de La Paz, pero posteriormente se recibió información de que había fallecido.

(LEER) Tras muerte de aspirantes a oficiales suspenden del cargo al director de la Academia Nacional de Policía

Casi de forma misteriosa, varios aspirantes a oficiales de policía que iniciaron las actividades físicas se sentían cansados, por lo que fueron trasladados a una clínica para estabilización e hidratación.

Desde el mismo domingo, mediante un comunicado oficial de la institución policial se acentuó que en todo momento se recomienda a los policías y aspirantes no beber bebidas energizantes antes de ejercicios físicos.

Asimismo, se enfatizó que el gas lacrimógeno es usado solo por cursistas de entrenamiento antimotines para aprender a cómo colocarse la máscara antigas y no desesperarse en momentos de control de disturbios civiles. Esto ante las versiones de familiares de los afectados.

En el misterioso suceso al menos una treintena de aspirantes resultados afectados, por lo que fueron ingresados a los hospitales de La Paz y Comayagua.

La cúpula policial salió al paso para desvirtuar abuso en el entrenamiento de los aspirantes a agentes.

En las horas posteriores se confirmó el deceso del abogado Ronald Javier Coello Coello (34), quien también resultó afectado tras los ejercicios físicos del pasado domingo y que había sido internado.

La Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol), señaló que desde que ocurrieron los acontecimientos iniciaron una investigación de oficio, para determinar si existe o no la comisión de faltas disciplinarias por parte de los miembros policiales que se encontraban en el lugar.

Igualmente, tras lo ocurrido el comisionado Marlon Vásquez Palma fue suspendido como director de la Academia Nacional de Policía (Anapo).

(LEER) Abierta investigación sobre hechos donde fallecieron dos personas: Julissa Villanueva

La autopsia será determinante

La viceministra de Seguridad, quien además es médico forense, Julissa Villanueva, llamó a esperar los resultados de la autopsia para determinar las causas de las muertes de ambos jóvenes.

“Los estudios deben estar apegados a lo sucedido, se deben investigar todas las situaciones alrededor y sin duda alguna descartar causas como la muerte súbita cardiaca que son parte de los escenarios que se pueden presentar en situaciones como esta cuando personas son sometidas a ejercicios físicos”, explicó.

Villanueva mencionó que lo más importante será descartar que haya existido tortura policial, tampoco hubo exposición a gases lacrimógenos como ha trascendido en imágenes viejas reproducidas por varios medios de comunicación.

Mencionó que del universo de una quincena de afectados que reciben atención médica, todos ellos están por temas de trabajo físico excesivo.

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva.

En torno a denuncias del padre del malogrado joven Jairo Josué Martínez Cruz, uno de los dos fallecidos, quien aseguró que su hijo presenta golpes en la cabeza, la funcionaria mencionó que estas denuncias deben documentarse porque pudieron ocurrir en el momento de su caída.

“Lo que sí categóricamente se sabe es que nadie ha golpeado a Jairo, él inclusive era muy apreciado aquí en Telemática, tenía ya de trabajar algún tiempo allí. La otra persona que falleció también era un oficial policial que ya estaba con nosotros”, desglosó.

La patóloga forense relató que visitó a cada uno de los 13 aspirantes que resultaron afectados tras los ejercicios físicos, “los entrevisté en su condición de enfermos en La Paz y Comayagua, ninguno de ellos me manifestó que fueron expuestos a torturas, maltratos o exposición de gases lacrimógenos”.

Agregó que los relatos de los afectados denunciaron que no estaban acostumbrados al tipo de ejercicios al que fueron sometidos, por lo que habría que replantear los mismos.

La funcionaria de Seguridad dijo que le planteó al director de la Policía la posibilidad de replantear las prácticas de entrenamiento, instruir a los aspirantes que no consuman bebidas energizantes, entre otras situaciones para descartar que ocurra lo que pasó el fin de semana.

“A nadie se le convocó, ni para torturarlo, ni para matarlo”, enfatizó.

Hugo Maldonado, del Codeh.

Codeh pide revisar prácticas de entrenamiento

A criterio del presidente del Comité para la Defensa de Derechos Humanos – Honduras (Codeh), Hugo Maldonado, se deben revisar las prácticas que se hacen en lo interno de la Academia Nacional Policial (Anapo).

“Debe revisarse las prácticas al interior de la academia, a lo mejor pueda formar parte de la preparación de los cadetes, pero todo tiene su regularización y que sean por etapas”, dijo Maldonado.

Manifestó que debe investigarse el hecho expresando que “no se puede tapar el sol con un dedo”.

El defensor propuso a la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol), Fiscalía de Derechos Humanos y el Comisionado Nacional de Protección de Derechos Humanos para elaborar un informe nacional para que el pueblo hondureño conozca todos los hechos.

Condenó que los aspirantes fueran sometidos a tratos crueles al momento de su llegada a la Anapo, sin someterse previamente a una evaluación médica.

“Estas prácticas al interior de la Anapo no son de hoy, ha sido permanentemente”, subrayó.

El joven Wilson Pérez fue abatido por policías.

El asesinato del joven barrista

Recientemente la institución policial se vio salpicada por la muerte del joven barrista Wilson Pérez, quien era buscado por haber golpeado a una agente policial durante un juego de fútbol en el Estadio Olímpico de San Pedro Sula.

Cabe recordar que el joven barrista del Real España falleció el 31 de mayo de este año en un enfrentamiento con agentes de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) en la colonia Bella Vista en la ciudad de San Pedro Sula.

Las versiones del hecho aseguran que el malogrado joven habría sido abatido por los elementos de la Policía Nacional.

La Policía Nacional alegó en todo momento que la muerte de Wilson Pérez fue porque se enfrentaron agentes con miembros de estructuras criminales.

Pese a que en este suceso fue tomado por detectives de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), quienes hicieron las pruebas balísticas para determinar la trayectoria de los proyectiles durante la reconstrucción en la escena, nunca hubo personas acusadas por este asesinato.

La propia Policía Nacional, en su momento, pidió a la comunidad nacional e internacional que se involucrara en la investigación de la muerte violenta de Wilson Pérez. Tampoco hubo resultados.

También, la Comisionada Nacional de Derechos Humanos (Conadeh), Blanca Izaguirre, consideró la muerte del barrista Wilson Pérez como una “ejecución extrajudicial”.

Keyla Martínez murió en una celda policial de La Esperanza.

Keyla murió en posta

Otro suceso que conmocionó a la sociedad hondureña fue la muerte en una posta policial de la joven estudiante de enfermería Keyla Martínez en medio de un toque de queda por la pandemia de COVID-19.

La jovencita, según versión de los policías, se suicidó dentro de la celda a la que fue confinada luego de ser detenida por supuestamente protagonizar escándalo en la vía pública, andar en estado de ebriedad junto a un médico y violentado el toque de queda ya que fue requerida a las 11:45 de la noche del sábado 6 de febrero de 2021.

La versión del presunto suicidio nunca fue aceptada por la familia y amigos de Keyla, quienes aseguraron en el suceso hubo mano criminal, por lo que demandaban que los resultados de la autopsia fueran entregados los más pronto posible para conocer en qué condiciones murió su pariente.

De acuerdo con el reporte médico de la Secretaría de Salud, a través del centro asistencial donde fue trasladada la joven, la estudiante ingresó a la sala de emergencias a las 2:55 de la madrugada del día 7 de febrero, traída por la Policía, pero ella ingresó al hospital ya fallecida.

Posteriormente, el Ministerio Público señaló que Martínez había sido asesinada ya que su autopsia reflejó que su muerte fue por asfixia mecánica.

El 16 de abril de 2021, el Ministerio Público interpuso un requerimiento fiscal y efectuó la detención del policía, Jarol Rolando Perdomo Sarmiento, acusado por el delito de feminicidio agravado en perjuicio de la joven.

Perdomo Sarmiento se encuentra recluido a la espera del juicio oral y público. PD

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img