baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

La Misión ha sido útil, pero no hace milagros: Guimarães Marrey



La Misión ha sido útil, pero no hace milagros: Guimarães Marrey
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa - El todavía vocero de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), Luiz Antonio Guimarães Marrey, afirmó que desde un inicio firmó contrato para estar frente al equipo por el plazo de un año y que nunca se habló de ir más allá del tiempo estipulado.

- Calificó de “teorías conspiratorias” las versiones que aseguran existen desavenencias entre él y el secretario de OEA, Luis Almagro.

- No hay crisis en la MACCIH, firmé por un año y lo cumpliré: Guimarães Marrey.

- MACCIH tiene totales condiciones para seguir trabajando cuando me vaya.

- En Honduras la impunidad ha sido mayor: Vocero de MACCIH.

- Nos gustaría que la justicia hondureña fuera más rápida: Guimarães Marrey.

El fiscal brasileño recibió a Proceso Digital en su despacho ubicado en Tegucigalpa, capital de Honduras, donde contestó las interrogantes que han saltado en el ambiente luego de conocer que estará en el país hasta el próximo 30 de junio.

“Me he sentido cómodo, pero siempre es un desafío porque es una Misión que tiene que apoyar la lucha contra la corrupción y la impunidad, pero no podemos pasar del límite institucional”, comenzó la plática.

Luiz Guimaraes 1

Fiscal de carrera desde hace 38 años en su natal Brasil, Guimarães Marrey descartó que existan discrepancias con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y que éste jamás haya ejercido influencia en las investigaciones que persigue el cuerpo anticorrupción que opera en Honduras desde abril de 2016.

Hábil para responder cada una de las interrogantes, el encargado de Misión Anticorrupción no quiso develar si altos personajes de la vida nacional forman parte de los próximos casos que presentarán ante los tribunales de justicia.

Solicitó fortalecer al Ministerio Público y a su brazo de la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad Corrupción (UFECIC), con quien en conjunto investigan los casos de corrupción que luego son presentados ante la justicia.

Trabajamos muy bien con ellos, dijo.

Negó que la MACCIH quede acéfala cuando llegue el momento de abandonarla el próximo 30 de junio y prometió que en los 50 días que le restan hará un arduo trabajo para concluir algunas de las investigaciones. “La Misión está fuerte y tenemos los equipos completos”, apuntó al tiempo que anunció la llegada al país en los próximos días de dos fiscales internacionales.

Luiz Guimaraes

El personero de la MACCIH se acomodó en un pequeño sofá a la espera de la avalancha de preguntas:

Proceso Digital (PD) ¿Qué valoraciones hace de este casi año de estar en Honduras?

Luiz Gimarães Marrey (LGM): Bueno ha sido un trabajo interesante, desafiador también porque este tipo de misión internacional no es común. La idea es ayudar a las instituciones hondureñas a mejorar su trabajo, especialmente a las instituciones de justicia y creo que hemos sido muy bien recibidos por el pueblo hondureño que ciertamente quiere cambios en el procedimiento de la justicia.

Si no hubiera una situación de corrupción e impunidad no habría misión, entonces hemos procurado trabajar dentro de los marcos institucionales ayudando especialmente al Ministerio Público y también haciendo capacitaciones para todos los operadores de justicia. Hemos trabajado también proponiendo proyectos de ley, propuestas de enmiendas constitucionales sobre las garantías de los jueces; hemos trabajado con el Observatorio de Justicia Penal haciendo foros ciudadanos organizando este Observatorio con base a la sociedad civil.

Igualmente, hemos trabajado temas de seguridad ciudadana, de protección a grupos vulnerables, apoyo a la Policía, como también la idea de protección a defensores de derechos humanos, periodistas y abogados, entre otros que sufren riesgos por su actividad.

PD: Percibo que se ha sentido cómodo en Honduras

LGM: Sí. Creo que la población me ha recibido muy bien, somos todos latinoamericanos. Tenemos el mismo pasado colonial, y claro cada uno con sus características diferentes. Tenemos los mismos problemas con características propias de cada país.

Luiz Guimaraes 6

PD: Honduras es un país ávido de justicia. ¿Cree que vamos por buen camino en el combate a la impunidad?

LGM: Han existido avances. Recibimos constantemente críticas de sectores que dicen: “Pero son peces pequeños…” Eso no es verdad porque entres los acusados hay exministros, parlamentarios y otras personas que no eran molestadas por la justicia, entonces si esto era tan fácil ¿Por qué no se hizo antes?

Entonces, esto es un proceso, esto no se hace de una sola vez, eso se tiene que trabajar, profundizar el profesionalismo de las instituciones y creo que todas las discusiones tienen el efecto de alertar al pueblo hondureño, porque los problemas de aquí deben ser resueltos por hondureños.

Creo que la educación contra la corrupción es necesaria para que las personas no acepten corrupción, ni la pequeña, ni la media, ni la grande. Esto es un proceso, todos los países de América Latina tienen estos problemas, la cuestión fundamental es cómo reaccionan las instituciones de justicia. Creo que la Misión ha sido útil, pero no hace milagros, hay un avance en estos procesos, el país está discutiendo estos problemas de manera abierta, pero hay que profundizar el perfeccionamiento de las leyes de las instituciones.

PD: ¿Cuáles fueron las barreras más grandes que encontró en el desempeño de sus funciones?

LGM: Trabajamos en las condiciones que existen. La Misión está muy bien en su equipo, que por cierto es muy profesional y que trabaja muy bien. Tengo la mejor versión del MP-UFECIC por ejemplo, pero hoy sé que están al límite de sus fuerzas de trabajo, necesitan más gente.

Veo que el proceso penal hondureño es muy formal y se toma mucho tiempo, creo que sería mejor tener condiciones para tomar decisiones más rápidas, siempre respetando el debido proceso. Pero tenemos que trabajar dentro de las condiciones, creo que ha habido logros como la creación de la UFECIC y también del Circuito de Juzgados Anticorrupción.

PD: ¿Cómo ha percibido los principales apoyos desde el punto de vista de la institucionalidad?

LGM: Ha existido un apoyo decidido de la población. Una encuesta reciente de los Jesuitas ha concluido que el 61 por ciento apoya la permanencia de la Misión, también nos encontramos en las cinco primeras instituciones con credibilidad, entonces esto es señal que está viendo nuestro esfuerzo.

La Misión no puede prometer soluciones, tiene que prometer esfuerzo, trabajo, profesionalismo y esto lo estamos haciendo, pero los procesos históricos son más lentos de lo que nosotros gustaríamos.

PD: Varias versiones aseguran que presuntas malas relaciones entre usted y el Secretario General de OEA, Luis Almagro, habrían provocado la no renovación de su contrato con la Misión ¿Qué nos podría decir al respecto?

Luiz Guimaraes 5 1LGM: Yo no sé porque siempre existen teorías conspiratorias, pero eso no es verdad. Cuando fui invitado al cargo en marzo del año pasado (2018) yo le he dicho al secretario general que podría trabajar por un año y esto lo tenía que coordinar con el Ministerio Público porque soy fiscal en servicio en Brasil. El acuerdo siempre fue de un año, mi palabra fue por un año al secretario general, al Ministerio Público y a mi familia, esto estaba previsto desde el inicio, si nadie me ha preguntado por eso no lo he dicho.

El secretario general me ha insistido para que me quede más, pero yo le he dicho: ‘no puedo, no tengo más funciones’, estoy cumpliendo mi palabra porque soy un hombre de palabra.

Entonces, no hay crisis alguna, si hubiera crisis yo no me quedaría 50 días más -hasta el 30 de junio-, si así fuera esto llevaría la salida inmediata.

No sé cuál sea la lucha política hondureña, cada uno hace su narrativa sobre las cosas, de hecho no hay crisis alguna. Aquí lo importante es la institucionalidad, no hay persona que no sea sustituible, lo importante es que vine en una situación de crisis por la salida del anterior vocero (Juan Jiménez Mayor), pero el trabajo se ha normalizado, el equipo es muy bueno, hay buen ambiente laboral.

Estoy tranquilo porque el equipo va a seguir trabajando, sea quien sea para finalizar el tiempo de la Misión.

PD: ¿No hay forma de revertir esa decisión de dejar la familia, la Fiscalía de Brasil, la decisión está tomada hasta el 30 de junio?

LGM: Sí, la decisión está tomada, siempre lo ha estado. Desde el principio lo he dejado claro cuando fui invitado.

Por ahora, estamos trabajando para perfeccionar el Estado de Derecho en Honduras.

PD: El anterior vocero -Juan Jiménez era más mediático, sin embargo usted optó ser más reservado. ¿Es parte de su mística o un mensaje que la Misión debe desarrollarse en estos términos?

LGM: Debemos concentrarnos en el trabajo profesional con la obtención de resultados. Hablar de más no resuelve los problemas, claro yo tengo conciencia que tenemos que rendir cuentas de nuestra presencia acá, tengo planeado hacerlo en los momentos de presentación de requerimientos fiscales o en una u otra entrevista, pero no es productivo hablar de más sin tener cosas para hablar, se le causa daño al trabajo y molesta el profesionalismo.

PD: En enero de 2016 se firmó el convenio de la MACCIH y este vence en enero de 2020. ¿Al acercarse ese plazo fatal que prevé para la Misión?

Luiz Guimaraes 11 1LGM: No tengo condiciones de ser abogado de la propia misión por su permanencia, esta es una decisión que tienen que tomar los poderes del Estado de Honduras y la OEA.

Yo puedo decir que la Misión ha sido útil para Honduras, trayendo temas nuevos, también trabajando temas antiguos de corrupción e impunidad, proponiendo proyectos de ley como la Ley de Colaboración Eficaz que existen en otros países de América Latina y no veo por qué no debe existir en Honduras.

Esto al final depende del pueblo hondureño que manifieste a su gobierno y sus instituciones si quiere o no quiere la Misión y en qué términos. Esto va a continuar con certeza mismo después de mi presencia porque hay personal comprometido del extranjero y hondureños.

PD: ¿Con cuánto personal cuenta la MACCIH?

LGM: Tenemos 59 personas trabajando aquí y vamos a traer dos fiscales internacionales el próximo mes, entonces no tenemos problemas de gente.

También hemos contratado gente para el Observatorio de Justicia Penal, por tanto no hay problemas de apoyo, hemos recibido mucho apoyo de los donantes y la OEA.

Quiero decir que aquí se trabaja con total independencia, la Secretaría General (OEA) no interfiere. Yo estoy acostumbrado a trabajar con independencia y profesionalismo. Creo por lo tanto que la Misión tiene totales condiciones de continuar trabajando después de mi presencia.

PD: ¿La corrupción en Brasil tiene coincidencias con la que se ha encontrado en Honduras?

LGM: Creo que en Honduras la impunidad es mayor. Las instituciones de justicia brasileñas se han desarrollado más rápido desde la Constitución de 1988 que ha cambiado mucho y dado poderes al Ministerio Público, eso es un proceso histórico.

Lo que veo de la corrupción hondureña es que había mucha impunidad, sin embargo creo que esta situación está cambiando porque saben que hoy hay un riesgo. El sistema está lejos de ser perfecto, pero han existido avances.

Luiz Guimaraes 2

PD: Hemos visto la historia reciente de Brasil. ¿Estamos cerca en Honduras de contar una historia igual?

LGM: No quiero avanzar este tipo de información porque esto se va a llevar a interpretaciones. Lo que creo que es necesario es fortalecer las instituciones hondureñas y me parece que en régimen republicano nadie puede estar libre de responder por sus actos.

Dónde vayan las investigaciones, no lo sé, porque se saben cómo estas empiezan, pero no cómo terminan. Lo importante es que me gustaría mucho que el legado de la Misión sea mejorar las prácticas.

PD: En este año de estar en Honduras ¿hasta dónde cree que el Estado ha sido permeado por el crimen?

LGM: No tengo funciones de hacer una fotografía de esa realidad. Trabajamos con los hechos que llegan al Ministerio Público, sé que en UFECIC están trabajando mucho a diario.

No es fácil hacer una estimación de lo que me pregunta, no quiero hacer una previsión de algo con una base que no tengo.

PD: Bajo su gestión se han incoado seis de los casos presentados por la MACCIH y el MP-UFECIC y en estos se han involucrado altos funcionarios y personajes políticos, pero ¿podemos esperar que hay personas de más alto nivel en los expedientes que vienen?

LGM: Bueno son 11 casos, no 10 porque hay un caso civil del aseguramiento de bienes relacionado al caso Caja Chica de la Dama. Pero yo no voy a correr el riesgo de situar a las personas bajo investigación, esto no se hace, su pregunta es legítima, pero esto no se contesta y tenga por seguro que cuando las investigaciones estén listas ustedes van a saber.

El Ministerio Público-UFECIC está trabajando dentro de sus condiciones de manera profesional.

PD: ¿La Ley de Colaboración Eficaz que ingresó al Congreso de la República es exactamente la misma que propuso la MACCIH?

LGM: Sí.

Luiz Guimaraes 3 1Primero hubo otro proyecto que no era tan bueno, después en un segundo proyecto tuvimos discusiones con la Procuraduría General de la República y el texto final tiene la concordancia y creemos que ha sido presentada en la forma que concluimos, es un buen texto.

La Ley abarca previsiones en las que el juez no puede aceptar la colaboración porque no tiene las garantías necesarias, pero es un buen instrumento para llegar a los jefes y cabecillas del crimen organizado.

Brasil tiene esta ley y una buena parte de la operación Lava Jato fue posible gracias a esta ley, pero para que se aplique esta ley hay que hacer investigaciones previas. Los países que tuvieron avances en la justicia se valieron de estos instrumentos.

PD: ¿Existe una férrea voluntad del secretario Almagro para combatir la corrupción?

LGM: Yo creo que sí y no tengo la menor duda, primero por la invitación para una persona que tiene estos compromisos. Ustedes pueden revisar mi historia de trabajo. Invitar a un exfiscal general de un Ministerio Público grande que ha tenido casos importantes en su historia de combate a la corrupción, incluidos casos internacionales porque he ido al exterior a obtener documentos contra un político brasileño.

La invitación (a mí persona) es la declaración de principios. Si se invita a una persona con esta formación es una declaración que se quiere combatir la corrupción.

Quiero dejar claro que he tenido todo el apoyo de la Secretaría General de la OEA para desarrollar mi trabajo y sin ninguna interferencia.

Yo escucho la lucha política hondureña, unos dicen una cosa, otros dicen otra, pero no hay esto de teorías conspiratorias en relación a mi salida.

Además nuestra relación con MP-UFECIC ha sido sumamente productiva, nuestra relación con ellos ha sido de ayuda, apoyo y entusiasmo.

PD: ¿Hubo momentos en estos 11 meses que se quiso regresar a su país por dificultades que enfrentó?

LGM: No. Yo he firmado un compromiso y di mi palabra. Sabía de los desafíos.

PD: ¿Sintió amenazas o presiones en el ejercicio del mandato?

LGM: No, de manera alguna. Yo trabajo muy bien en estas situaciones conflictivas, he trabajado en situaciones agudas en Brasil. Yo estoy tranquilo… claro, hay situaciones de conflictos, estas pueden existir, los temas no son fáciles, pero tenemos que mantener el rumbo de la Misión.

PD: A seis meses que termine el convenio entre Honduras y OEA, y al quedar acéfala la Misión ¿se disminuyen las capacidades?

LGM: No. Primero, no se va a quedar acéfala, claro que habrá alguien como jefe de la Misión y segundo la institucionalidad es muy fuerte y trabaja por sí misma. Continuará trabajando a pleno vapor, con plena fuerza porque estamos con los equipos completos, con profesionales con experiencia de países de América Latina y América Central, entonces no veo razón para que esto no continúe el mismo rumbo.

Luiz Guimaraes 10

PD: ¿Cree que la crítica ha sido muy dura con la MACCIH?

LGM: Esto es normal. Lo que creo es que muchos tienen expectativas de resultados que pudieran ser obtenidos a corto plazo y algunos quieren que una Misión pueda resolver los problemas que los hondureños tienen que resolver.

El pueblo hondureño es un pueblo que lucha y el trabajo de la Misión es de apoyo, no va a sustituir el trabajo institucional hondureño; no debe, no quiere y no puede ser así.

En la lucha política cada uno va a decir lo que le conviene y esto se debe tomar como algo de una sociedad libre. Para mí la Misión se ha desempeñado de manera profesional.

PD: Abogados privados dicen que al estar en los juicios los personeros de la MACCIH es una forma de presionar a los jueces ¿qué les contesta?

LGM: No, esto no es verdad. Nuestra presencia es solo como observadores. Debemos recordar que en el caso de la CICIG tenían capacidad propia de hacer investigaciones y también estar en juicios como asistentes de la acusación. Aquí solo debemos trabajar como observadores en los juicios, no veo por qué se molestan los abogados si la justicia debe ser pública.

PD: ¿Qué podemos esperar de los últimos 50 días que le restan como vocero de la MACCIH?

LGM: Un trabajo pleno, igual al que hemos hecho hasta ahora. Vamos a continuar trabajando de forma fuerte, en 50 días podemos hacer mucho y el trabajo es colectivo, pero personalmente voy a trabajar de manera total hasta el último día que esté acá.

PD: ¿Volverá algún día a Honduras en calidad de turista?

LGM: Sí, esa sería una visita más tranquila, porque aquí no he tenido la oportunidad de hacer turismo, estoy acá para trabajar, hay restricciones de movimiento por mi condición, y en otra oportunidad me gustaría tener la libertad de viajar por Honduras como turista.

PD: Para cerrar con un poco de color la entrevista, las selecciones de fútbol de Honduras y Brasil han confirmado un juego amistoso para antes de la Copa América en Porto Alegre ¿a quién le irá?

LGM: Voy a dar una respuesta diplomática: será un empate.

PD: Su mensaje final para los que leerán y verán la entrevista.

Luiz Guimaraes 9 1LGM: Primero, mi respeto a Proceso Digital que es un medio independiente de trabajo de periodismo. Segundo, un mensaje de estima al pueblo hondureño, tengo de estar acá más de 10 meses y he sentido el apoyo de la gente que me aborda en las calles diciendo que continúe trabajando porque existe esperanza en nuestro trabajo. Es un honor trabajar con el pueblo hondureño y espero que cuando me vaya voy a llevar a Honduras conmigo.

La tranquilidad se acentuó en el pequeño despacho de Guimarães Marrey. A su alrededor funcionarios de la MACCIH trabajan sin interrupción para presentar otro caso contra corruptos y saqueadores de las arcas del Estado.


Valora este artículo
(6 votos)

volver arriba