baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Tegucigalpa, notable crecimiento gris y oscuro panorama humano



Fotos/Juan Salgado para Proceso Digital Fotos/Juan Salgado para Proceso Digital
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - Este domingo 29 de septiembre, Tegucigalpa -capital de Honduras- arriba a sus 441 años de fundación con un notable crecimiento en obras de infraestructura, pero a la par una terrible deuda en la parte humana de sus pobladores que por estos tiempos resienten la falta de agua, obras de mitigación y suficientes empleos.

- Más de 1.3 millones de personas habitan la capital del país que la componen Tegucigalpa y Comayagüela.

El crecimiento desordenado de la ciudad, más los efectos del cambio climático convierten a la urbe en una de las más vulnerables del continente, donde la sequía suele ser “dramática” y las inundaciones “devastadoras”, dos extremos que se repiten en los últimos años.

Según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2019, el Distrito Central cuenta con una población de un millón 259 mil 646 personas.

capitalinosEl centro de la ciudad es uno de los sitios preferidos de los capitalinos.  

El área administrativa del Distrito Central lo forman un sector urbano denominado el área metropolitana de Tegucigalpa y Comayagüela, el cual está divido en 892 barrios y colonias, así como también un sector rural que posee 41 aldeas y 293 caseríos.

Tegucigalpa ha evolucionado en su historia de ser un pueblo minero Real Villa de San Miguel de Arcángel, a tener el título de ciudad y por último capital de Honduras.

En sus 441 años de historia no quedan rasgos de lo que fue en su día un pueblo minero, sino que se ha ido transformando en una urbe modernizada por sus recientes obras de infraestructura que brindan una apariencia de renovación.

puente consLa construcción de puentes es algo recurrente en Tegucigalpa.

Construcciones de pasos aéreos, puentes a desnivel, túneles y rotondas han sido las apuestas de la actual corporación municipal del Distrito Central con el afán de modernizar la capital y en especial descongestionar el tránsito diario de miles de vehículos que sigue siendo uno de los principales dolores de cabeza de sus pobladores.

Igualmente el sector privado ha aportado con la construcción de modernas torres, donde se combinan espacios de oficinas, apartamentos y locales comerciales.

Los ciudadanos de la capital hondureña incluso bromean al afirmar que solo parpadean y de repente se visualiza otra torre en el horizonte de transitados bulevares atestados por el pesado tráfico y el bullicio de una ciudad arropada de agrestes montañas.

construccionesLas rotondas también pululan en la ciudad.

En ese orden, los capitalinos siguen sufriendo los congestionamientos por las construcciones de nuevos pasos a desnivel, constantes reparaciones de los que ya están, debido a que las calles no soportan el tráfico pesado en las horas picos.

Escasez de agua y déficit habitacional

Por otra parte, los últimos años la capital hondureña ha sido perjudicada por los fuertes racionamientos del servicio de agua potable debido que las represas se están quedando secas por la ausencia de lluvias desde que comienza el invierno (mayo).

Pobladores de varias colonias han denunciado que no han recibido el servicio del líquido hasta por 45 días, mientras que otros le han prolongado los días en el calendario del suministro.

Tres represas abastecen a la capital del país: Los Laureles, La Concepción y el embalse El Picacho, todos con bajos niveles por el extenso verano, aunque las últimas lluvias han contribuido a mejorar sus parámetros.

racionamientoLa falta de agua es uno de los principales problemas de la urbe.

Debido a esta situación, ciudadanos han recurrido a halar agua de los tanques cisternas del Servicio Autónomo Nacional de Acueducto y Alcantarillado (SANAA), o pagar una elevada cantidad para disponer del vital líquido.

También, el Parque Nacional La Tigra, pulmón de Tegucigalpa, ha sido protagonista en dos etapas: los recurrentes incendios forestales en verano y la edificación de un proyecto habitacional destapado en los últimos meses.

En ese sentido, los capitalinos y ambientalistas han manifestado su rechazo al proyecto Bosques de Santa María e incluso han solicitado su cancelación arguyendo afecta la zona de amortiguamiento de La Tigra.

la tgraLa Tigra está amenazada por la construcción de un proyecto habitacional.

Mientras que el alcalde del Distrito Central, Nasry Asfura, así como autoridades gubernamentales han defendido que el proyecto no perjudica la zona de amortiguamiento y mantienen su posición que el proyecto seguirá como se planificó.

Urbe transporte público masivo

A criterio del exgerente de infraestructura de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), Roberto Zablah, a la capital hondureña le falta contar con un transporte público masivo para tener mejor fluido vial.

roberto zablahRoberto Zablah.Consideró necesario el proyecto Trans-450, impulsado por el exedil Ricardo Álvarez (2006-2014), para que Tegucigalpa sea una ciudad metrópoli y estar a la par de otras como Ciudad Guatemala y Ciudad Panamá.

“Se requiere un transporte público masivo que sea cómodo, seguro, económico y eso lo va a lograr con el Trans450”, dijo Zablah en conversación con Proceso Digital.

Zablah laboró como gerente de Infraestructura en la AMDC por cinco años, siendo uno de los hombres de confianza del alcalde Nasry “Tito” Asfura.

El exfuncionario municipal contó que antes de llegar a la Alcaldía del Distrito Central, uno de los retos era implementar el desarrollo vial en Tegucigalpa.

Avaló proyectos viales como los pasos a desnivel, puentes aéreos, túneles, rotondas, la ampliación a tercer carril en el Anillo Periférico y atención a la red pavimentada.

Sin embargo, enfatizó que los proyectos viales no son suficientes sin la entrada en funcionamiento del Trans450.

“No se ha logrado su implementación por algunas razones que se han hecho en las modificaciones en la ruta, pero el alcalde prometió que para junio del próximo año empiece a trabajar”, recordó.

El también exgerente del Servicio Autónomo Nacional de Acueducto y Alcantarillado (SANAA), exclamó que se deben agilizar los procesos de construcción de las represas de Jiniguare, San Juan y Río Lindo, de las que ya hay planos diseñados.

paso vehicularLos pasos a desnivel es otra particularidad de la ciudad.

Zablah pidió la implementación de más torres de estacionamiento para garantizar mejores condiciones de respeto a los peatones.

Puntualizó que Tegucigalpa debe mejorar el tránsito en la salida hacia el sur, a la altura de la colonia Loarque, carretera hacia Valle de Ángeles y salida al norte.

Sin visión urbana

Por su parte, el sociólogo Julio Navarro responsabilizó a los últimos alcaldes de no darle su título de ciudad mediante verdaderas edificaciones y obras propias de una capital.

julio navarooJulio Navarro.“El principal problema es que ha habido alcaldes municipales sin una visión urbana de lo que debe ser una ciudad, arguyó.

El analista lamentó que los capitalinos no han podido escoger autoridades que tengan compromiso con el desarrollo urbano, social y poblacional de Tegucigalpa.

Aseguró que esta falta de compromiso de la AMDC provocó desorden en el desarrollo urbano a nivel de viviendas en la que los planificadores de barrios y colonias no fueron autoridades sino personas que aparecieron en las invasiones, muchas de ellas promovidas por políticos para ganar votos. “Las personas edificaron sus viviendas de acuerdo a sus criterios de organización territorial”.

Navarro citó que la configuración urbana de Tegucigalpa no es de una ciudad y lo ejemplificó con ciudadanos que no pueden dar direcciones de calles y avenidas. Lo anterior porque las calles y avenidas no están debidamente identificadas o rotuladas.

Sobre la problemática de la escasez del servicio de agua potable, el catedrático universitario se refirió que no hubo planificación de proyectos en base al crecimiento vegetativo de Tegucigalpa.

Narró que en la década de los 70, campesinos del interior invadieron predios de Tegucigalpa para asentarse, edificando más de 180 “colonias en vías de desarrollo”.

panoramica arribaMiles de pobladores viven en terrenos quebrados.

Nombró a colonias como la Izaguirre y Villanueva en la que afirmó que estas tienen mayor población que municipios como Comayagua.

Resaltó que el río Choluteca se ha ido destruyendo por ser contaminada por las aguas residuales.

Sobre la viabilidad, Navarro definió a la capital como una “ciudad de colas”. Criticó que el edil Nasry Asfura crea que se resolverá el problema de los congestionamientos con puentes a desnivel.

Discutió que los alcaldes se dedican a realizar proyectos a cortos plazos para garantizar votos, “si hace un proyecto a largo plazo no me sirve reelegirme como alcalde, entonces hago proyectos que pueda hacer y sean visibles a la gente que voten por mí”.

Poblamiento desordenado

Para el historiador Nelson Carrasco la ciudad de Tegucigalpa nunca estuvo urbanísticamente preparada, junto con Comayagüela, para ser la capital hondureña.

nelson carrascoNelson Carrasco.Explicó que Tegucigalpa tuvo dos etapas en la que hubo una migración de personas provenientes del interior del país en búsqueda de oportunidades.

La primera cuando se convirtió en capital de Honduras y la segunda oleada fue en la décadas de los 70 y 80 cuando personas de la zona sur y parte del departamento de El Paraíso se mudaron a Tegucigalpa en búsqueda de oportunidades.

“Las necesidades de lugares cercanos de empleos, más la industrialización atrajo a montón de personas de la zona sur, una parte de El Paraíso en la que la producción agraria no daba para su vivir”, declaró.

En ese sentido, Carrasco indicó que en la segunda oleada de personas, la alcaldía no tuvo un plan urbano para alojar los migrantes aludiendo que en la actualidad se ve desordenamiento territorial.

“A falta de una gestión urbana tuvimos estos resultados de un poblamiento desordenado en Tegucigalpa”, mencionó.

El también miembro del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), puntualizó que estas personas del interior fueron alojándose en espacios disponibles que actualmente son zonas de riesgo, como las orillas de los ríos y de derrumbes.

puente cholutecaLos icónicos puentes que unen las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela.

Lamentó que después del huracán Mitch, las autoridades reportaron zonas de riesgo que hoy se encuentran pobladas.

Contó que en más de 400 años de historia, Tegucigalpa inició como un real de minas, pasó a un pueblo minero y se convirtió en la capital de Honduras en corto tiempo.

Carrasco sugirió a las autoridades municipales que deben mejorar el planeamiento urbano, identificar espacios disponibles de residencias en terrenos aledaños a Tegucigalpa.

Bajo todo ese contexto, la capital hondureña arriba a 441 años con un rosario de problemas, especialmente sociales, que deberán abordarse con seriedad para no padecer males mayores en los próximos años.

La ciudad triste que mencionaba el poeta Juan Ramón Molina -allá por 1908- ha cogido un poco de alegría, con edificaciones importantes y proyectos majestuosos de obra gris, pero con el reto de tender puentes de solidaridad con aquellos que habitan zonas marginadas carentes de agua, proyectos sociales y necesidades básicas satisfechas.


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba