Logo
Imprimir esta página

Cardenal critica “explotación” que sufre Honduras por altas tarifas de energía eléctrica



Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga. Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga.
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - El cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, criticó este domingo la “explotación” que sufre el pueblo hondureños con las altas tarifas del suministro eléctrico brindado por parte de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

- Los que explotan al pobre “no pueden ser gratos ante los ojos del Señor”, sermoneó.

- Los abusos en el cobro de energía se cometen ante la pasividad de los que tienen que corregir los errores, tachó.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica en Honduras aprovechó el espacio de la Homilía dominical para referirse al tema que mantiene en la desconformidad a miles de hondureños.

“Por donde vamos escuchamos a la gente que está sufriendo explotación y explotación por esas tarifas de la electricidad, hay gente pobre que dice que antes pagaba 200 lempiras y hoy le cobran más de 2 mil”, citó.

Cabe señalar que el ente regulador de servicio eléctrico es la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE), una entidad desconcentrada del ministerio sectorial de Conducción y Regulación Económica.

El jerarca de la Iglesia Católica preguntó a los feligreses en Tegucigalpa: ¿quiénes están sufriendo de esto? a lo que todos los asistentes levantaron la mano.

“No es posible, esto es una injusticia y es una injusticia que tiene que ser corregida”, enfatizó el cardenal hondureño.

A renglón seguido, señaló que la ENEE transita por dificultades, pero arguyó que explotando al pobre no es la forma de salir adelante.

“Es cierto que la empresa eléctrica está en dificultades, pero no podemos pensar que explotando al pobre es como van a salir adelante”, apostilló.

Al respecto, instó a la estala eléctrica empezar por cobrar lo justo a la población que utiliza el servicio.

“Aquellos que explotan, el pobre que explota al pobre no puede ser grato a los ojos del Señor”, sentenció.

Finalmente invitó a escuchar la palabra del Señor y a ponerla en práctica en la vida cotidiana.

A continuación Proceso Digital reproduce la lectura del día tomada del evangelio según san Lucas (10, 38-42):

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.

Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra.

Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo:

«Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano».

Respondiendo, le dijo el Señor:

«Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada».


Valora este artículo
(2 votos)

Diseñado para © Proceso Digital. Derechos reservados.