baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Secuestradores intentan resurgir desde las cárceles hondureñas



Secuestradores intentan resurgir desde las cárceles hondureñas
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa - La recomposición del crimen en Honduras se mantiene en permanente ebullición. Mientras bandas de secuestradores buscan reactivarse desde las cárceles y ya han entrado en su perversa acción, las órdenes de captura en poder de la Policía, contra extraditables solicitados por los Estados Unidos, son cuatro en el inicio de este 2019.

- En poder de la Policía solo hay pendientes cuatro capturas para extraditables hondureños.

El país sigue siendo punto clave en la ruta de la droga que desde el sur del continente transita hacia los Estados Unidos y frente a ello, las políticas para desarticular a los carteles y organizaciones de trasportistas de cocaína, y lavadores de activos se mantienen activas.

La Policía hondureña posee cuatro órdenes de captura pendientes de ejecutar contra extraditables hondureños, reveló el ministro de Seguridad Julián Pacheco Tinoco.

Por el momento “son únicamente cuatro” afirmó, sin perjuicio de las que pueda tener en su poder la Cancillería y que no les han sido remitidas.

Desde que se aprobó la extradición  de nacionales relacionados con narcotráfico, crimen organizado y terrorismo, Honduras ha extraditado hacia los Estados Unidos al menos una veintena de ciudadanos y al menos dos casos de acción diferida.

Incluso policías, pertenecientes a mandos estratégicos dentro de ese cuerpo del Estado, ahora enfrentan procesos en los Estados Unidos.

El ministro de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, abordó temas de actualidad en una extensa conversación con Proceso Digital, a quien le confesó algunas de las líneas a seguir en este 2019 en la Policía hondureña.

Igualmente habló de desafíos vivos en el combate del crimen como las bandas de secuestradores que según reveló están gestando reorganizarse desde las cárceles, “pero ya estamos con la información” a mano, aseguró el ministro Pacheco, al referirse a el resurgimiento de este tipo de crímenes en el país.

El también general en condición de retiro citó que desde 2016 en adelante, hubo una disminución significativa en los secuestros, porque muchas estructuras criminales fueron desarticuladas, pero el problema ha sido que desde los centros penales se han estado reorganizando. “Lo importante de esto es que la Policía ya lo sabe” acentuó.

Inicialmente el funcionario dijo que el 2018 fue año con resultados importantes en materia de seguridad, aunque externó no estar satisfecho ni conforme, sin embargo, destacó los avances y esfuerzos de los cuerpos policiales en reducción de violencia y criminalidad.

Destacó que Honduras pasó de tener una tasa de homicidios de más de 85 por cada 100 mil habitantes -en 2011- a 40 el recién concluido 2018.

Pacheco T5El general Pacheco dice tiene las manos limpias sobre acusaciones que le hacen.“Nuestra gente tiene memoria corta en el sentido de que olvida rápido las cosas malas, en el 2011 cuando estábamos con una escalada de violencia el país estaba asustado, pero las medidas adoptadas desde 2013 en delante cambiaron el panorama”, reseñó.

Continuó: “La gente hoy en día se asusta con pocas cosas que suceden, no estamos diciendo que ya resolvimos el problema y que Honduras vive en paz, pero que hemos mejorado, sí, y esa es una situación que no la podemos negar, hemos mejorado la percepción y la realidad, tenemos una Policía que tiene más logística y personal”.

Según el titular de Seguridad para este 2019 se tiene proyectado reducir la tasa de homicidios en al menos cuatro puntos, “la gente dirá que es poco, pero en Colombia, por ejemplo, tardaron 12 años para bajar 12 puntos -uno por año- y Honduras en siete años ha bajado casi 50 puntos”.

En cuanto a otras modalidades del crimen, el general en condición de retiro citó que desde 2016 en adelante hubo una disminución significativa en los secuestros, porque muchas estructuras criminales fueron desarticuladas, pero el problema ha sido que desde los centros penales se han estado reorganizando. “Lo importante de esto es que la Policía ya lo sabe. Hay dos casos sobre este tema, uno en la localidad de Talanga, que en este caso no fue un secuestro sino un ajuste de cuentas entre dos estructuras criminales, quienes cometieron este delito, ellos ya están guardando prisión y en San Pedro Sula ya se está trabajando, se tienen avances y vamos a resolver ese caso lo más pronto posible”, dijo en referencia a un secuestro que posteriormente terminó en crimen.

Mencionó que la desactivación de cárceles -como es el caso de San Pedro Sula- ayudaron a bajar considerablemente la incidencia criminal, pero reconoció que el tema de seguridad es un trabajo diario que no se puede descuidar un tan solo día porque se recrudece la violencia.

Pacheco Tinoco desglosó que en la administración del sistema penitenciario se ha tenido que reorganizar el personal administrativo y de custodia, se han tomado medidas extraordinarias de seguridad tanto físicas como tecnológicas y eso ha fortalecido la seguridad en las calles también.

DPI mejora sus indicadores

Pacheco T2Pacheco contestó cada una de las
preguntas de Proceso Digital.
El máximo responsable de la Seguridad en Honduras reconoció que hace unos años el país tenía una de las peores policías del mundo, con altos niveles de contaminación y colusión con el crimen y su brazo investigador -la desaparecida Dirección Nacional de Investigación Criminal- poco o nada hacía para resolver los casos que se presentaban a diario.

Externó que la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en corto tiempo ha recobrado esa capacidad con métodos más técnicos y científicos. “No somos justos con la evaluación que hacemos sobre la DPI, ya que es una de las mejores unidades que está trabajando a lo interno, se están resolviendo casos que hace tres o cuatro años quedaron impunes”. 

El funcionario confesó que, si en estos momentos le tocará abandonar el cargo, pese a que ya fue ratificado por el presidente Juan Orlando Hernández, se iría contento por los logros que se han obtenido a nivel de la Policía Nacional.

“Creo que sobrepasamos las expectativas que inicialmente nos habíamos propuesto, nunca me imaginé que tres años después (de asumir) tener una Policía como la que tenemos ahora. Es profesional, reorganizada, reformada y con un nuevo equipo de trabajo, con grandes especialidades en la frontera, inteligencia, investigación, tránsito, preventiva y con un eje transversal que tiene la Policía, que es el “policiamiento” comunitario, todo policía recibe esa formación y esto no es más que la filosofía de trabajo institucional y el concepto sencillo es el acercamiento al ciudadano y el fortalecimiento binomio ciudadano-policía”, amplió.

Mitad del camino en la depuración

Pacheco T4La plática fue en su despacho en
la Secretaría de Seguridad.
El general Pacheco reconoció que 
la depuración en la Policía no concluye y apenas transitan por la mitad de ese proceso de certificación y profesionalización de los miembros de la carrera policial. “Calculo que estamos en un 50 % de logros que nos hemos propuesto, sé qué hace falta más trabajo para estabilizar y organizar, para lograr tener una Policía verdaderamente profesional que es lo que todos los hondureños nos merecemos”.

Remarcó que “no es fácil sostener y mantener lo que se ha construido, hay que seguir mejorando, en el tema policial y de seguridad la actualización y el cambio es un círculo permanente en el que se tiene que estar luchando y no hay que descuidarse porque un día que nos descuidemos ese día puede representar un fracaso en la política de seguridad”.

Si se ha avanzado, pero lo difícil continúa todavía -insistió- porque ahora lo que corresponde es consolidar todo lo que se ha venido haciendo y eso no es un trabajo fácil. Este es un proceso que no se logra en uno o dos años, el presidente de la República tiene un plan que concluye en 2022 para que a esa fecha la Policía tenga en su instalación 26 mil funcionarios policiales, a quiénes se tiene que especializar, educar, y prepararlos para supervisar y evaluar su desempeño lo que corresponde es estabilizar un plan de trabajo para avanzar y sostener los logros.

Igualmente se refirió a que hace unos años San Pedro Sula y el Distrito Central se ubicaban en las primeras cinco ciudades más violentas del mundo por sus tasas elevadas de homicidios, sin embargo, ahora están fuera del ranking de las primeras 25 urbes del planeta en esa deshonrosa calificación.

Otras modalidades del crimen y Didadpol

El secretario de Seguridad desenfundó que para este 2019 lo primero que quieren hacer es un viraje en la Policía Nacional para elaborar un análisis, pero sabiendo de cuántos homicidios se bajaron, “no estamos evaluando el tema de los secuestros, por ejemplo, el robo de vehículos, qué es donde la Policía tiene un buen trabajo, la delincuencia a casas y personas, como también en el transporte público, ahí tenemos ese enfoque y crear un sistema para poder evaluar verdaderamente los resultados que la Policía está obteniendo en esta lucha, que tiene cada día contra la criminalidad, queremos ampliar el abanico de actividades que realiza la institución para evaluarlo”.

Pacheco T1

Igualmente, nombró que existen otros desafíos como el flagelo de la violencia intrafamiliar y violencia doméstica, en vista que es el primer delito por el cual la Policía recibe denuncias todos los días, especialmente en las zonas rurales.

Reconoció la importancia de evaluar a los mandos policiales mediante la gestión por resultados. Uno de los logros de la depuración policial es crear dentro de la Policía que sea permanente, ya que debe ser una actividad intrínseca.

El jerarca de Seguridad reconoció el trabajo de la Comisión Especial de Depuración de la Policía que operará hasta 2022, según mandato extendido por el Congreso Nacional. Estimó que la Dirección de Asuntos Disciplinarios de la Policía (Didadpol) vendrá a fortalecer el trabajo comenzado por la interventora.

Policías contra las cuerdas

En torno a la eventual presentación de requerimientos fiscales contra exaltos cargos de la Policía por diversos delitos, Pacheco Tinoco aludió que ese tema corresponde a la Fiscalía hondureña.

“Ellos valorarán si verdaderamente esos documentos tienen el sustento jurídico para presentarlos como pruebas en una eventual denuncia que el Ministerio Público presente a los juzgados”, dijo sobre un poco más de dos mil expedientes que la Comisión de Depuración remitió.

Pacheco T6Nunca ha sido citado por instancia
judicial nacional o internacional, reveló.
Reafirmó que, en el proceso de depuración, que lleva un poco más de 32 meses, no han existido desacuerdos con los depuradores Omar Rivera, Vilma Morales y Alberto Solórzano. “Al final todo se ha hecho en consenso, ha habido una muy buena armonía con ellos y parte del proceso ha sido exitoso porque ha habido consensos”.

Aseveró que “si este ritmo en la Policía Nacional se mantiene esta institución va a ser un modelo de organización y administración para los demás y de eso nos sentimos orgullosos porque junto a la Depuradora hemos trabajado juntos. Otro tema que destacó es la reforma educativa que ha venido a contribuir a la formación del policía, ya no existen funcionarios policiales de tercer grado (escolaridad), una de las exigencias es que todo policía tiene que tener un título de secundaria, incluso ya hay bastantes policías que tienen títulos universitarios”.

A la consulta si él aseguraba que el personal policial no tenía vínculos con el crimen y el narcotráfico, el ministro Pacheco respondió: “No podría asegurar que este asunto se haya solucionado en su totalidad, pero sí lo voy a decir que un 90 % de este personal que estamos manejando en la policía es gente muy honorable, que está dedicada a su trabajo, sin embargo, recuerde que el policía está en contacto con el delito y eso lo puede tentar porque son seres humanos y en su momento cualquiera puede cometer algún error”.

Aseguró que el esfuerzo ha sido enorme para eliminar la podredumbre a lo interno del cuerpo de seguridad pública.

“Parte de los riesgos”

Preguntado sobre el testimonio de un narcotraficante en una corte de los Estados Unidos  en torno a presuntos vínculos con el narcotráfico, refutó que “yo tomo eso como parte de los riesgos que uno tiene cuando uno se desempeñan en estos cargos, ser secretario de Seguridad es una gran responsabilidad y es también un gran riesgo, en lo absoluto quiero decirle que eso a mí no me incomoda, en mi conciencia estoy tranquilo, duermo tranquilamente no me quita el sueño porque yo sé muy bien que no he hecho, ni debo nada”.

Remarcó que “no tengo nada de qué avergonzarme o algo que perjudique a esta institución, tampoco a mi país. Tengo 43 años de servicio en este trabajo y no voy a venir a manchar toda una trayectoria al término de mi carrera; en esto se han tomado tantas decisiones que a veces no se sabe a quién se ha afectado con estas decisiones, se afectan negocios de estructuras criminales, modos operandis porque claro también uno no tiene que ser vulnerable a esas tentaciones de dinero o de influencias, también eso lo expone el otro extremo de dañarme y desprestigiarme para inventarse mentiras; porque aquí cualquier delincuente viene habla y pues ya puede manchar su nombre como funcionario y eso es lo que ha pasado, en lo absoluto pues yo no tengo nada que temer, no debemos nada, no hemos cometido ningún ilícito del cual podamos avergonzarnos”.

En la misma vía, el general Pacheco Tinoco desmintió haber sido requerido por autoridades locales o internacionales en torno a las denuncias vertidas en su contra.

“He viajado a diferentes países en misiones oficiales, de carácter personal y nunca se me ha requerido para que declare o que confiese alguna información sobre algún caso, por ejemplo, en el caso del hijo (Fabio) del presidente Porfirio Lobo Sosa, yo lo reporté en su momento para explicar qué fue lo que realmente pasó”, afirmó el jefe de la Seguridad hondureña al mencionar a las más altas instancias del país.

“Nunca me imaginé que ese tema iba a tener la trascendencia cuatro años después, pero estas son cosas que pasan y son parte de los riesgos que uno tiene cuando se está en un trabajo como el que yo tengo”, relató.

Nunca dejará de pasar droga

En torno al tráfico de droga por Honduras, Pacheco Tinoco aceptó que la droga nunca dejará de pasar por esta región del continente porque existe producción en sur y consumo en el norte. “Lo que queremos hacer es que esa droga ni se quede en Honduras ni nos deje rastro de muerte”.

Aceptó que se redujo el decomiso de cocaína , pero ha habido un incremento en los índices de plantaciones de marihuana  y se cree que esto ya existía, pero que con el trabajo que se ha venido haciendo, se han dado cuenta es una producción enorme no tiene antecedentes, sospechamos también es que la marihuana ya está saliendo del país como un producto de exportación por eso es que el incremento de área de cultivo en zonas montañosas del país, pero estamos trabajando y dándole golpes fuertes y estamos atacando ese tipo de estructuras.

Concluyó que hay zonas en las que ha habido incremento de producción de marihuana e intentos de cultivar coca  como es el caso de Olanchito, Yoro y también Olancho, externó el ministro Pacheco.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba