baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

“Gatilleras”, brazo del crimen para extorsionar



“Gatilleras”, brazo del crimen para extorsionar
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - Organizaciones delictivas utilizan cada vez a más mujeres para concretar sus crímenes. Eso se colige de los últimos acontecimientos en los que féminas han sido las protagonistas en la ejecución de asesinatos y también pretendiendo introducir en las cárceles drogas y mensajes delictivos, todo destinado a sus parejas sentimentales privadas de libertad.

- El rol protagónico de las mujeres dispara las alarmas tras los últimos crímenes. Pasaron de ser parejas sentimentales a operarias del crimen, según la FNAMP.

Un video difundido en los últimos días y captado por las cámaras del 911 da cuenta de una mujer que se baja de una moto, conducida por un hombre, para asesinar fríamente, a balazos a un taxista en la ciudad de Comayagüela.

Otros crímenes, cometidos contra empleados del transporte, y de acuerdo con versiones de testigos también tuvieron como protagonista a mujeres, quienes, de acuerdo a teorías de las autoridades de seguridad, son utilizadas para despistarlos en el combate de la extorsión, venta de drogas y otros ilícitos.

De acuerdo a los datos oficiales de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), en lo que va del año unas 130 mujeres entre adultas y menores de edad han sido capturadas por su vinculación a diferentes delitos.

FNAMP100En tanto, más de una treintena han sido requeridas por la justicia -solo este 2019- después de ser descubiertas intentado introducir drogas y objetos prohibidos a las cárceles, incluso a las denominadas de máxima seguridad.

Las mujeres constituyen el 51 por ciento de la población del país, en un entorno donde son víctimas de la violencia doméstica y de feminicios. Cada 16 horas estas modalidades de violencia cobran la vida de una fémina indica el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Las “Alondras”

Niñas, jóvenes o mujeres sin importar su edad, son presa fácil de las pandillas en Honduras, ellas son utilizadas para el cobro de extorsión, narcomenudeo, tenencia de armas y hasta en el sicariato, su rango máximo en la pandilla o mara es el grado en las pandillas es el de “Alondra”, un puesto que les da estatus y hasta autoridad en la organización, según han informado autoridades policiales.

“Las Alondras”, son pandilleras que alcanzan el mayor rango que se otorga a las mujeres en las maras. Ellas tienen autoridad para extorsionar, coordinar acciones, hacer trámites en nombre de la mara y comprar logística, como armas y alimentos, detalló una fuente de Fusina.

Descomposición social

merlu eguigure100Merly Eguigure.Para Merly Eguigure, directora del Movimiento de Mujeres por la Paz ‘Visitación Padilla’, la situación que viven las mujeres es producto de una descomposición social que no las hace ajenas.

“No debemos sorprendernos de que esto esté ocurriendo porque Honduras es un país, donde las mujeres sobre todo tenemos cada vez menos oportunidades, eso significa que muchas mujeres se ven obligadas a hacer este tipo de cosas para atender necesidades básicas que el país no tiene posibilidad de ofrecerle a la mayoría de la población”, arguyó.

Agregó que lo anterior no justifica que las mujeres se dediquen a actividades al margen de la ley.

Eguigure acentuó que el país vive una descomposición social grave y las mujeres no se escapan a esa realidad.

La ausencia de la justicia

A criterio de la directora de Visitación Padilla, las mujeres dedicadas a estas actividades “son presionadas para pertenecer a estos grupos criminales y la pertenencia a estos grupos las obliga al cumplimiento de determinadas tareas”.

Ejemplificó que un caso reincidente en el país es cuando las mujeres son obligadas a introducir drogas u otros objetos prohibidos a los centros penales.

Contó que la organización que ella dirige atendió el caso de una mujer que se fue huyendo del país porque su marido vinculado a actos ilícitos la obligó a hacerlo.

“Luego desde la cárcel el tipo la comenzó a presionar para que se viniera, pese a que desde donde estaba le enviaba dinero… la obligó a regresar para hacer cosas desde acá y proveerle dinero para él dentro de la cárcel. Es una situación horrible y no hemos logrado que se haga justicia en los tribunales para ella”, reveló.

Adicionó que reciben muchas historias de drama humano que viven las mujeres, sin embargo, no las atienden porque eso significa entrar en un ámbito de acción que les corresponde a los operadores de justicia.

Evolución con mujeres perpetradoras

Mientras, la encargada del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), Migdonia Ayestas, dijo que se vuelve una problemática cuando las mujeres pasan de ser las sumisas o las que siguen órdenes de un jefe de una pandilla, a convertirse en asesinas.

Migdonia Ayestras1“El punto aquí es que no son cualquier tipo de mujer, sino que son personas que están siendo preparadas para que desarrollen esa labor criminal como es quitarle la vida, especialmente a los operadores del transporte público”, externó.

la diablaAna Chanelly Córdoba.Ayestas mencionó el caso de Ana Chanelly Córdoba, alias “La China”, condenada recientemente a 20 años de cárcel por dar muerte a un motorista de la empresa de transporte “Cristina” en la ciudad de La Ceiba. Este caso fue sonado debido a que el crimen quedó grabado en un video.

“Ella mató al conductor sin ningún tipo de remordimiento. Esto se torna un problema cuando la mujer pasa de tener violencia en la pareja y el hombre controla sus actuaciones para que se vuelva insensible y la hace que pase a ser parte del sicariato, ya estamos viendo una evolución en los crímenes cuando son las mujeres las perpetradoras”, analizó Ayestas.

Subrayó que las mujeres que se dedican a estos crímenes las vuelve aún más vulnerables y un punto a destacar es que en la mayoría de los casos son impulsadas a su relación sentimental con quien las manda a ejecutar los asesinatos.

Hombres transfieren mando

mariofu FNAMPMario Fu.El portavoz de la FNAMP, Mario Fu le confió a Proceso Digital que en años anteriores la participación de la mujer en actos delictivos era mínima, sin embargo, esa realidad ha cambiado drásticamente debido a que se han sacado en circulación a importantes cabecillas de maras y pandillas.

“Al verse disminuidos en esta parte de los cabecillas hemos visto un comportamiento extraño que sin duda preocupa y es que cuando se capturaba a un jefe de la organización criminal, inmediatamente la misma estructura trataba de posicionar a uno nuevo, no obstante lo que estamos viendo producto de las investigaciones es que una vez se captura a un cabecilla, quien queda al mando de coordinar las actividades criminales termina siendo su pareja sentimental o una hermana e incluso la madre”, explicó.

Indicó que las mujeres siguen cuidadosamente las órdenes de su pareja sentimental, hermano o hijo que se encuentra privado de libertad y que por su cuenta no puede ejecutar las acciones delictivas.

Aceptó que lo anterior hace que las mujeres adquieran un rol protagónico al frente de las organizaciones criminales.

fnccpFéminas son detenidas constantemente intentado meter droga a cárceles.Fu reveló que las investigaciones de la FNAMP dan como resultado que las mujeres estarían siendo perfiladas como administradoras del cobro de extorsiones que encuentra a sus principales clientes en: transportistas, pequeños comerciantes y empresas.

El funcionario de la FNAMP aseveró que la mujer ha hecho suyo el rol de sicariato con el afán de evitar los controles establecidos por los cuerpos de seguridad del Estado para los hombres.

“Si dos hombres son sorprendidos a bordo de una motocicleta, tal como la ley lo prohíbe, entonces se disparan las alarmas y la lógica dice que algo no está bien, sin embargo, para evadir estos controles mejor se hacen acompañar de una mujer y la han perfilado como gatillera de la organización”, explicó.

Reveló que la Fuerza Anti Maras y Pandillas tiene investigaciones avanzadas sobre la identidad de algunas mujeres metidas en estas organizaciones criminales y que serían las responsables de cometer asesinatos, especialmente contra el rubro del transporte.

Añadió que tanto la MS-13 y la Pandilla 18 usan a las mujeres para cometer los crímenes; las féminas tienen un mayor grado de representación en la estructura 18, atribuyó.

“La Pandilla 18 realiza un reclutamiento un poco más extremo para integrar nuevos miembros a su estructura criminal, incluidas las mujeres. Ellos estarían integrando muchas mujeres y menores de edad para sus fines”, puntualizó.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

       



 BANNER encuesta BCH